3 de septiembre de 2016 17:25

El coronel Pazmiño asume la dirección cantonal del PSC en medio de una manifestación en contra del partido

Reunión de militantes del Patido Social Cristiano en la sede del IESFUT al sur de Quito. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Reunión de militantes del Patido Social Cristiano en la sede del IESFUT al sur de Quito. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Ana María Carvajal
(I)

El local del IESS - FUT, en el sur de Quito, se vistió la mañana de este sábado 3 de septiembre del 2016 del amarillo que representa al Partido Social Cristiano (PSC). Hasta el lugar llegó el ex vicepresidente de la República, Blasco Peñaherrera, uno de los líderes históricos de la tienda política, Alfredo Serrano, presidente ejecutivo, Xavier Buitron, secretario nacional, Santiago Guarderas, presidente en Pichincha, Gabriel Galán, vicepresidente en Pichincha, entre otros.

Mientras la militancia del partido llegaba al sitio de reunión para posesionar al coronel en servicio pasivo Mario Pazmiño como presidente cantonal del PSC en Quito, un grupo de gente protestaba en contra de la tienda política en la acera de en frente.

Portaban carteles alusivos a los políticos que tienen fondos o empresas en Panamá y reclamos por los desaparecidos en el Gobierno del fallecido presidente León Febres Cordero.

Ellos esperaban la llegada de la precandidata presidencial Cynthia Viteri y del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. Sin embargo, debido a asuntos personales, ambos se excusaron y no asistieron al acto.

Quien sí llegó fue la asambleísta Cristina Reyes y decidió confrontar a los manifestantes. Grabó con su celular un video mientras ellos le gritaban palabras como "asesina" y la rodeaban. Incluso alguien le lanzó botellas plásticas.

Un grupo de pesronas manifestaron en los exteriores en contra de Jamie Nebot. En la foto la asambleista Crisitina Reyes grabó las protestas. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Un grupo de pesronas manifestaron en los exteriores en contra de Jamie Nebot. La asambleista Crisitina Reyes grabó las protestas. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Para ella, estas acciones son muestras de desesperación de "un Gobierno desesperado al que se le acaban 10 años de un modelo fracasado". Ella decidió acercarse al grupo de manifestantes porque consideró que llegaron a provocar en una fiesta socialcristiana, irrespetando su derecho a reunirse con sus bases. Según Reyes, se trataba de gente "contratada y pagada para molestar"

Sin embargo, la gente que estuvo afuera afirmaba no pertenecer a ningún partido político sino ser ciudadanos que reclamaban por violaciones a los derechos humanos en el Gobierno de Febres Cordero.

Pero entre la gente estaba Juan Chugchilan, quien era parte de un Comité de la Revolución Ciudadana. Él, en principio, negó tener afinidad con algún partido político y dijo que la manifestación se armó el viernes 2 de septiembre por la noche. Tenían carteles hechos en una imprenta y dijo no saber quién los llevó, pero que sabía que alguien podía tener una imprenta.

Luego aceptó que presidió un CRC de Alianza País, pero según Chugchilan, ya no lo dirige y hasta se desafilió de Alianza País. "Ahora estoy con Lenin Moreno, que tiene otra ideología", dijo, a pesar de que él es una de las máximas autoridades de AP.

El médico Luis Simbaña, médico, dijo que pasaba por el lugar cuando iba de su casa en el norte de Quito a su trabajo en un dispensario médico privado en el sector de la Magdalena cuando supo del mitin socialcristiano. Decidió sacarse su mandil y llegar a la avenida Ajaví para protestar en su contra porque considera que ese partido es símbolo de "represión y garroteros".

Mientras ellos protestan, algunos socialcristianos bailan al son de una banda de pueblo que toca música popular y otros gritan consignas en contra del Gobierno del presidente Rafael Correa.

Cuando se instaló el acto, el alcalde Nebot se dirigió a la gente para excusarse por un cruce en su agenda que no le permitió viajar. Tuvo una reunión en Guayaquil pero agradeció a Pazmiño por su trabajo en Quito y a la militancia por el apoyo al Partido.

Pazmiño, en diálogo con este Diario, dijo que él impulsaba la presencia socialcristiana en la ciudad de Quito para impulsar sostenidamente la lucha de Cynthia Viteri por alcanzar la presidencia la República.

Sobre la presencia de manifestantes dijo que le parecía "simpática la importancia trascendental que le dan a la presencia del PSC los militantes del partido oficial acá en el sur de la ciudad, que supuestamente es un bastión de Alianza País ".

A la reunión también asistió el líder del movimiento Concertación, César Montúfar, por invitación del Partido. Esta tienda política es parte de la Convergencia Democrática por la Unidad. Él también cuestionó los gritos en contra de los socialcristianos y dijo que hacía falta el respeto al derecho de reunión de cualquier partido y más en un país democrático y pluralista. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)