23 de agosto de 2016 06:41

Costa Rica pide en EE.UU. cambiar ley que alienta migración cubana

Los migrantes cubanos permanecen en la localidad de Turbo, en Colombia, a la espera de un corredor que les permita llegar a Estados Unidos. Foto: EFE

Los migrantes cubanos permanecen en la localidad de Turbo, en Colombia, a la espera de un corredor que les permita llegar Centroamérica para llegar luego a Estados Unidos. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia AFP

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pidió este lunes (22 de agosto) en Washington cambiar la ley que favorece la inmigración de cubanos, que ve como causante del inédito flujo de isleños que cruzan Centroamérica hacia Estados Unidos.

“La migración cubana es privilegiada en Estados Unidos. Hasta que esas medidas de alguna manera no cambien, seguirá siendo una circunstancia muy atractiva para los cubanos abandonar la isla”, dijo Solís durante un foro en el Wilson Center, un centro de análisis en la capital estadounidense.

El tema migratorio concentró gran parte la reunión horas antes del mandatario con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y el presidente, Barack Obama, en la Casa Blanca.

“Los líderes coincidieron en que los desafíos de la migración irregular en América requerirá la cooperación cercana entre todos los países afectados”, indicó el gobierno estadounidense en un comunicado.

Solís reconoció que en un año con elecciones presidenciales en Estados Unidos y un inminente cambio de gobierno en 2017, una reforma de la legislación conocida como Ley de Ajuste Cubano, “no es probable”.

Desde 1966, esa ley privilegia con permisos de residencia y trabajo a los cubanos que emigran ilegalmente a Estados Unidos.

Pero hay “acciones ejecutivas que pienso que Estados Unidos debe considerar”, dijo sin más detalles el mandatario, quien se expresó en un cuidado inglés ante el foro de especialistas y periodistas.

Por años la migración cubana estaba limitada a osados balseros que intentaban cruzar los 144 kilómetros del Estrecho de La Florida.

Pero el acercamiento entre Washington y La Habana provocó un aumento en el flujo de salida de cubanos que temen el fin de la Ley de Ajuste, y en un cambio de ruta empezaron la travesía hacia el norte desde Ecuador, que hasta diciembre permitía la entrada libre de los antillanos.

Entre octubre y marzo pasado, Costa Rica recibió a unos 8.000 cubanos, que finalmente y tras negociaciones con sus vecinos y México siguieron su ruta hacia Estados Unidos.

Pero desde entonces, el gobierno costarricense ha endurecido sus políticas. A principios de mes advirtió que deportaría a los cubanos que ingresen ilegalmente a su territorio.

Costa Rica aún debe adaptarse a la situación, dijo Solís, señalando que aunque el pequeño país recibió refugiados durante las sangrientas guerras civiles centroamericanas de la década de los ochenta y absorbe una constante migración de nicaragüenses, su condición de puente hacia Estados Unidos es novedosa.

'El más poderoso ejército'

Aún más, entre los migrantes las autoridades han detenido a numerosos haitianos, así como otros migrantes “extracontinentales”, provenientes de África y Asia, que traen nuevos desafíos lingüísticos y culturales.

“Nunca habíamos tenido esta experiencia en Costa Rica (...) Es un fenómeno completamente diferente”, apuntó.

Sin embargo, Solís dijo que no pretende “criminalizar la migración” y saludó la “entremezcla” de migrantes con costarricenses en un fenómeno, apuntó, que igualmente es imposible de detener.

“Puedes poner el más poderoso ejército en la frontera y van a pasar”, apuntó.

Agregó que su gobierno estudia un plan sobre migración a largo plazo, mientras empieza la construcción (con casi un millón de dólares en fondos estadounidenses) de refugios para albergar al casi un centenar de migrantes que permanecen a la vez en el país.

Según la nota, Biden y Solís se comprometieron a reforzar la seguridad fronteriza y hacer cumplir las leyes, al tiempo que respetar los derechos de las personas que solicitan asilo.

El vicepresidente estadounidense saludó la decisión de Costa Rica de recibir, bajo el auspicio de la agencia de la ONU para refugiados, Acnur, y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta 200 migrantes a la vez que huyen de la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala, mientras tramitan asilo en Estados Unidos.

“Es un número muy bueno para manejarlo nosotros”, dijo Solís, negando que Estados Unidos haya pedido a Costa Rica aceptar más migrantes.

Enfrentados a la violencia de pandillas o la extrema pobreza, migrantes centroamericanos se lanzan al tortuoso y peligroso trayecto hacia Estados Unidos, y con frecuencia son devueltos sin siquiera presentar sus casos ante un juez de inmigración.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)