10 de March de 2010 00:00

El control a la prensa vuelve a escena

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Política

La oposición  cree que esta semana el Gobierno arrancó una embestida para lograr un control  de  los medios de comunicación.

 u argumento tiene como pilares el veto presidencial a la Ley de Participación Ciudadana y las declaraciones de la titular de la Comisión de Comunicación, Betty Carrillo, sobre la Ley de Medios.

El trámite de los vetos
La Asamblea tiene    30 días para debatir los vetos del Ejecutivo. Este plazo  incluye  los  días sábados y domingos. 
Los legisladores,  para insistir en su texto original, es decir para no acatar el veto presidencial, necesitan reunir 82 votos.

El presidente Rafael Correa  propuso  que el artículo 88 de ese cuerpo legal sea cambiado para facultar a  una persona o un grupo a  pedir una  rendición de cuentas de   instituciones públicas y privadas (que brinden servicios públicos), incluidos los medios. 

Esta solicitud se podrá hacer cada año y no  existen límites de los asuntos materia de esta rendición. Galo Lara, asambleísta de Sociedad Patriótica y miembro de la comisión que redactó esa ley, sostuvo que en ese artículo no estaban contemplados los medios de información,  porque no lo consideraron   apropiado. El veto demuestra que Correa pretende “meter la mano” en  los  contenidos de la  prensa.

El Ejecutivo -en su reporte enviado a la Asamblea- justificó la inclusión de la prensa en ese artículo. Sostiene que los medios son “entidades públicas o personas naturales o jurídicas de derecho privado, que prestan el servicio público de la comunicación”.

Gustavo Abad, periodista y especialista en Comunicación,  aunque   no ha analizado a fondo el veto del Ejecutivo, cree que  el concepto de rendición de cuentas es un ideal social. En ese sentido, que se pida ese informe resulta  lícito porque “la prensa  maneja  un bien público como es la comunicación”. Sin embargo, dice que hay que precautelar  el  mecanismo a   utilizarse,    “para que sea  transparente y    no caiga  un perverso control”.  Abad recuerda que en el proyecto de Ley de Comunicación está la figura del Defensor del Público, que  puede funcionar para rendir cuentas.

Justamente,  esta ley nuevamente entra a la  polémica. La presidenta de la Comisión, Betty Carrillo, aseguró que se debe debatir  la conformación del Consejo de Comunicación. Este  organismo,  que nacerá con la nueva legislación,  se encargará del manejo de las políticas en esa área y de sancionar a los medios.

Carrillo insistió que delegados del Ejecutivo sean parte del Consejo. Ella propuso que un delegado del Ministerio de Educación, otro del Ministerio de Cultura, uno de las universidades y tres personas escogidas en la sociedad civil integren ese organismo.

La primera reacción en contra salió del titular de la Asamblea, Fernando Cordero, quien aseguró que esa idea es volver al pasado. Sostuvo que insistir en poner a un delegado del Gobierno en el Consejo significará contradecir al convenio firmado con las fuerzas legislativas y que destrabó el debate de la Ley de Medios.

No obstante, para la vicepresidente de la Asamblea, Irina Cabezas, la propuesta de Carrillo hay que analizarla. A su juicio es  necesario que, por lo menos, un representante del Ejecutivo sea parte de la Comisión para tener un nexo y articular la política  de Comunicación que la ordena la Constitución. Está previsto que la propuesta de Carrillo sea analizada y debatida la próxima semana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)