13 de enero de 2015 17:17

Dama de Blanco cubana y su marido agradecen a Obama por su liberación

La Dama de Blanco cubana Haydeé Gallardo agradeció este martes al presidente Barack Obama la liberación de ella y de su marido como parte de los históricos acuerdos entre Cuba y Estados Unidos. Foto: AFP

La cubana Haydeé Gallardo agradeció este martes al presidente Barack Obama la liberación de ella y de su marido como parte de los históricos acuerdos entre Cuba y Estados Unidos. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

La Dama de Blanco cubana Haydeé Gallardo agradeció este martes al presidente Barack Obama la liberación de ella y de su marido como parte de los históricos acuerdos entre Cuba y Estados Unidos, pero afirmó que tras salir de prisión no ve “ninguna mejoría” en la isla.

“Quiero agradecerle al gobierno de Estados Unidos que haya hecho este trato y que haya obligado a los Castro a nuestra liberación”, dijo esta mujer de 51 años, excarcelada el jueves tras ocho meses en prisión.

Gallardo y su marido Angel Figueredo forman parte de los 53 presos políticos liberados en Cuba la última semana como parte de los acuerdos entre Obama y el presidente Raúl Castro, anunciados el 17 de diciembre, cuando ambos decidieron dar pasos para restablecer relaciones diplomáticas tras 53 años de ruptura.

En su modesto apartamento en Marianao, suroeste de La Habana, Gallardo habló con voz pausada, como conteniendo las emociones vividas desde su liberación, rodeada de sus dos hijos y su pequeña nieta.

No olvida el momento en que pudo volver a abrazar a sus seres queridos: “Cuando me encuentro con mis hijos fue una gloria. Un rato más tarde llegó mi esposo (...) Es una cosa que una madre, una esposa, siente en ese momento, que lo más desea es abrazar a sus hijos, besarlos, disfrutar de eso que uno les dio la vida”.

Ella y Figueredo, 53 años, fueron detenidos en mayo pasado tras una trifulca con vecinos partidarios del gobierno comunista, que los “acosaban” por sus actividades opositoras.

La pareja, casada hace 38 años, fue acusada de “desorden público”. La fiscalía solicitó dos años y seis meses de prisión para la mujer, que al momento de su liberación esperaba juicio.

Como Figueredo, ella piensa que su liberación es resultado también de presiones ejercidas a La Habana por la Unión Europea, Amnistía Internacional y otros grupos defensores de los derechos humanos.

“La convicción es más fuerte” 

El grupo opositor Damas de Blanco nació luego de la detención y condena de 75 disidentes a largas penas de prisión, en la “primavera negra” de 2003.

Madres, esposas e hijas de esos presos formaron esta agrupación que cada domingo, tras asistir a misa, realizan una caminata silenciosa por la Quinta Avenida de Miramar en La Habana, todas vestidas de blanco, con gladiolos rosados en sus manos.

Recibieron el Premio Sajarov a la libertad de pensamiento en 2005 otorgado por el Parlamento Europeo y muchas emigraron después de la excarcelación de sus parientes en 2010 y 2011, tras una mediación de la Iglesia Católica y España.

El grupo se nutrió nuevamente de casi un centenar de otras mujeres, entre ellas Gallardo.

Angel Figueredo dijo que su actividad opositora va dirigida a “ apoyar a los derechos humanos y a las Damas de Blanco ” y que tras salir de prisión “ la idea sigue siendo la misma, ahora más fuerte ” .

Gallardo remarcó: “ voy a cambiar pero con más firmeza y con más fuerza dentro de la oposición al régimen de los Castro ” .

El documento oficial que recibió Gallardo dice “ libertad inmediata ” , pero el de Figueredo señala “ libertad condicional ” , por lo que él puede “ volver a prisión cuando ellos quieran ” , según recalcó.

“Veo las cosas peores”

La disidencia cubana acogió con reservas la aproximación entre Cuba y Estados Unidos, anunciada por Castro y Obama.

“Yo no veo ningún cambio, ninguna mejoría, veo las cosas peores” , señaló Gallardo.

Las autoridades cubanas consideraban a los disidentes como “ mercenarios” al servicio de Estados Unidos. Tras la reconciliación con Washington, Raúl Castro afirmó que los opositores son “ unos pocos cientos de individuos que reciben dinero, instrucciones y oxígeno del exterior” , pero no mencionó a Washington.

Aunque Obama prometió seguir presionando a La Habana por el respeto a los derechos civiles y apoyando a los activistas, los disidentes tienen un sentimiento de abandono por parte de su principal aliado.

“El acercamiento no es buena noticia, es una forma de dar oxígeno al gobierno cubano”, dijo a la AFP la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler.

“No vemos la relación por el momento entre el anuncio de los dos países y un beneficio para el pueblo cubano”, agregó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)