19 de mayo del 2015 00:00

Crisis en Etapa por las deudas incobrables

Etapa

La empresa municipal Etapa construye un sistema de aguas servidas en la margen izquierda del río Cuenca. El proyecto está en el norte de la ciudad. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 1
Lineida Castillo
Redactora (I)
lcastillo@elcomercio.com

Las deudas incobrables, el descenso de las llamadas telefónicas y los bajos costos de la tarifa del agua potable mantienen en una incómoda situación económica a la Empresa Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa) de Cuenca.

De acuerdo con las cifras del Departamento Financiero, la nueva administración asumió la empresa con un déficit de USD
53,2 millones
en mayo del 2014. Un año después, el problema no se supera y por ello sus directivos subieron el costo del servicio de agua potable.

El nuevo tarifario rige desde este mes y fija un aumento del 100% en el costo del metro cúbico de agua para los clientes de la categoría residencial, que representan el 66% de las 116 000 conexiones que tiene Etapa en Cuenca.

El alza generó el rechazo en la capital azuaya y se presentó una demanda de inconstitucionalidad. El viernes pasado, el Juez de Garantías Penales de Azuay negó la acción de protección presentada por Gustavo Quito, en representación de un grupo de ciudadanos.

El fallo será apelado porque -según Quito- la ley del Cootad establece que los municipios no pueden aumentar el 100% por los servicios o impuestos.

Juan Bustillos, expresidente de la Federación de Barrios de Cuenca, por su parte, intentará frenar el incremento impugnando la inadecuada conformación del Directorio de Etapa. “La representante ciudadana fue nombrada en marzo pasado, sin resolverse un impugnación pendiente”.

Los dos demandantes también cuestionan que el tema no fue analizado por el Concejo Cantonal ni se difundió. Los ediles conocieron el tema luego de la decisión.

La cuencana Narcisa Varela trabaja en un almacén y el sueldo básico no le alcanza para cubrir el incremento de los productos y servicios. Su familia de cuatro miembros consume un promedio de USD 12 mensuales por agua.

Para el director financiero de Etapa, Esteban Coello, la medida fue necesaria porque hay un déficit en el presupuesto anual. Los ingresos proyectados son de USD 146 millones y los egresos de 174 millones. “Eso se soluciona aumentando ingresos y no endeudándose más, porque va a llegar un momento en que ya no pueda más con las deudas”.

Las acreencias totales con las instituciones financieras alcanzan los USD 100 millones. Hace nueve años, antes de otorgarle un crédito, el BID recomendó el alza de las tarifas de agua porque de acuerdo con el informe técnico, Etapa trabaja a pérdida: producir un metro cúbico le cuesta USD 1,29 y solo cobraba 0,20. Ahora costará 0,40.

Para el gerente de esta empresa, Iván Palacios, esa fue una razón para el ajuste. Hasta hace cinco años, el desfase se cubría con los ingresos generados por la telefonía fija de los 135 000 clientes, pero eso decayó por la era digital.

Ahora, el servicio de Internet es uno de los principales ingresos. Según Coello, las dos terceras partes del presupuesto anual de Etapa van al gasto del agua potable y alcantarillado, y el resto a telecomunicaciones. “Se gana más en esta última”.

De esta forma, por ejemplo, construyen el interceptor sanitario que recogerá las aguas servidas de zonas como Capulispamba, Sinincay, Challuabamba... que ahora se descargan en el río Cuenca. En esta obra se invierte USD 4 millones y tiene un avance del 60%.

También se ejecutan obras en la zona rural. En el centro parroquial de Octavio Cordero, por ejemplo, se construye el alcantarillado y en Checa una planta de potabilización.

Recuperar esas inversiones es otro problema. No hay una política única para establecer los convenios, por eso en unos casos la recaudación por las obras está a cargo de las juntas parroquiales y otras Etapa o el Municipio. A eso se suman las deudas incobrables que mantienen las instituciones públicas por servicios prestados.

Desde hace más de cinco años, el Municipio no cancela a Etapa por los servicios básicos de sus edificios, parques, instalaciones, que superan los USD 7,8 millones. Hay otras deudas importantes por el ICE y la devolución del IVA del Ministerio de Finanzas.

La situación también se complica porque hay obras pendientes que no pueden quedar de lado, porque están contempladas dentro de los créditos y Etapa tiene la obligación de entregar la contraparte.

En contexto

Los problemas económicos de Etapa ocurren por las deudas incobrables que tienen las empresas públicas, Municipio y abonados por la prestación de servicios. Como medida parcial, el alcalde Marcelo Cabrera pidió la reducción de sueldos de los ejecutivos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)