15 de septiembre de 2017 00:19

Cristina Fernández tilda de 'disparate' acusar a su Gobierno de la muerte del fiscal Alberto Nisman

Infobae entrevistó en exclusiva a la exmandataria de Argentina Cristina Fernández. Imagen tomada de www.infobae.com

Infobae entrevistó en exclusiva a la exmandataria de Argentina Cristina Fernández. Imagen tomada de www.infobae.com

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE e Infobae - Red de Noticias Albavisión 

La expresidenta argentina Cristina Fernández tildó de "inmenso disparate" que alguien pueda acusar a su Gobierno de tener que ver con la muerte del fiscal Alberto Nisman, que apareció en 2015 con un tiro en la cabeza cuatro días después de denunciarla por presunto encubrimiento de terroristas.

"Todos saben que es un inmenso disparate", declaró  la exmandataria (2007-2015) en una entrevista con el portal digital Infobae, en la que fue consultada por si siente que hay una parte de la sociedad que cree que su Gobierno tuvo que ver con la muerte o que encubrió el supuesto crimen del fiscal.

La exmandataria se refirió a la muerte de Nisman luego de que Infobae diera a conocer que la pericia de Gendarmería determinó que el fiscal fue asesinado a sangre fría. "En dos oportunidades mencioné la posibilidad de que la muerte no fuera voluntaria", aseguró.

"Di mi hipótesis y la sigo sosteniendo. Lo hice cuando era mi responsabilidad hacerlo. Mencioné la posibilidad de que la muerte no fuera voluntaria. Más allá de lo que pueda yo creer, en este tema hay cuatro hechos fundamentales: se conoce cuál es el arma que provocó la muerte; de quién era esa arma y la circunstancia en la que le fue entregada; el asistente informático que fue a su casa y la última persona que lo vio con vida, una persona que tenía cierta vinculación, porque tenían una cuenta en Nueva York no declarada, que además era un furibundo opositor a nuestro gobierno", enfatizó.

Fernández consideró que vincular a su Ejecutivo con aquel hecho es una "acusación sin ningún tipo de fundamento que no creen ni los que la formulan", y aseguró que la denuncia realizada por Nisman contra ella y otros miembros de su equipo por supuestamente encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la mutual judía AMIA de 1994 y dejó 85 muertos, no tenía "ni pies ni cabeza".

Nisman creía que un acuerdo firmado en 2013 entre Argentina e Irán para investigar conjuntamente el atentado, que sigue impune, buscaba realmente encubrir a los sospechosos iraníes -entre ellos el expresidente Alí Akbar Rafsanjani, fallecido en enero pasado, y el exministro de Exteriores Alí Akbar Velayatí- para favorecer el intercambio comercial, algo que la exmandataria y su entorno siempre han negado.

"Era el único instrumento para poder lograr que declararan los acusados y destrabar y conocer la verdad. Hace 23 años que pasó el atentado y no hay ninguna respuesta a las víctimas. Fue lo que debimos hacer para lograr memoria, verdad y justicia", aseveró en la entrevista del 14 de septiembre. 

La viuda del también expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) subrayó que su esposo y ella fueron "los únicos" exjefes de Estado que mencionaron a Irán en sus discursos ante las Naciones Unidas "acusándolos y diciéndoles" que tenían que cooperar con Argentina.

En este sentido, señaló también que "es la primera vez" que el país islámico acepta firmar un memorándum de este tipo.
Respecto a la acusación que pesa contra ella, además de la de encubrimiento, por "traición a la patria", afirmó que es "un disparate, un dislate que no tiene ni pies ni cabeza".

"Es un acuerdo entre dos países firmado de acuerdo a las facultades que marca la Constitución de acuerdo a la convención de Viena (...) y es aprobado por el Congreso. Es un acto no judiciable, no es de guerra. Entiendo que quieran forzar las cosas... Pero realmente... traición a la patria?", sentenció.

"Esto forma parte de una persecución judicial", reiteró, apenas unos días después de que un fiscal pidiera que, entre otros, ella y su excanciller Héctor Timerman -también entre los acusados- sean citados a declarar por esos presuntos delitos.

Respecto a su opinión personal sobre la muerte del fiscal Nisman, cuya familia defiende que fue asesinado y sigue investigándose, señaló que, personalmente, "no es momento de hacer hipótesis", y emplazó a ver los discursos por cadena nacional que en su momento, y todavía como presidenta, realizó para hablar del tema.

"En las dos publicaciones que hice en Facebook (en 2015) mencione la posibilidad de que la muerte no fuera voluntaria. Y luego lo hice por cadena nacional", remarcó, para cargar contra la presunta responsabilidad de Diego Lagomarsino, el colaborador informático de Nisman que está imputado por haberle entregado el arma que acabó con su vida.

Fernández lamentó que en aquel momento, cuando apareció muerto el procurador, "por la oposición que hoy es Gobierno" hubo "una utilización de todo esto para echar sospechas" sobre su Ejecutivo y sobre su "persona" en forma "muy agresiva".
"Fue todo una vorágine muy impresionante. Hicieron venir al fiscal de Europa interrumpiendo las vacaciones nadie sabe por qué. En medio de enero una denuncia sin pies ni cabeza", concluyó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (3)