11 de March de 2010 00:00

D. Cuenca logró su segundo triunfo histórico en la Copa Libertadores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Cuenca

Deportivo Cuenca sigue escribiendo su propia historia en la Copa Santander Libertadores. El pasado martes, por la noche, superó 2-0 al Monarcas Morelia y se convirtió en el primer club ecuatoriano en vencer de local a un representativo  mexicano.

Lo hizo 46 días antes de cumplirse un año del histórico triunfo frente al argentino Boca Juniors, seis veces campeón de la Libertadores. Hasta esa fecha, ningún equipo del país había ganado en su cancha al cuadro ‘xeneize’.

Esa inolvidable victoria  se registró el 23 de abril de 2009, con gol marcado al minuto 78 por Édison Preciado. Esa noche asistieron unos 22 000 espectadores.

Anteayer, 7 700 aficionados pagaron su entrada y festejaron con pasión los goles de los argentinos Gabriel Méndez y Luis Escalada, conseguidos a los 59 y 82 minutos, en ese orden. Al final del cotejo, los presentes se pusieron de pie para aplaudir a los autores de las conquistas y al resto del plantel.

El inusual horario (21:30) y la goleada (4-1) que sufrió de local el cuadro cuencano ante el argentino Banfield, el pasado 17 de febrero, incidieron en la respuesta del público. El juego concluyó a las 23:27. Quienes llegaron al estadio salieron de prisa para ir a descansar en sus hogares y horas después dirigirse a sus trabajos.

La felicidad por el primer triunfo de 2010 en el grupo 6 de la Copa Libertadores se evidenció en jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas. Méndez, el principal protagonista del encuentro, contó que fue marcado con agresividad por sus rivales.

“Estoy muy lastimado, me duele todo el cuerpo. Pero hice lo mejor que pude en cancha y logramos un triunfo histórico”, comentó el ex volante del Olmedo de Riobamba. Este hábil futbolista no fue protegido por el árbitro venezolano Giovanni Perluzzo, quien dudó en exhibir las tarjetas.

El estratega del ‘Expreso Austral’, Paúl Vélez, reconoció que las individualidades fueron claves para el resultado. “Méndez puso la diferencia ante un rival que no sabíamos cómo entrarle”. También recordó las posibilidades de gol que se perdieron los volantes Giancarlo Ramos y José Granda.

Vélez confesó su felicidad por el histórico triunfo y sobre todo por la reivindicación de sus dirigidos ante la hinchada que se sintió ofendida tras goleada  que le propinó Banfield (4-1). “Estoy contento por la predisposición y chispa que pusieron los jugadores”.

A Vélez no le intranquiliza la expulsión de Giancarlo Ramos, registrada a los 87 minutos. Para el encuentro de revancha, que se jugará el próximo martes en la ciudad mexicana de Morelia, hay otras opciones. Él aseguró que todos los zagueros y volantes de marca están al mismo nivel.

Según Carlos Bustos, técnico auxiliar del Morelia, a los mexicanos les faltó contundencia para definir el encuentro  en el primer tiempo. “Deportivo Cuenca sacó ventaja de sus individualidades y aprovechó los pelotazos. En un par de equivocaciones que tuvimos llegaron los  goles”.

El adiestrador  anticipó que Morelia será diferente en el juego de revancha, aunque reconoció que con la derrota en Cuenca su equipo perdió posibilidades de avanzar en la Copa Libertadores.

El juego de revancha

El partido de  revancha  se jugará el próximo martes, a las 21:15 de México (20:15 de Ecuador). Dep. Cuenca  viajará el sábado a la ciudad de Morelia.

Deportivo Cuenca sumó tres puntos en el grupo 6; mientras Morelia se quedó con uno. El cotejo de revancha es decisivo para ambos representativos.

El argentino Banfield y el uruguayo Nacional, que completaban ayer la tercera fecha del grupo 6 de la Libertadores, tenían seis y cuatro puntos, en ese orden. El técnico azuayo Paúl Vélez aspiraba un empate.

El técnico principal del Morelia, Tomás Boy, observó el partido desde una cabina  del estadio cuencano. El martes cumplió con un cotejo de suspensión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)