28 de April de 2011 00:00

Cordero y el lobo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
acorreac

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El desgastado mito refundacional ha resucitado otra vez en esta campaña. Nos venden la imagen manida de que votar No en esta consulta es volver al “viejo país: mafias, corrupción, inseguridad, injusticia, confundido' con resentimientos y vanidades” (la frase es de Cordero, desde su cuenta de Twitter).

Es probable que Cordero convenza a alguien que haya estado ausente durante los últimos 4 años del país y que no sepa quien lo controla todo. El resto sabemos la falsedad que encierra esta afirmación. El Ecuador de hoy ha sido fabricado a la justa talla y medida de su proyecto de poder y la corrupción e inseguridad que vivimos son producto de su acción y omisión.

No existe en este país, institución pública alguna, o ente de control, que no se sujete al designio supremo. La demolición institucional, así como su fallida recomposición llevan la marca registrada de Correa y su gobierno, y es de su entera responsabilidad. Ellos inventaron en Montecristi una hoja de ruta implacable y perfecta para que el Presidente transite la vía del control absoluto. Allí se dibujo este país hiperpresidencial y concentrador. Se hicieron los bosquejos de las falsas instancias de participación ciudadana que lo que encubrían eran control gubernamental. La Corte Suprema de Justicia que nació a partir del proceso observado por el mundo luego del trunco asalto gutierrista fue liquidada en sus entrañas y reemplazada por una de transición a la que se atribuyen todos los males. Ellos inventaron los amañados concursos de méritos, las Cortes metamorfoseadas y los consejos temporales.

Saben que probablemente la inseguridad se mantendrá igual, pero nos embarcaron en este absurdo. ¿Por qué? Porque la formula plebiscitaria es mágica: es como la piedra filosofal. Hace que lo viejo parezca nuevo y que la repetición de lo mismo, luzca aunque sea por unos instantes, cómo novedosa. En otras palabras, permite reavivar la llama del fuego mítico de la refundación y el cambio, en donde dominan la escena. Y a este gobierno adicto a los triunfalismos, le cae de maravilla mostrarse invencible después del 30S.

Eso junto al delirio de manejar a jueces a su antojo, consagrar la impunidad, ganar millonarias demandas, enderezar las malas costumbres del rebaño descarriado y – luego de tanto esfuerzo – controlar la prensa y sumir a periodistas en el miedo y la autocensura. La tentación era demasiado grande (responsabilizar a otros por sus faltas) y el premio demasiado jugoso (el control total).

Ahora queda por ver si con un período presidencial entero transcurrido, refundación consumada y abortada y toda una institucionalidad postrada, nos seguiremos creyendo el cínico cuento de Cordero de que el lobo del pasado sigue al acecho de su “bendecido” proceso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)