21 de December de 2009 00:00

El coronel Chàvez y el clima

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El inefable coronel Chávez acaba de anunciar un descubrimiento trascendental para la historia de la humanidad: “El culpable del cambio climático no es otro que el capitalismo”. Revisemos la ubicación de los países que producen las mayores emisiones de gases:   1.China, 2. EE.UU.,  3.UE, 4.Rusia, 5. India… En el puesto 28 aparece, irónicamente, Venezuela. Hay reportes de la ex Alemania del Este,  donde la mayor parte de la generación eléctrica se obtenía de la combustión del lignito, combustible altamente contaminante con hollín y dióxido de azufre.

¿Quién podría, en su sano juicio, afirmar que el capitalismo gobernaba la ex Alemania del Este  o que China y Rusia son países capitalistas y, lo que es más grave, antagonistas del socialismo del siglo XXI? Estas declaraciones, plagadas de demagogia y oportunismo, no son otra cosa que la incesante búsqueda  de protagonismo de este personaje. Estas tonterías le quitan seriedad al debate y a la búsqueda de acuerdos que permitan enfrentar esta  amenaza para la humanidad.


El Coronel Chàvez en Copenhague

Eduardo Jiménez E.

Ha arrancado varios aplausos de sus huestes incondicionales, en la conferencia climática en Dinamarca, el coronel Hugo Chávez. Y lo ha hecho al dirigirse a la audiencia, luego de que lo hiciera el presidente estadounidense Barack Obama, e insistiera en que el asunto climático no es un negocio y que debe ser tratado seriamente. Ha insistido en que primero se debe reconocer el protocolo de Kyoto y respetarlo para tener credibilidad en el tema.  EE.UU. no respeta dicho tratado. Vale la pena resaltar la gran diferencia marcada en este sentido por uno de los principales admiradores de Chávez: el Ec. Rafael Correa, quien ha impulsado una oferta de no explotación petrolera en Ecuador para proteger el medioambiente.

Observaciones

Del Embajador Suescum

Gracias por  la debida aparición de mi carta aclaratoria, publicada el 11 de los corrientes. 
Muy a mi pesar,  me veo en la necesidad de dirigirme a usted, otra vez, para solicitarle una nueva -y espero que sea la última- aclaración por ese mismo medio que, como lo demuestro,  saca de contexto lo que en el denominado ‘Informe de Angostura’, se dice en la página 103; así, ese informe, como lo evidencio, haya tenido también la torpeza y tremenda irresponsabilidad de mencionarme en relación a asuntos totalmente ajenos a mis actividades profesionales y personales, al acoger tan ligeramente una declaración,  de “una fuente humana, que pidió no ser identificada”, esto es, convirtiéndose así, para el efecto, en una encubridora responsable de algún agente al que le ha dado crédito y que tendrá que ser identificado por la misma comisión para establecer las  responsabilidades.

Para ayudarle a la debida comprobación del grave error cometido, le anexo la parte pertinente de su noticia y del informe, con la esperanza de que su misma redacción se sirva aclarar estos graves errores que en nada abonan a la ética periodística y a la seriedad de los medios de nuestro país.

Con el mismo ánimo de que se sirva rectificar urgentemente la secuencia de graves faltas que en torno a mi nombre se publican en Diario EL COMERCIO, comedidamente demando, definitivamente, omitir mencionarme en asuntos que nada he tenido ni tengo que ver, como nuevamente  se ha hecho en la entrevista  titulada: ‘Me inquieta que se juegue con la inmunidad’, realizada el 17 de los corrientes al Dr. Francisco Huerta, presidente de la Comisión, en donde el   Dr. Huerta debió aclarar y rectificar, lo que no se ajusta a la verdad ni deja ver transparencia, como tendrá que hacerlo públicamente en lo que a mí respecta.

Finalmente, sería realmente constructivo para el esclarecimiento de la verdad, que se le pregunte públicamente al Dr. Huerta, como así la Comisión que presidió -que por nombre tiene el de ‘Transparencia y Verdad’-, acoge y publica, como información válida y veraz en su informe,  la que le proporciona “una fuente humana”. ¿No será de una fuente de piedra? que pide, además, con cinismo de una injuria calumniosa grave, atreverse a mencionarme sin “no ser identificada”.

Dr. Francisco Suescum  Ottati Embajador del Ecuador

Nota de la Redacción:

Las citas y alusiones a las que se refiere el doctor Suescum son tomadas estrictamente de los originales del informe presentado a la opinión pública por la Comisión presidida por el doctor Francisco Huerta  y, en ningún caso, corresponden a opiniones del Diario. No obstante, pese a que son citas textuales de ese documento, como práctica ética de este medio, publicamos esta segunda carta del doctor Suescum, por respeto a su honor y a su libertad de expresión, aunque sus reclamos deberían procesarse directamente a la comisión investigadora.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)