9 de January de 2010 00:00

Crisis institucional crece en Argentina

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Estrella Garcés. Corresponsal en Buenos Aires

Se equivocaron los que presagiaban un verano  aburrido  políticamente  para Argentina. Dos fallos judiciales incomodan profundamente al gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y anuncian una fuerte crisis política para los próximos días.

María José Sarmiento, jueza federal en lo Contencioso Administrativo, negó por una parte el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que pretendía disponer de USD 6 569 millones del Banco Central (BCRA) para pagar la deuda que vencerá en agosto.

Por otra parte, ordenó la restitución como su presidente a Martín Redrado, quien presentó un amparo luego de ser cesado de su cargo por “mala conducta e incumplimiento de funciones”. Al Gobierno le había molestado su negativa a transferir esos fondos sin la aprobación del Congreso, como dicta la Carta Orgánica del BCRA cuando de DNU se trate.

La crisis política se acentúa con la intervención del tercer poder del Estado: el Legislativo.  Ayer, el Vicepresidente, paradójicamente en la oposición y Presidente del Senado, convocó para el lunes a una reunión de labor parlamentaria para tratar el conflicto.

Conocido como  Fondo del Bicentenario, la jueza ordenó su suspensión “hasta tanto se cumplan los plazos constitucionales y legales que regulan el trámite y los alcances de la intervención del Congreso para las decretos de necesidad y urgencia”, aceptando  así el amparo que solicitaron cuatro diputados opositores.

Para el constitucionalista Daniel Sabsay, si bien las dos resoluciones son correctas, “llama la atención la celeridad” del fallo porque la Justicia no tiene tiempos tan acelerados. Aunque aclaró que, al ser un fallo de primera instancia, puede haber apelación y que llegará a la Corte Suprema porque  ser  tema   constitucional.

El fallo de Sarmiento fue una   “conspiración”, para  el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y la actuación del vicepresidente, Julio Cobos,  “ un complot”.

El ex senador Raúl Baglini, quien intervino en la redacción de la Carta Orgánica del BCRA, en el que se estipula la autonomía de la entidad monetaria,  mostró un documento de 2002, firmado por la entonces senadora y ahora Presidenta. “En el proyecto se dice al Presidente que se abstenga de disponer de reservas monetarias del país, hasta que se presente ante el Senado el Ministro de Economía y el Presidente del Banco Central”, dijo.

La Presidenta fue dura con Cobos y la oposición.  “Debería saber cuál es el rol de Vicepresidente”, dijo y añadió: “les pido humildemente, sin ningún tipo de aprensión o rencor: si no supieron gobernar,  dejen gobernar ahora”.

Para el oficialismo, el Fondo del Bicentenario forma parte del proceso de ‘desendeudamiento’, que se inició hace cuatro años cuando el gobierno de Néstor Kirchner canceló su deuda al FMI.

No lo entendió así Roberto Lavagna, ex ministro de Economía de Kirchner. “Es el inicio de una nueva política de endeudamiento; 48 horas antes   salió un Decreto autorizando un endeudamiento por USD 15 000 millones. Es  una muestra de buena voluntad con los acreedores para volver a los mercados y volver a los  mercados es volver a endeudarse. Ese es el error”, dijo a Radio Continental.

Más allá de la contradicción gubernamental, para el diputado Fernando ‘Pino’ Solanas la gravedad está en  “puentear la institucionalidad. Acá hay dos problemas: pagar una deuda ilegítima y el jugar con las instituciones. No se pueden hacer estos DNU sin necesidad ni  urgencia”.

Para Martín Lousteau, ex ministro de Economía de Cristina Fernández, “el kirchnerismo toma decisiones apresuradas y sin consultar. Después tiene que  corregir”. Pero  advirtió que  puede haber la intención  de Redrado de separarse del kirchnerismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)