16 de January de 2010 00:00

Correa arremete contra Acosta y Falconí

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política

El Gobierno Nacional envía mensajes contradictorios en el tema de la iniciativa Yasuní-ITT. Este proyecto  busca obtener USD 3 500 millones de aportes internacionales a cambio de no extraer  846 millones de barriles de crudo.

Por un lado, el presidente Rafael Correa busca reactivar el proyecto, que se vio afectado por sus cuestionamientos a la suscripción de un fideicomiso que administre esos recursos, pero por otro ha endurecido sus críticas al equipo negociador de la iniciativa, que es considerada el proyecto insigne del actual Régimen.

USD  1 700 millones
en aportes fue la oferta que consiguió el equipo negociador del proyecto Yasuní.

El jueves por la noche, horas después de que el vicepresidente Lenín Moreno anunciara que no habrá un plazo de seis meses para que se concreten las donaciones y que se nombrará un nuevo equipo negociador,  el Primer Mandatario fue severo en sus críticas  contra el ex canciller Fander Falconí.  “Ahora entiendo que no han sido los donantes los que querían imponer sus condiciones, sino Alberto Acosta   y su argolla que trató  de imponernos sus intereses”, dijo en   el canal Ecuador TV.

Incluso, señaló  que  los negociadores, liderados por el ex Ministro de Relaciones Exteriores -a quien después que dejó el cargo lo calificó de ser “una persona inestable porque renunció en tres ocasiones al cargo”- hicieron varias enmiendas al documento, siempre, después de que el Mandatario lo solicitaba. “Querían meternos sus fundamentalismos. Si no nos dábamos cuenta, nos metían un gol”, insistió Correa.

Dijo que desde la Constituyente, ese grupo quiso imponer la no explotación petrolera. “Falconí no estaba siguiendo mis instrucciones, sino las  del infantilismo ambiental.  En la Asamblea de Montecristi empezó a obedecer  la agenda de Martha Roldós, Mónica Chuji (ex asambleístas), Esperanza Martínez (ex asesora de Acosta), etc.”.

En la tarde de ayer, desde el Hotel Emperador, en Ambato, Correa insistió   en sus críticas a sus ex colaboradores. “Alberto Acosta y Fander Falconí tenían su propia agenda y ya es la segunda vez que Alberto  me trata de hacer lo mismo, quienes nunca ganaron en las urnas, trataron de imponer por las tranqueras”.

La ministra del Ambiente, Marcela Agüiñaga, quien asumió la vocería del proyecto, también se sumó a las expresiones contra el ministro Falconí,  Acosta, Roque Sevilla y Esperanza Martínez. Esta última es activista de Acción Ecológica y una de las impulsadoras de que el petróleo del Yasuní se quede en tierra. “El Presidente se dio cuenta a tiempo de la agenda secreta que tenían”, dijo.

Estas declaraciones conspiran con el proyecto ecológico que, según Martínez, no es iniciativa de este Gobierno, sino que fue concebido desde   años atrás. “Ahora lo importante es  ganar tiempo”.

Mónica Chuji, otra de las aludidas, recordó que el proyecto fue concebido desde los años noventa, cuando los indígenas amazónicos hablaron por primera vez de la necesidad de pasar de una política extractivista .

La polémica profundiza las fisuras entre ecologistas y quienes respaldan la política de  Correa. A la lista de distanciados se sumó   Manuela Gallegos, otra de las fundadorasAlianza País.  El jueves por la noche ella decidió separarse del movimiento.    “Aunque a  mí no me ha nombrado el Presidente, yo también me siento aludida por esas críticas. Él debe saber que siempre he sido leal”, dijo la ex Secretaria de los Pueblos en una entrevista radial.

Mientras tanto, la Asamblea Nacional, donde el oficialismo tiene  la primera fuerza, después de un prolongado debate aprobó el jueves  una resolución mediante la cual llamó   al presidente Correa a continuar con el proyecto.

Esa resolución generó debate entre el oficialismo y los opositores. Alianza País no quería ‘exhortar’ al Presidente sino más bien apoyarlo en el avance de la iniciativa. Esta posición fue vista como muy concesiva, por lo cual los opositores insistieron en la idea de hacer un llamado al Ejecutivo.

 Reacciones

Joan  Martínez A. /   U. A.  Barcelona
El presidente Correa boicoteó el fideicomiso

“… Al presidente (Rafael) Correa no le alcanzó con boicotear desde lejos la firma del fideicomiso con  el  PNUD,   sino que intentó quemar las naves del acuerdo.  Tal vez, sintiéndose acorralado al ver que por fin  se iba a   firmar el fideicomiso, que los ecologistas ganaban y se estropeaba el negocio de la venta del petróleo, negó los méritos de su   Canciller y su  comisión negociadora, negó la probidad de los funcionarios del PNUD, aseverando que los términos del preacuerdo eran ‘vergonzosos...’.

Amazonia por la vida
Si la Iniciativa   fracasa será culpa del Presidente

“...El Presidente cometió dos errores: deterioró severamente la credibilidad de la iniciativa ITT afectando todo lo actuado y con su anuncio de iniciar la explotación del campo ITT va en contravía de la Constitución y de los instrumentos internacionales de derechos humanos. El cuidado del planeta, la protección de la biodiversidad y el respeto a los derechos de los pueblos indígenas   del Yasuní  no son una elección, son una obligación.   Si la iniciativa fracasa será su entera responsabilidad”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)