23 de diciembre de 2014 11:36

La inseminación artificial que facilitó el acuerdo EE.UU.-Cuba

Los agentes cubanos del grupo de "Los Cinco" junto a Gerardo Hernández y su esposa Adriana Pérez. Foto: EFE.

Los agentes cubanos del grupo de "Los Cinco" junto a Gerardo Hernández y su esposa Adriana Pérez. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 21
Agencia DPA

El gobierno de Estados Unidos permitió a uno de los espías liberados el pasado miércoles 17 enviar esperma a su esposa a Cuba mientras estaba en prisión, como parte del histórico acuerdo alcanzado por Washington y La Habana para restablecer sus vínculos diplomáticos.

Gerardo Hernández, uno de los llamados "Cinco héroes" cubanos, hizo la donación de esperma a su esposa mientras estaba en la cárcel de California donde purgaba una pena de doble cadena perpetua, confirmó hoy el Departamento de Justicia a la agencia DPA en Washington.

"Podemos confirmar que Estados Unidos facilitó el pedido de la señora Hernández (sic) de tener un hijo con su esposo", señaló el Departamento de Justicia en un correo electrónico.

Estos días, las imágenes de la esposa de Hernández, Adriana Pérez, mostrando un embarazo avanzado tras la llegada del ex espía a La Habana sorprendieron a muchos en la isla.

Hernández llegó el miércoles a La Habana como parte del histórico acuerdo anunciado por el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, para restaurar sus relaciones bilaterales tras más de 50 años de ruptura.

La televisión estatal cubana ha emitido desde ese día numerosas imágenes en las cuales se podía ver el avanzado embarazo de Adriana Pérez, que debe ser madre en unas dos semanas, según la pareja.

"La emoción es muy grande y todo el mundo está preguntando", señaló el propio Hernández el pasado sábado al margen del último pleno del Parlamento cubano. "Nosotros nos divertimos mucho con todos los comentarios y las especulaciones", agregó.

El espía fue detenido en 1998 como parte de la llamada "Red avispa" de la inteligencia cubana en Estados Unidos y no podía recibir visitas de su esposa en la cárcel de California en la que estaba recluido.

"Hubo que hacerlo por control remoto", bromeó. "La realidad es que en silencio ha tenido que ser, esta parte también", dijo también un jocoso Hernández aludiendo a una célebre frase del héroe nacional cubano José Martí.

Adriana quería ser madre

En el 2012, Adriana Pérez se lamentaba todavía de la larga separación de su marido y de la imposibilidad de formar una familia.

"Desde el punto de vista personal hay mucho costo", citó el portal oficialista Cubadebate en marzo de ese año una entrevista de Pérez con la agencia de noticias mexicana Notimex.

"La más lamentable (pérdida) es no haber sido madre", se quejó. "Yo no he tenido el derecho a la maternidad a pesar de que es algo que le hemos pedido al gobierno de Estados Unidos como un pequeño gesto", aseguró.

"El reloj biológico va marcando su etapa final para ser madre", dijo Pérez, entonces de 42 años.

El embarazo a través de la inseminación artificial es otro de los resultados de las negociaciones secretas entre Washington y La Habana para restaurar sus vínculos bilaterales tras más de medio siglo.

En el pasado las autoridades estadounidenses rechazaron en varias ocasiones solicitudes de presos para donar esperma a sus parejas. Varios reos intentaron a menudo en vano apelar contra esas decisiones ante los tribunales.

En Washington abogó sobre todo el senador demócrata Patrick Joseph Leahy por el envío del esperma de Hernández a Cuba.

Según uno de sus colaboradores, que participó en el histórico acercamiento diplomático entre ambos países, Estado Unidos consiguió así también mejores condiciones para el contratista Alan Gross.

El cooperante, detenido en el 2009 y condenado a 15 años de cárcel en Cuba por "delitos contra la seguridad del Estado", fue parte de un intercambio de prisioneros pactado entre Obama y Raúl Castro. Gross volvió a su país también el miércoles.

"El pedido fue entregado por el senador Leahy, que buscaba mejorar las condiciones para el señor Gross mientras estaba encarcelado en Cuba", confirmó el Departamento de Justicia.

Conseguir ese embarazo fue un paso importante para el histórico acuerdo, aseguró por su parte el colaborador de Leahy a la cadena CNN. Para Pérez era además "su única posibilidad de tener un hijo", dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (2)