7 de diciembre del 2016 00:00

El crimen de Francisco Cajigas, un año sin aclararse

La familia del joven colombiano Francisco Cajigas pide que se investigue por qué el cuerpo fue entregado sin cabeza. Foto: Cortesía Desaparecidos Ecuador

Familiares del joven colombiano han denunciado este caso desde mayo, junto con asociaciones de desaparecidos. Cortesía: Inredh para El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Fernando Medina
Redactor (I)
[email protected]

La tumba está vacía desde hace más de seis meses. Quienes visitan el cementerio Jardines de Cristo Rey, ubicado al sur de Pasto, en Colombia, saben que ese lugar le pertenece a Francisco Cajigas.

Es un nombre conocido por todos los vecinos de esa zona. Dicen que el joven de 33 años fue asesinado en Ecuador. Su historia tomó fuerza el pasado 20 de mayo.

Ese día, su madre Carmen Botina autorizó a los peritos colombianos que exhumaran el cuerpo de su tercer hijo y
allí descubrieron que el ca­dáver estaba incompleto: faltaba la cabeza.

Desde entonces, la familia ha empezado un reclamo legal a la Fiscalía ecuatoriana para descubrir la razón de su desmembramiento.

De hecho, fueron las autoridades de Ecuador la que entregaron el cuerpo de Cajigas a su familia. Cuando lo hicieron, el cadáver estaba cubierto y advirtieron que por su grado de descomposición no podía ser ventilado o abierto. Al menos eso recuerdan los parientes.

Tras el reclamo de los familiares, la Fiscalía se comprometió a investigar por qué la cabeza no fue entregada.

Igual pronunciamiento hizo el Ministerio del Interior. En octubre, tres agentes fueron dados de baja por este suceso y ahora ellos son procesados judicialmente.

De hecho, la desaparición y el asesinato de este extranjero aún se indagan en la Comisión de la Verdad de la Fiscalía. Él apareció muerto el pasado 30 de noviembre del 2015, en una zona cercana a la laguna de Yahuarcocha, Imbabura.

La última vez que lo vieron fue el 17 de ese mes, cuando fue arrestado por policías en ­Ibarra. Por eso, se indaga una desaparición forzada.

Cajigas vivía en esa ciudad, con su esposa y con su hija. Llegaron de Colombia con la intención de radicarse y trabajar. Desde entonces se han hecho exámenes forenses a su cuerpo y una reconstrucción de los hechos. A esta última diligencia acudieron Carmen Botina y su hijo Carlos Ruiz, hermano de Francisco Cajigas. Ahora, los dos sufren graves quebrantos de salud.

La mujer, de 60 años, tiene problemas del corazón. Por las noches sueña con Francisco y se desespera al no poder darle una cristiana sepultura.

Ahora, el cuerpo de Cajigas está en el centro forense de Pasto, mientras que su cabeza está en un laboratorio legal de Ecuador. “Queremos sepultarlo pero completo”, dice Esmeralda Enríquez, otra familiar.

Ella conoce de las dificulta­des económicas de la familia y de las secuelas psicológicas que ha dejado la desaparición de Francisco. Por ejemplo, en su hermano Carlos ha ocasionado un estrés postraumático que requiere ayuda profesional.

Hace 16 años quedó parapléjico tras ser herido por una bala perdida del paramilitarismo. Pese a eso viaja más de 10 horas
por tierra, hasta Quito, para reclamar la verdad de lo que pasó con su hermano.

Para hacerlo incluso piden dinero prestado a vecinos. Así costean, por ejemplo, la estadía aquí. Organizaciones de Derechos Humanos como Inredh y de personas desaparecidas como Asfadec también los han ayudado.

De hecho, a las 10:30 de hoy los familiares realizarán un plantón en los exteriores de la Fiscalía. La idea es pedir más agilidad en las investigaciones, pues aún esperan que el cráneo de Cajigas sea entregado para analizar las causas por las que falleció.

Además, se requiere hacer exámenes de ADN para corroborar la identidad. Este procedimiento se ha dificultado pues los familiares dicen que la cabeza fue lavada con químicos que borraron muestras necesarias para el cotejamiento.

María Espinoza, abogada de los familiares, dice que se deben indagar a fondo los hechos, pues ella habla de posibles irregularidades.

Además, pide que la Policía se mantenga al margen de esta investigación, ya que al ser una de las partes indagadas, “existen intereses”. Esto ha sido negado por el Ministerio del Interior.

Por ahora, doña Carmen y su hijo Carlos esperan que el caso se esclarezca para que el cuerpo de Francisco, finalmente, regrese al cementerio de su natal Pasto.

La cronología del caso

30/11/2015


El cuerpo de Francisco Cajigas es hallado cerca de la pista Las Garzas, en la laguna de Yahuarcocha. Personal de Medicina Legal y la Dinased levantaron el cadáver.

12/06/2015

Los restos del joven son entregados a su familia luego de practicarle una necropsia y un examen de identidad. El proceso se realizó en el centro forense de Esmeraldas.

25/05/2016

La Fiscalía informó que la cabeza fue hallada en el cajón del centro forense de Esmeraldas. Un traba­jador había olvidado incluir el cráneo en la bolsa en la que estaba el cuerpo.

11/10/2016

La Fiscalía y la Policía realizaron la reconstrucción de los hechos de la desa­parición. La diligencia se realizó en el centro de Ibarra, donde fue detenido por policías del sector.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)