7 de septiembre de 2016 08:14

Cinco cuestiones candentes sobre el Brexit

Gran Bretaña deberá establecer puntos claves para que avance en el proceso de separación de la Unión Europea, tras el 'Brexit'. Foto: EFE

Gran Bretaña deberá establecer puntos claves para que avance en el proceso de separación de la Unión Europea, tras el 'Brexit'. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Agencia AFP

Al tiempo que crece la presión sobre el gobierno británico para que desvele su plan de puesta en marcha del Brexit, dos meses y medio después del referéndum que decidió la salida de la Unión Europea, cinco cuestiones están en el centro de las preocupaciones.

Agenda

¿Cuándo lanzará Theresa May el procedimiento de separación mediante el artículo 50 del Tratado de Lisboa?

La primera ministra británica afirmó que no se planteaba hacerlo “antes de que termine el año”. A partir del momento en el que se active el artículo 50, comenzará un periodo de dos años para dirigir la salida. Al término de éste, si las negociaciones no han terminado, el Reino Unido podría ser excluido automáticamente.

Algunos medios británicos avanzaron la posibilidad de que el Reino Unido pueda esperar a que pasen las elecciones presidenciales en Francia, en mayo de 2017, e incluso las elecciones alemanas, el 22 de octubre de 2017, para invocar el artículo.

Estatus de los migrantes de la Unión Europea

El Reino Unido cuenta con 3,3 millones de ciudadanos de países de la Unión Europea, 800 000 de los cuales, polacos, el contingente más importante de nacionales europeos, que juegan un papel crucial en la economía británica.

Theresa May afirmó que ella “creía poder” garantizar, después del Brexit, el estatuto de ciudadanos de la UE que ya residan en el Reino Unido, pero matizó que esto dependerá de la forma en la que los ciudadanos británicos que viven en la UE -que ella calculó en 1,3 millones, la mayoría, jubilados en Francia y España- sean tratados.

Política migratoria

Theresa May dijo que quería limitar la inmigración procedente de la UE sin precisar cómo pensaba hacerlo. Afirmando que no hay ninguna “solución milagrosa”, descartó la posibilidad de poner en marcha un sistema de puntos parecido al de Australia y basado en el nivel de estudios y las competencias.

Según los medios británicos, May podría concebir un sistema de permiso de trabajo que no permita a los candidatos de la UE acudir al Reino Unido si ya tienen un empleo.

El ministro encargado del Brexit, David Davis, indicó que los migrantes de la UE que lleguen a partir de ahora y antes de la salida efectiva de la UE, podrían no tener garantizada la posibilidad de quedarse en el país, temiendo una afluencia de nuevos migrantes.

Mercado único y comercio 

¿Qué acceso al mercado único europeo conservará el Reino Unido? La pregunta divide a los partidarios de un Brexit “suave” y de una salida “más fuerte”. Theresa May desea alcanzar “el mejor acuerdo para el comercio, los bienes y los servicios con la UE” pero Bruselas descartó un acceso total al mercado único si el Reino Unido rechaza la libertad de circulación de los habitantes de la UE.

Una posibilidad, según medios y analistas, sería la negociación de un acceso al mercado único europeo sector por sector.

Una vez haya dejado el bloque, el Reino Unido tendrá que desarrollar sus propios acuerdos comerciales con los países clave, algo que por ahora compete a la Comisión Europea. Theresa May afirmó que ya había empezado a dialogar con Australia, India, México, Singapur y Corea del Sur.

¿Y Escocia?

En las horas posteriores al referéndum que dio la victoria al Brexit, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, advirtió que un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia estaba “sobre la mesa”.

Si bien en el Reino Unido el 52% de los votos defendían una salida de la UE, en Escocia, el 62% de la gente votó por quedarse en la unión.

Nicola Sturgeon lanzó una gran consulta para ver si los escoceses habían cambiado de opinión sobre una eventual independencia del Reino Unido, que rechazaron durante un referéndum en 2014.

Un 55% votó en esa consulta por seguir en el Reino Unido, mientras que el 45% restante lo hizo por la independencia.

Theresa May prometió implicar a Escocia en las negociaciones del Brexit pero Nicola Sturgeon exige garantías sobre el mantenimiento del mercado único. Sturgeon dio a entender que esto sería un elemento decisivo en su decisión de pedir o no un nuevo referéndum escocés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)