1 de marzo de 2017 00:00

Creo-SUMA creció en Azuay debido a su alianza local

Aquí se observa a una de las personas que sufragó el domingo 19 en Azuay. Foto:  Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Aquí se observa a una de las personas que sufragó el domingo 19 en Azuay. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 71
Lineida Castillo
Redactora 
[email protected] (I)

Alianza País sigue siendo el movimiento político más votado en el Azuay. Sin embargo, perdió espacio si se compara con las elecciones presidenciales del 2013. Creo se ubica como la segunda fuerza política en esta provincia.

Los resultados de la contienda electoral del 19 de febrero lo confirman. El binomio oficialista Lenín Moreno-Jorge Glas obtuvo el 43,93% de la votación y el binomio Guillermo Lasso-Andrés Páez, de Creo-SUMA, el 32,27%. Pero en las presidenciales del 2013, País triunfó con el 62,3% y Creo tuvo el 16,8%. En ese entonces el oficialismo logró los cinco asambleístas provinciales y ahora tres. Los escaños restantes los ganó Creo-SUMA, que en Azuay sumó a Participa a la alianza.

El desgaste de AP, la tendencia al voto útil, y una estratégica alianza entre Creo y Participa, del prefecto Paúl Carrasco, están entre las causas.

Para el sociólogo Fernando Carvajal, el problema no es el candidato Moreno sino la resistencia al presidente Rafael Correa, “quien dirige de manera absoluta a Alianza País y la conducción del Estado”.

Para Doris Soliz, secretaria del movimiento y asambleísta electa por Azuay, esta votación demostró que aún tienen respaldo, porque una vez más son mayoría y este es el undécimo proceso electoral victorioso para el oficialismo.

Azuay siempre tuvo un electorado progresista, dice Carvajal y de allí las cifras a favor de AP. En las presidenciales del 2013, cuando no hubo un candidato socialcristiano, el oficialismo le sacó una ventaja del 45,5% a Creo.

Pero en la última contienda – pese a la presencia de Cynthia Viteri-, Lasso subió su votación. Para el sociólogo, no es que Lasso tenga preferencia en Azuay ni que la población se haya ‘derechizado’, sino que hubo un alto porcentaje de voto en contra de Correa. “Si Lasso llega a la Presidencia, tendrá que responder a las demandas ciudadanas, como el respeto a las organizaciones sociales vinculadas a la resistencia”.

El 22 de febrero, cuando Lasso llegó a Cuenca para agradecer por los votos captados, reconoció que Creo duplicó su votación y alcanzó dos escaños con Esteban Bernal y Lourdes Cuesta. Las otras tres curules son para los oficialistas Esteban Albornoz, Doris Soliz y Juan Cristóbal Lloret.

Para Lasso, el logro de Creo no es solo un voto en contra del Gobierno, sino a favor de una propuesta diferente, y que no habría sido posible sin el apoyo de otras organizaciones políticas como Participa.

Reconoció el aporte de Carrasco: “Mi querido amigo, que con su experiencia política nos apoyó para trabajar en equipo y delinear las estrategias”. Y adelantó que será “uno de los artífices de la eficiencia de nuestro Gobierno”.

Carrasco fue criticado por su inicial acuerdo con el Partido Social Cristiano pero, según Carvajal, la alianza con Creo le permitió canalizar el voto útil con un candidato que tenía la posibilidad de pasar a la segunda vuelta electoral.

En medio de esta polarización, el movimiento Igualdad, del alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, queda en una posición incómoda. En las seccionales del 2014 -en alianza con Participa- llegó a la Alcaldía con el 52,4% y en estas elecciones no alcanzó ningún escaño.

Pero el argumento de Cabrera es que los resultados son favorables, porque sumando la votación de la Izquierda Democrática, Igualdad y Centro Democrático, que apoyaron a Paco Moncayo, alcanzaron el 17,4% (309 034 votos).

Según Cabrera, la conducción de ID en Azuay -en quien confiaron- fue errática y mal dirigida con tres candidatos en la misma tendencia. Con este criterio concuerda el asambleísta azuayo Oswaldo Larriva, ex AP, que participó por Centro Democrático.

Ahora Cabrera condiciona su apoyo al candidato que se oponga a la minería en fuentes de agua, que apoye el financiamiento para el tranvía y el subsidio a la tarifa de energía eléctrica que requiere, la construcción del nuevo aeropuerto, entre otros temas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (17)