12 de junio de 2015 16:06

Los cuatro pasos peatonales de la calle Toledo no son respetados por los conductores

Los peatones deben esperar a que los conductores se detengan, antes de cruzar. Foto. Diana Chamorro/ EL COMERCIO

Los peatones deben esperar a que los conductores se detengan, antes de cruzar. Foto. Diana Chamorro/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Diana Chamorro

1 481 accidentes se produjeron en el Ecuador por no respetar las señales de tránsito, de hecho, esta es la mayor causa de siniestros registrados a nivel nacional en abril, según datos de la Agencia Nacional de Tránsito.

El irrespeto a la señales de tránsito en Quito se hace evidente en las calles Toledo y Lérida, en el sector La Floresta. En esta zona existen cuatro pasos peatonales, ubicados a la salida de la Universidad Politécnica Nacional, que deben facilitar el cruce de los estudiantes de dicha universidad. Así como también de alumnos de las universidades Salesiana, Católica y Simón Bolívar. Sin embargo, los vehículos no se detienen y tampoco reducen la velocidad en esta zona.

Lidia Chinachi, comerciante del sector, dijo que los conductores no respetan las señales de tránsito y que “incluso hay quienes han dañado los límites de la vereda por realizar mal los giros”. Añadió que para poder cruzar la calle por el paso peatonal debe esperar que el semáforo, que se encuentra a unas dos cuadras, entre la Toledo y Madrid, coloque la señal en rojo para que de esta manera haya congestión, los autos se detengan y pueda cruzar por el paso de peatones. Ella indicó que no camina hacia el semáforo porque, además de que hay un paso peatonal que le permite acortar distancias, el semáforo ubicado en la Madrid tampoco le ofrece la seguridad necesaria para cruzar la calle.

Ella ha vivido con ese problema durante los siete años que lleva trabajando en la zona.

Un hecho similar se le presentó a Mauricio Suárez, estudiante de la Universidad Andina. Él es un hombre de 29 años que tiene discapacidad visual. Cuando se encontraba en clases debía cruzar a diario por estos pasos peatonales, pero nadie le cedía el paso. “Me he salvado un par de veces de ser atropellado. Los conductores ven mi bastón y respetan”.

Los conductores se parquean sobre el paso cebra y hasta dañan las veredas. Foto. Diana Chamorro/ EL COMERCIO

Los conductores se parquean sobre el paso cebra y hasta dañan las veredas. Foto. Diana Chamorro/ EL COMERCIO

Él tampoco camina hasta el semáforo que se encuentra en la calle Madrid puesto que debe ingresar por la Universidad Politécnica para dirirge hacia su lugar de trabajo. "Subir hasta el semáforo me resulta más complicado, pues requiero de más tiempo para realizar el mismo recorrido".

Cristian Castañeda, otro transeúnte, ha esperado hasta 10 minutos para poder cruzar hacia la Universidad Politécnica. Él también sufre discapacidad visual. No puede cruzar hasta que alguien se detenga a ayudarle porque los vehículos no se detienen.

Los peatones coincidieron en que las autoridades deberían construir un puente peatonal con el fin de evitar accidentes de tránsito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)