6 de January de 2010 00:00

Los cuerpos de las víctimas de Caracas no llegan

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Manta

Los familiares de los cinco ecuatorianos que murieron en un incendio, el pasado viernes en Caracas, realizan gestiones para conseguir recursos y poder traer a los cuerpos. Ellos quieren enterrarlos en su pueblo natal, Montecristi (Manabí). 

Los fallecidos son Marcelino Mantuano (22); su esposa, Ramona López (21); el hijo de ambos, Jefferson (6),  Marisela Mantuano (19) y Leonor Espinales (17). Las dos últimas son hermana y sobrina de Marcelino, respectivamente. La familia  vivía en una casa que cuidaban en la urbanización El Marqués, en Caracas.
 
Los cinco eran oriundos de Río Bravo, zona rural de Montecristi. Ellos habían emigrado hace tres años a Venezuela. Sara Espinal Mantuano, tía de Marcelino, caminaba ayer por la mañana  por las calles altas de Montecristi. Desde el lunes llegó junto con su sobrina Carmen, para gestionar ayuda en el Municipio local y también en la Gobernación.

Lograron la atención de la gobernadora María Luisa Moreno y  del alcalde de Montecristi, Washington Arteaga.

“Nos han manifestado que debido al largo feriado de fin de año no se ha podido agilitar el proceso de traslado de los cadáveres a Ecuador”, comentó Sara.

“Está previsto que lleguen este viernes.  Esperamos que los traigan  rápido,  para darles cristiana sepultura”, añadió Sara.

Ella se reunió con la Gobernadora y con funcionarios  de la Secretaría Nacional del Migrante (Senami). La representante del Presidente de la República en Manabí, María Luisa Moreno, dijo que la documentación se arreglo rápidamente en Venezuela. Confirmó que los cuerpos llegarán el viernes a Guayaquil.

En Río Bravo, los familiares velan las fotos de Marisela y Leonor. Sobre una mesa de madera están las gráficas  que fueron enviadas desde Venezuela.

Los familiares de los fallecidos buscan ayuda económica para la construcción de cinco bóvedas. Por ahora, el  único ofrecimiento que tienen es el de los vecinos que saben de albañilería. 

En el pueblo se han ubicado cintas de tela negra en algunas viviendas,  en señal de luto. “Nunca  hemos llorado, en Río Bravo, a tantos muertos a la vez.  Esto duele, llega hasta el fondo del corazón”, comenta Manuel Mantuano, familiar de Marisela.

En Caracas, las entidades encargadas de la investigación del incendio  de la Quinta Querencia, situada en la calle Terapia del barrio Marqués, aún no han dado a conocer los resultados de las pesquisas. Eso también preocupa a los familiares.

Ellos quieren que se esclarezcan las causas del siniestro. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)