22 de agosto de 2017   00:00

La Contraloría emite informe en contra de la empresa Caminosca

Esta es una área (en Guayas) por donde pasa el poliducto Pascuales-Cuenca. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Esta es una área (en Guayas) por donde pasa el poliducto Pascuales-Cuenca. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 57
Redacción Seguridad

La Contraloría General del Estado emitió un informe con responsabilidades en contra de la empresa Caminosca tras realizar el examen especial de ingeniería sobre la ejecución del poliducto Pascuales-Cuenca.

El análisis se enfocó en los estudios y diseños elaborados por Caminosca para la construcción del proyecto. En ese marco, la Contraloría determinó que hubo gastos adicionales por 126,5 millones.

Este rubro se detalla así: 41,2 millones por deficiencias técnicas de diseño, USD 10,6 millones por actividades orientadas a cumplir con normas técnicas y de seguridad, USD 72,7 millones por subvaloración de cantidades de obra y USD 1,8 por contratación de estudios geotécnicos que garantizaban la seguridad del Poliducto.

Según el informe de la Contraloría, los estudios que debía realizar la empresa previo a la construcción de la obra “no fueron aplicables en su totalidad”, pues tenían “inconsistencias técnicas”, que luego obligaron a Petroecuador a “efectuar inversiones adicionales a las previstas en el presupuesto general”.

En el documento, además se detalla que Caminosca firmó el contrato con Petrocomercial, filial de Petroecuador, el 22 de octubre del 2008.

Allí se señaló que debía realizar estudios de ingeniería básica y de detalle. También debía encargarse del gerenciamiento y fiscalización de la construcción.

Caminosca entregó el estudio de ingeniería definitivo el 21 de agosto del 2013 y luego Petroecuador convocó a un concurso para la construcción del poliducto.

La empresa ganadora fue la firma brasileña Odebrecht, actualmente indagada en el país por actos de corrupción.

En septiembre del 2013, Petroecuador y Caminosca terminaron el contrato anticipadamente y en febrero del 2014, la estatal petrolera contrató a una nueva empresa para que se encargara de la fiscalización de la obra. Esa nueva firma emitió un informe y detectó irregularidades en los estudios de Caminosca.

Luego, la Contraloría realizó un examen especial a la fiscalización del poliducto y entre las conclusiones consta que Petroecuador tuvo un perjuicio de USD 108 855,77 por los estudios de Caminosca. Según la Contraloría, esos rubros se debían descontar a la firma, pero no sucedió.

En ese nuevo examen especial también se detalla las declaraciones de los representantes legales de Caminosca.

Allí, ellos manifiestan que Petroecuador “jamás solicitó su asesoría con respecto a los estudios y diseños definitivos”. Y aseguran que en el contrato “no se contemplaba la obligatoriedad del diseñador, respecto a dar asesoría durante el tiempo que demande la ejecución del proyecto y el costo que eso significaría”.

Por eso, dicen que no incumplieron con el contrato, que fue suscrito en el 2008 por USD 10,1 millones.

El poliducto Pascuales-Cuenca fue una obra del anterior gobierno para transportar gasolina, diésel y gas de uso doméstico a través de tuberías. Mide 210 km.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (3)