1 de mayo de 2017 12:58

En Cuenca los trabajadores también marcharon por su día

La marcha por el Día del Trabajador en la capital azuaya recorrió la céntrica calle Bolívar. En la glorieta intervinieron los dirigentes.

La marcha por el Día del Trabajador en la capital azuaya recorrió la céntrica calle Bolívar. En la glorieta intervinieron los dirigentes. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8
Lineida Castillo
Redactora (I)

Bajo un día sombrío, la mañana de este 1 de mayo decenas de trabajadores participaron en la marcha por el Día del Trabajador, en la capital azuaya, en el sur del Ecuador. Con monigotes, banderas, pancartas, bandas de música y consignas… exigían respeto a los derechos fundamentales de los trabajadores.

La marcha organizada por el Frente Unitario de Trabajadores de Azuay se inició en el parque de San Sebastián y recorrió la céntrica calle Bolívar, hasta el parque Calderón. El edificio de la Gobernación, ubicado frente al parque, permaneció resguardado por más de 30 policías.

En la marcha participaron organizaciones sociales y políticas, trabajadores de instituciones públicas y de empresas privadas, amas de casa y comerciantes de los mercados, jubilados… El rechazo a las políticas de este Gobierno y el cambio de Mandatario que se avecina coparon las críticas.

Edison Vélez, presidente del Frente Unitario, dijo que los trabajadores continúan en la precarización laboral con un desempleo y subempleo en aumento. “Este Gobierno pese a que tuvo suficientes recursos económicos no creó condiciones dignas de empleo como seguridad social, salarios justo, estabilidad…

Martha Pesantez, representante de las mujeres en la Coordinadora Unitaria de los Movimientos Sociales del Azuay, dijo que su organización también está presente para exigir equidad laboral, libertad de expresión, rechazar la persecución a los dirigentes y la disolución de las organizaciones sociales.

Durante la protesta hubo un intento de enfrentamiento entre un grupo de personas que estaban en la marcha, con otro que se apostó junto a la Glorieta del parque Calderón, afines a Alianza País. El político, Diego Andrade, calmó los ánimos y el incidente no pasó a mayores.

Andrade dijo que la marcha convocada no era para enfrentar al pueblo contra el pueblo, sino a un Gobierno autoritario, la corrupción, las políticas económicas y para defender la libertad de expresión. En la protesta se presentaron ataúdes y monigotes de ratones con hechos que marcaron este Gobierno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)