30 de marzo del 2016 00:00

El 2016 empezó con una caída del 50% en la venta de autos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 74
Triste 15
Indiferente 4
Sorprendido 3
Contento 36
Alberto Araujo
Redactor (I)
albertoa@elcomercio.com

La situación del sector automotor se presenta compleja en el arranque del 2016. Las ventas de vehículos importados y ensamblados en el país han caído a la mitad entre enero y febrero pasados respecto al mismo período del 2015.

Para los representantes de sector, el principal factor es una contracción significativa de la demanda, más allá de los cupos de importación, tanto para modelos terminados como para CKD (partes para ensamblaje nacional).

De acuerdo con datos publicados por la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) en su página web, entre enero y febrero de este año se vendieron 7 913 unidades. Esto representa un 50% menos que en los dos primeros meses del 2015, cuando se colocaron 15 840 vehículos.

El segmento con una mayor afectación es el de los camiones, que pagan un 45% de salvaguardia desde el año pasado. La venta de este tipo de vehículos cayó en un 70%, seguido por las furgonetas y las camionetas (ver infografía).

El gerente de la Asociación Ecuatoriana Automotriz (AEA), Manuel Murtinho, destaca que para este mes que está finalizando no se ve una recuperación en las ventas y la caída trimestral podría estar en porcentajes similares.

La contracción económica que vive el país es la principal causa de la reducción de las ventas, por lo que proyecta una baja en las ventas de entre el 60 y el 65% para este año.

Lo anterior tiene una relación directa en las plazas de trabajo que genera el sector. Murinho cuenta que debido a la situación del sector se perdieron unos 1 000 puestos de trabajo en el último año en las áreas de ventas.

Para el director de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae), David Molina, el desplome de las ventas se debe a una profunda contracción de la demanda de los compradores. “El mercado se partió a la mitad. (...) La gente tiene la perspectiva de que va a perder su empleo en las próximas semanas, en los próximos meses, o este año”.

Si bien el año pasado hubo una restricción en la oferta de autos porque se redujeron los cupos para las unidades importadas en cerca del 40% y para los CKD de ensamblaje local en un 20%, la gente se ha abstenido de comprar autos desde fines del año pasado.

Esta visión se respalda en un estudio de la Cinae en el cual se revela que más consumidores rechazan créditos preaprobados para comprar vehículos.

Según el estudio, en octubre del 2015, el 36% de las personas que tenían un crédito preaprobado para la compra de un carro lo rechazaba.

El mismo estudio, realizado en enero de este año, revela que esta cifra subió al 59%.

Es decir, que de cada 100 personas que tienen preaprobado un préstamo en los bancos para adquirir un auto, 59 no toman el crédito y, por lo tanto, no compran el vehículo.

De ese grupo, cerca de la mitad desiste del crédito porque tiene una expectativa negativa respecto a su situación económica en el futuro.

La falta de compradores ha desatado una guerra de estrategias comerciales entre los concesionarios, añade Molina, como bajar los precios y ofrecer promociones.

“Hay un tema muy agresivo de generar una reducción de precios y descuentos. En parte para salir de los modelos 2015, pero además para salir del stock que tienen”, dijo.

Este Diario hizo un recorrido la semana pasada por cinco concesionarios de diferentes marcas y en cuatro de ellos se mantenían promociones con descuentos para autos livianos tipo sedán y camionetas de entre USD 800 y 2 000, en modelos del 2015 y de este año.

También se ofertaban autos más económicos de modelos importados con menor potencia en el motor. Por ejemplo, si antes se traía un modelo de auto de 1 600 centímetros cúbicos (cm3), ahora se importaba el mismo vehículo pero con un motor de 1 400 cm3 de potencia, a un menor precio.

Los dependientes de los concesionarios confirmaron la baja de ventas y que aún no se habían agotado todos los modelos del 2015. Los vendedores indicaron que si bien había financiamiento de los bancos, ciertos productos financieros para pagar los vehículos con tarjeta de crédito ya no estaban disponibles.

Édison Yánez, consultor automotriz, destaca que además de la contracción económica hay una expectativa de que bajen los precios de los vehículos y, por ello, también hay una menor demanda.

Lo anterior explica los constantes anuncios comerciales sobre liquidaciones de modelos del 2015 con descuentos.

No obstante, considera que no es tan segura la baja de precios debido a que las marcas todavía tienen stocks que adquirieron a precios altos.

A principios de este año, el Gobierno redujo los cupos para importar vehículos en el 2016, de 25 617 unidades a
23 285. Es decir, un 9% menos que en el 2015.

Respecto a estos cupos, Murtinho advirtió que el cupo del primer trimestre se agotó en los primeros días de marzo. En el sector hay expectativa con el inicio del mes de abril, cuando se aplicará el cupo para el segundo trimestre.

El monto máximo de importación para este año se fijó en USD 280 millones para vehículos armados, divididos en cuatro trimestres, cada uno por USD 70,1 millones.

El director de la Aeade, Genaro Baldeón, dijo días atrás que los cupos del primer trimestre se agotaron porque las marcas realizan pedidos con seis meses de anticipación y no conocieron, sino hasta el 30 de diciembre pasado, que el cupo se fijaría por trimestres.

En contexto

En el 2015 se vendieron 81 143 vehículos a escala nacional, esto es, 38 917 autos menos respecto al año previo, según la Aeade. Para este año, la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana calcula que las ventas bordearán las 50 000 unidades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (51)
No (4)