11 de March de 2010 00:00

Dos cooperativas se disputan la ruta Cumbayá- Chillogallo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito
[email protected]

Eran las 07:10 de ayer y Juan Carlos Gaspana, quien vive en Cumbayá, debe dirigirse hasta la Loma de Puengasí para llegar a su trabajo a las 08:00.  Toma una furgoneta que le cobra USD 0,50 por el recorrido. “Lo uso porque es más rápido. Hay buses pero se demoran más al ir  parando”.

Gaspana se enteró ayer que en su sector hay un problema de transportación.  Desde el lunes pasado,  los miembros de la compañía Tambo–Cumbayá, que cubre la ruta Cumbayá-Chillogallo, fueron impedidos de operar. La Policía los paró porque no tienen el permiso para circular como transporte urbano.



Los recorridos
Los buses de la Sotranor  cobran USD 0,25. Ellos operan desde las 04:00 hasta las 22:00.  
La compañía  Tambo- Cumbayá labora desde las 06:00 hasta las 20:00. El valor del pasaje es de 0,50. Son 10 unidades.
Los dirigentes de la  compañía Sotranor pidieron audiencia al Cabildo para plantear el problema. Ellos esperan ser recibidos en esta semana.
  La Policía realiza controles en la zona  durante todo el día.

Pero no fue solo la Policía, también los miembros de  Sotranor,  cooperativa   legalmente constituida. Esta operadora cubre la misma ruta, es decir van desde Chillogallo hasta  Cumbayá y viceversa por la av. Simón Bolívar.

José Álvarez, presidente de Sotranor, explicó que no iban a permitir que grupos, “que se forman de la noche a la mañana, hagan el recorrido que les parece”. Acotó que hay más compañías  “pero por lo menos las otras son furgonetas, esta ya tiene buses”.

El dirigente aseguró que con la presencia de las otras unidades tienen menos usuarios.  Por eso, unos cincuenta miembros de esta operadora se ubican junto al redondel de Cumbayá para verificar que los buses de la Tambo-Cumbayá no pasen a ninguna hora del día.

La intención de los miembros de Sotranor es mantenerse en ese sitio hasta que las autoridades den una solución. “El Municipio debe definir la situación pero apegado a la norma”,  concluyó Álvarez.

Sotranor sostiene que el Cabildo debe aplicar  la Ordenanza 247. Esta señala que el Municipio no permitirá la conformación de más compañías de transporte.
Mientras esto se define, ayer, en las  calles secundarias de Cumbayá estaban  parqueados  algunos  buses  de  la Tambo-Cumbayá. Sus conductores esperaban que se les avisara que ya pueden circular. “Somos 10 unidades. Nuestros dirigentes nos dijeron que esperemos. Además, los de la Sotranor nos quieren romper los parabrisas”, dijo Édison Navas, quien conduce una unidad.

Los directivos de la Tambo-Cumbayá  quieren que el Municipio avale un documento emitido el 15 de junio de 2009 por el entonces secretario de la Comisión de Vialidad, Ricardo Mejía. En él se señala que en el momento (la fecha antes referida) dicha cooperativa  se halla tramitando los permisos de operación  y que solo se espera las resoluciones finales correspondientes. 

El concejal Patricio Ubidia, presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo, explicó que desde el lunes, representantes de la Administración Cumbayá y técnicos de la Empresa Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas analizan  el tema.  “Haremos un estudio técnico que demuestre si en verdad se requieren más cooperativas en esta ruta. Caso contrario la compañía suspendida no podrá operar en esa frecuencia”.

Según el concejal, este estudio pudiera estar listo, en el mejor de los casos, en  dos semanas más.

El transporte desde Cumbayá hasta el suroriente de la ciudad  trabaja con normalidad. Eso porque los 18 buses con los que cuenta Sotranor siguen recorriendo el trayecto.

Además,  las furgonetas de la Asociación de Trabajadores de Cumbayá también operan. Juan Carlos Gaspana  dijo que  se preocupará cuando los furgones ya no den el servicio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)