3 de febrero de 2016 10:47

USD 150 000, el monto máximo del crédito del Biess

El proyecto Aragón 3, al norte de Quito, emplea a 120 personas. La obra tiene una inversión de USD 28 millones. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

El proyecto Aragón 3, al norte de Quito, emplea a 120 personas. La obra tiene una inversión de USD 28 millones. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 91
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 47
Mónica Orozco
Evelyn Tapia

Hasta el 2015 no había límite al monto de crédito hipotecario que el Biess aprobaba para el afiliado. Pero desde este año el banco puso un tope de USD 150 000 para redireccionar esos recursos a vivienda de interés público.

“Lo que sí queremos es privilegiar y distribuir que se vaya a vivienda de interés público de hasta USD 70 000. No obstante, si alguien quiere sacar un crédito superior a ese monto lo puede hacer, pero hasta un límite de USD 150 000”, dijo el presidente del Directorio del Biess, Richard Espinosa.

El funcionario indicó que esta política complementa la decisión de la entidad de abril del 2015, de bajar la tasa de interés del 8,6 al 5,99% para la vivienda de interés público y, así, garantizar que más gente acceda a casa propia.

Antes de la medida, si un afiliado buscaba un préstamo de hasta USD 100 000, el Biess le prestaba el 100%. Sobre ese monto se financiaba el 80%.

Por ejemplo, si la unidad costaba USD 200 000, el Biess financiaba el 100% de los primeros 100 000 y el resto hasta en un 80%. Con ello, el crédito a otorgar era de USD 180 000.
La fórmula se mantiene, pero ahora el monto máximo será de USD 150 000.

Este techo, aprobado en enero pasado, debía aplicarse ya desde esta semana, “porque es algo que ya hemos aprobado”, indicó Espinosa, quien cree que la afectación será mínima porque el 2,71% de afiliados solicita créditos de ese monto.

De USD 1 251 millones desembolsados el año pasado, 32,7 millones fueron operaciones sobre 150 000, según el banco.
Héctor Macías, presidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas, comenta que la oferta de viviendas de alto costo es escasa si se compara con la fuerza que ha tomado la vivienda de interés público.

Pero cree que la medida dejaría casi sin acceso a crédito a los afiliados que busquen un crédito mayor al nuevo límite. Explica que una vivienda no puede pagarse con dos créditos hipotecarios, por lo que quedan dos opciones: pagar la diferencia en efectivo o recurrir a la banca privada.

Omar Serrano, exrepresentante de los afiliados al Biess, comentó que la medida es injusta con los afiliados que más aportan a la seguridad social. “Es un despropósito porque la medida castiga a quien más aporta, quien debería tener más beneficios”.

Espinosa insistió que la política pública busca redireccionar los créditos a vivienda de interés público. “Había gente que solicitaba un crédito para USD 1 millón para construir una casa para una sola familia, cuando con esos mismos recursos se podría entregar créditos a 14 familias”. Aclaró que los créditos preaprobados no se interrumpirán.

Serrano teme que el ajuste se deba a una menor liquidez en la entidad, pero Espinosa lo negó y enfatizó que el monto total de hipotecarios que otorgará este año el Biess será similar al del año pasado, es decir, unos USD 1 251 millones.

Aragón 3 es un proyecto habitacional de 198 departamentos que se levanta en el norte de Quito. Los costos de las unidades van de entre USD 90 000 y 180 000. Alfredo Jaramillo, gerente de Edificar, a cargo de la obra, comenta que no le preocupa la medida.

En su proyecto, las viviendas se financian con un 30% de entrada del comprador y la diferencia con crédito del Biess u otra entidad bancaria.

Con ello, el cliente que adquiera la vivienda de mayor costo del proyecto debería solicitar un préstamo de USD 126 000, por debajo del nuevo techo el Biess. “No lo veo mal. Yo creo que el Biess podrá dar crédito a más personas”.

Para Joan Proaño, gerente de la Constructora Proaño&Proaño, es cada vez más complicado desarrollar proyectos de vivienda menor a USD 70 000 por altos precios que tiene el suelo, entre otros.

El nicho medio y medio alto es el que se ubica entre USD 100 000 y 200 000, por lo que la afectación no será en número de clientes sino en monto.

Jaime Rumbea, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios del Ecuador, explica que hoy en día existen unas 40 000 promesas de compraventa de vivienda, es decir que 40 000 personas firmaron un contrato de compromiso de compraventa de inmuebles.

La preocupación del sector es que aquellas personas que buscaban un crédito superior a USD 150 000 con el Biess se verán en apuros para conseguir el financiamiento por otras vías si el Biess decide poner un tope a los créditos.

Enrique Pita, presidente de la Federación Nacional de Cámaras de la Construcción, coincidió en que la medida no afecta a la mayor parte de la oferta de vivienda en el país, y consideró que la decisión no contribuye a mejorar la situación del sector de la construcción, que se ha visto afectado por la menor liquidez del país desde el año pasado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (44)
No (4)