18 de diciembre de 2017 16:06

11 denunciados por corrupción en compra de refinería en EE.UU. por Petrobras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

La Fiscalía brasileña denunció a once personas por corrupción y  lavado de dinero de al menos 17 millones de dólares relacionados con la compra del 50 % de la refinería de Pasadena, situada en Texas (EE.UU.), por parte de la petrolera estatal Petrobras, informaron hoy 18 de diciembre del 2017 fuentes oficiales.

Entre los denunciados están el exvicepresidente de la empresa de origen belga Astra Oil, Alberto Feilhaber, y el exsenador brasileño Delcídio do Amaral, detenido en 2015 dentro de un proceso del caso Petrobras, que investiga los millonarios desvíos que se produjeron durante una década en el seno de la petrolera.

La Fiscalía también presentó cargos contra tres operadores financieros y seis antiguos funcionarios y ejecutivos de Petrobras.

De acuerdo con la denuncia, en 2005, Feilhaber pactó con un alto directivo de la petrolera brasileña "el pago en sobornos de 15 millones de dólares para que trabajadores de Petrobras actuaran en favor de los intereses de la empresa belga en el proceso de compra del 50 % de la refinería de Pasadena por Petrobras".

Ese montante fue dividido entre los hoy exempleados de Petrobras que "participaron activamente del proceso de compraventa" y del cual al menos un millón de dólares fue destinado para Delcídio do Amaral, según las autoridades.

Las pruebas recogidas por los procuradores de la Operación Lava Jato, como se conocen las investigaciones del caso de corrupción en Petrobras, iniciadas hace casi cuatro años, revelaron además el compromiso adicional de otros dos millones en concepto de coima pactado entre Feilhaber y dos antiguos funcionarios de Petrobras.

La compra por parte de Petrobras de una refinería en Pasadena se inició oficialmente en 2006, durante el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y en una época en la que su futura sucesora, Dilma Rousseff, presidía el Consejo de Administración de la estatal.

De acuerdo con las autoridades brasileñas, la operación costó en total alrededor de USD 1 200 millones , cifra que está bajo la lupa de la Justicia por sospechas de haber sido inflada malintencionadamente.

Petrobras compró la mitad del capital de la refinería por USD 360 millones de  a la belga Astra Oil, que un año antes había pagado USD 42,5 millones por la totalidad de la planta.

La petrolera tuvo que desembolsar otros USD 820 millones en 2012, con Dilma Rousseff ya como presidenta de Brasil, por la otra mitad del capital tal y como recogía una cláusula en el contrato de compra.

Petrobras anunció en mayo pasado su disposición a vender la refinería de Pasadena en el marco de un vasto programa de venta de activos para equilibrar su balanza financiera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)