26 de January de 2010 00:00

La crisis, sello de la Venezuela chavecista

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

María Pessina.  Grupo EL COMERCIO

Los  últimos años han sido sombríos para Venezuela. La inflación se ha disparado. Según el Banco Central de Venezuela y el Instituto Nacional de Estadística, entre enero de 2000  y diciembre de 2009 la inflación fue del 583%.

Recientemente se anunció  otro nuevo golpe económico: el presidente Hugo Chávez decidió devaluar la moneda: el cambio oficial del dólar sería de 2,60 bolívares. Adicionalmente,  en un segundo nivel, habrá un llamado ‘dólar petrolero’, que se cotiza a 4,30 bolívares por billete verde.



El Vicepresidente se va
El vicepresidente  de Venezuela, Ramón Carrizález, quien se desempeña también como ministro de Defensa, renunció ayer   por “motivos estrictamente personales.  Asimismo, presentó su dimisión la ministra de Ambiente, Yubirí Ortega. Esta es esposa del ex Vicepresidente.
El presidente de  Venezuela, Hugo Chávez, aceptó la renuncia presentada ayer por el vicepresidente Ejecutivo y ministro de Defensa, Ramón Carrizález.
La Ministra de Comunicación e Información, Blanca Eeckhout, informó  en un contacto con el canal estatal VTV que el Mandatario bolivariano aceptó la renuncia de Carrizález y le agradeció por “su esfuerzo y compromiso” durante su gestión.

La devaluación  evidencia un deterioro en el poder adquisitivo de los venezolanos. Los llaneros ya viven bajo medidas de ahorro severas por los recortes de agua y luz, así como por los alarmantes índices de delincuencia violenta que se publican a diario en los medios privados de comunicación, entre otros problemas. Según el Observatorio Venezolano de la violencia, 14 589 personas fueron asesinadas en 2008.

El 2010 llegó con nuevas medidas de ahorro eléctrico que afectan a la mayoría de la población. El 21 de diciembre pasado fue publicada en la Gaceta Oficial 39332, la regulación de electricidad a los centros comerciales en la cual se especifica que el suministro eléctrico se dará desde las 11:00 hasta las 21:00. Esta medida decretada por el Ministerio de Energía se aplica desde el día 1.

Pero el 3 de enero, el ministro de Energía Eléctrica, Ángel Rodríguez, informó que las medidas restrictivas del consumo de electricidad se mantendrán hasta mayo, por las severas sequías, siempre y cuando llueva y el embalse del Guri, que se localiza en el estado Bolívar, aumente sus niveles. Esta es la central hidroeléctrica más importante del país, y aporta el 70% de la energía.

Según un informe de Edelca-Corpolec (distribuidoras de energía estatales) sobre la situación del sistema eléctrico,  la urgencia es ahorrar 1 600 megavatios (MW), en el primer cuatrimestre de 2010. Así se busca  impedir que la cota del Guri llegue a los 240 m, lo que significa parar un gran número de sus turbinas.

Con las medidas anunciadas, se prevé un ahorro de 980 MW.

No obstante, para Miguel Lara, ex gerente de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), centro que coordinaba la planificación eléctrica, el Guri  mantenía el sistema eléctrico.

“Este es el primer año en los últimos seis en que el aporte anual estuvo por debajo del promedio, apenas del 10% y no se puede catalogar como un año seco. El Gobierno  utiliza esto como argumento para tapar la verdadera realidad del sector:  durante estos 10 años, el Régimen no ejecutó las obras de generación, especialmente en el parque técnico ni las obras de transmisión y distribución requerida para satisfacer el crecimiento de la demanda”.

El 5 de enero, el presidente Hugo  Chávez decidió flexibilizar la resolución que obligaba a los centros comerciales a operar desde las 11:00 hasta las 21:00. Esta medida apaciguó los ánimos ya alterados de los  ciudadanos.

Pero el problema continúa y  el ministro Rodríguez anunció la puesta en marcha de un Plan Especial de Racionamiento Eléctrico, que abarca a toda Venezuela.

El plan incluye la suspensión del servicio  durante cuatro horas diarias, para disminuir en 20% el consumo nacional. Caracas sigue fuera de los racionamientos, por ahora. En realidad, la capital venezolana ya empezó a padecer los cortes de luz eléctrica,  hace dos semanas, pero el presidente Chávez los suspendió de inmediato. El Mandatario admitir que se trató de “una decisión errónea”. En cambio, analistas coincidieron en que la medida fue levantada por el alto costo político para el Régimen chavecista. 

El Régimen ha responsabilizado de los apagones al fenómeno de El Niño. Pero expertos y la oposición coinciden que el Gobierno no tomó previsiones.
 
“El fenómeno de El Niño no es culpable de la crisis que vivimos. No hay una base científica ni probabilística para establecer causa-efecto de El Niño y Guri”, explica Víctor Poleo, quien fue director general de Electricidad del Ministerio de Energía y Minas.

“Este Gobierno apuesta al azar, al riesgo. No tiene plan de contingencia. Este es un Gobierno que apuesta a la lluvia, es un Gobierno lumpen que juega al azar”, concluye Poleo. Este especialista tiene una receta radical para acabar con los apagones: “Ellos (el Gobierno) son los culpables de la crisis y no pueden resolverla. Se les entregó dinero y lo despilfarraron, jugaron con la electricidad, se toparon con un servicio con el que no se puede jugar que es la electricidad, que afecta a 28 millones de usuarios. La situación  se volvió una crisis política”.

La crisis eléctrica no es nueva. La primera, más severa, ocurrió en 2001 y 2002. Según Lara, el oficialismo apostó por esperar la lluvia y no racionó porque había suficiente capacidad instalada para suplir la oferta. 

Con ese antecedente, las alertas de que el sector eléctrico  atravesaba una crisis se informaron   al Presidente. Al punto que Chávez  señaló en su espacio ‘Aló Presidente’, del 21 de septiembre de 2008, que  el líder cubano  Fidel Castro le recomendó, en una primera fase, la instalación de  centrales de generación termoeléctrica, pequeñas plantas de 15 megavatios conectadas entre sí y que funcionan con diésel.

Las soluciones para evitar que la crisis eléctrica se agrave se ven  lejanas. “Hay alternativas, pero este Gobierno no está en capacidad de darlas”, advierte Lara.

Existe otra duda: ¿En qué se gastaron los fondos destinados al sector eléctrico?  Entre 1999 y 2009,   las asignaciones ordinarias   fueron de USD  34 736 millones. Así consta en los informes incluidos en 22 gacetas oficiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)