22 de febrero de 2016 00:00

Cuatro efectos traería la jornada laboral reducida

El balcón de servicios de Mutualista Pichincha asesora a sus cleientes sobre reestructuración de créditos. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

El balcón de servicios de Mutualista Pichincha asesora a sus cleientes sobre reestructuración de créditos. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 215
Triste 12
Indiferente 6
Sorprendido 10
Contento 46
Redacción Negocios

La propuesta del Gobierno de poner en vigencia la figura legal denominada paro parcial podría traer consigo ajustes a los rubros que recibe el trabajador, según tres expertos laborales consultados.

El paro parcial permitirá a las empresas en crisis reducir la jornada hasta en el 50%. El Gobierno anticipó que esto se aplicará solo en condiciones extremas y previo acuerdo entre trabajador y empleador. 
La iniciativa es parte del paquete de reformas que el Ejecutivo enviará a la Asamblea en los próximos días.


El monto de salario a recibir, según informó el ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta, será acorde a las horas de labor.
En este escenario, el primer efecto tangible es que el salario baje en la misma proporción que las horas laboradas.
 Por ejemplo, si una firma decide acogerse al tope máximo de reducción de horas, el salario de un empleado que gane USD 700 caerá a la mitad, a USD 350.


Berrezueta, no obstante, insistió en que el paro parcial será una medida temporal con una duración de seis meses, “renovables por una sola vez”.
 El momento que disminuye la remuneración se reduce también el decimotercer sueldo o bono navideño, que se paga en diciembre.


Este efecto se produce porque ese monto nace de la suma de todo lo que se ha recibido en el año, dividido para 12, explicó Joaquín Viteri, exdirector del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).


Por ejemplo, si se recibe la mitad del salario básico y la medida se extiende por un año, el monto a obtener en diciembre será de USD 183 y no los 366 vigentes.
Si este bono se percibe mensual, el monto también baja.


Un tercer efecto se sentiría en los fondos de reserva. Según el Código de Trabajo y la Ley de Seguridad Social los trabajadores tienen derecho a recibir este rubro, con cargo al empleador, a partir del decimotercer mes de labor y corresponde al 8,33% del salario.


Por ejemplo, si una persona gana el básico de USD 366, recibe actualmente por fondos USD 30,5 mensuales. Si la jornada se reduce a la mitad, ese trabajador ganaría USD 183 y el beneficio bajaría a USD 15,25.


Los trabajadores que han cumplido un año de trabajo para el mismo empleador tienen derecho a vacaciones. En caso de salir del trabajo antes de cumplir el año de servicio debe cancelarse al trabajador la parte proporcional a las vacaciones no tomadas.
Hernán Rivadeneira, asesor legal del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), considera que, con la reforma, este rubro también disminuiría porque se calcula con base en el salario.


Para el cálculo de las horas extras también se tiene en cuenta la remuneración, dice Rivadeneira.
 Berrezueta explicó que, en el caso de la seguridad social, los aportes, que estarán a cargo del empleador, se seguirán pagando como si la persona estuviera ganando su sueldo por la jornada regular.


Otro tema a analizar es el acceso a créditos, que tiene en cuenta la capacidad de pago del cliente. En el caso de los hipotecarios del Banco del Afiliado (Biess), Marco Morales, exdirector del IESS, explicó que no se debe olvidar que la entidad entrega los desembolsos considerando la capacidad de endeudamiento del afiliado, que es del 40% de lo que gana. 


Para esta semana aspectos sobre la reducción de la jornada con el paro parcial y otros se espera que se analicen por parte de trabajadores, patronos y autoridades en la primera cita del Consejo Nacional de Trabajo y Salarios (CNTS).


Organice ingresos

La Fundación Crisfe sugiere realizar un presupuesto familiar de los gastos mensuales y clasificarlos en obligatorios, necesarios e innecesarios. Los primeros son considerados impostergables porque tienen relación con el pago de créditos contraídos como aquellos con tarjetas de consumo o hipotecarios.


Los necesarios son utilizados para la sobrevivencia de la persona como alimentos y pagos de algunos servicios básicos como agua, y los innecesarios son los que sirven para mantener una mejor calidad de vida o elevar el estatus de las personas. En esa categoría están las salidas a comer, ir al cine o visita de bares, acciones que, a veces, se hacen en forma excesiva y sin control.


Además, la reducción de gastos debe involucrar a todos los integrantes de la familia. Comunique a sus familiares de las necesidades y requerimientos que deben considerar al momento de realizar pedidos, de ese modo mejorará el control del dinero en casa.
Con eso, la Fundación estima que se podrá conocer en qué se gasta el dinero y mejorará la capacidad de control.


Genere ahorros

Administre mejor los ingresos y aplique las tres R: reduce, recicla y reúsa, refiere Patricia Calle, coordinadora de Educación Financiera de la Mutualista Pichincha.


Para ahorrar puede planificar sus compras antes de salir de casa y adquirir lo estrictamente necesario. No compre por impulso, sino por necesidad y antes de adquirir algún bien compare precios. Cancele los servicios de diversión que tiene en casa como TV pagada, planes de celulares costosos, membrecías que no utiliza, actividades pagadas; cambie esos hábitos por salir a los parques y preparar la comida en casa.


También puede ponerse metas de ahorro en el consumo de servicios básicos: menos gasto de agua, bajo gasto en luz, claves en el teléfono fijo para frenar llamadas a celulares, no adquirir golosinas, cuidar la ropa y útiles escolares y dejar por un tiempo los “gustitos”. Y, en caso de que requiera ingresos adicionales, puede vender bienes que no estén en uso.


Tarjetas de crédito

El primer paso para no usar las tarjetas es dejarlas en casa. Realice las compras con dinero en efectivo, de manera que solo lo que transporte en su cartera, billetera o bolsillo sea lo que debe gastar.


Se recomienda también realizar un registro detallado y actualizado de las deudas, incluyendo los diferidos, para priorizar pagos. Trate de cancelar siempre un monto mayor al pago mínimo, de ese modo se reduce el capital adeudado.

No recomiendan endeudarse para pagar esa deuda.
 Y si el endeudamiento es fuerte y difícil de cubrir trate de llegar a un acuerdo con el emisor de su tarjeta.


Por ningún motivo deje de cumplir con las obligaciones porque no pagar afectará su reputación crediticia, pues se le reportará al buró de crédito y eso afecta al requerimiento de financiamientos futuros y, en caso de una emergencia, no podrá hacer uso de una tarjeta, lo cual podría llevarle a tomar decisiones no recomendables.


La Fundación Crisfe sugiere eliminar el uso de las tarjetas de crédito indiscriminado para evitar sobreendeudarse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (99)
No (9)