14 de June de 2009 00:00

El curuchupa reencauchado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martín Pallares editor

Tras el concepto de que es necesario regular aquello que se dice en un medio de comunicación, subyace el convencimiento de que la gente  necesita de   alguien  para que no le deje exponerse a   ideas dañinas.

Cuando el presidente Correa sostiene que no se puede permitir que un canal de TV transmita  una información que pueda producir conmoción social, lo que realmente está diciendo es que una fuente de infinita sabiduría y bondad  debe decidir qué es bueno y qué es malo para las personas. O sea, que la gente no es otra cosa que un conglomerado de seres indefensos que, en ausencia de un defensor, pueden caer en el   abismo.

Es el síndrome del pastor de almas o del curuchupa reencauchado en cuya  lógica el Estado es lo mismo que la Santa Madre Iglesia.

Por eso, pensar que la transmisión que hizo Teleamazonas sobre  un  centro  de cómputo  iba a producir conmoción social es pensar que la sociedad es la suma de idiotas.
  Pero la gente no es tan idiota como dice  el pastor de almas y  la  prueba es que lo que transmitió Teleamazonas  no produjo  conmoción social.

En esa misma línea, la persona que crea el argumento de Correa, de que la información de Teleamazonas sobre la explotación del gas en  Puná hizo que un grupo de comuneros se tome el taladro de Pdvsa,  debe estar convencido de que los comuneros de la Puná solo se mueven por lo que diga  Teleamazonas. 

Si bien  ese canal  no ha probado   que su versión era  correcta ni ha corregido su supuesto error,  Correa tampoco ha demostrado   que los comuneros se tomaron el taladro por culpa de Teleamazonas.

Y mientras el país   discute sobre si la gente necesita un custodio de conciencias, nadie ha preguntado  a la gente de la Puná si se tomó el taladro por culpa de un canal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)