18 de May de 2015 19:05

Consumidores gastan hasta cinco horas en cola para comprar productos básicos

Los venezolanos se ven obligados a ir más seguido al supermercado, dicen las encuestas.C

Los venezolanos se ven obligados a ir más seguido al supermercado, dicen las encuestas. Foto: EL NACIONAL de Venezuela.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 24
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
El Nacional De Venezuela
María Fernanda Sojo
Logo GDA

Los meses han pasado y las colas de consumidores a las afueras de farmacias y supermercados en la búsqueda de alimentos y artículos de higiene con fallas de abastecimiento se mantienen.

El Gobierno ha insistido en que el desabastecimiento es parte de una guerra económica. Que el sector privado es el que acapara los productos subsidiados para venderlos luego con sobreprecio y afectar el poder de compra de los venezolanos. La realidad para economistas es otra.

La escasez siempre ha sido el resultado de la falta de producción. No es que se escondan los productos, es que no se fabrican en la misma cantidad que antes y el origen del problema es el régimen cambiario que genera incentivos perversos para la asignación de divisas. No se distribuyen de manera transparente para que los industriales puedan importar y producir, afirmó Sary Levy, economista y profesora universitaria.

En marzo del año pasado fue la última vez que el Banco Central de Venezuela publicó el índice de escasez. En esa fecha estaba en 29,4%. Aunque no hay estadísticas oficiales, los venezolanos siguen padeciendo la falta de productos, lo que ha modificado los patrones de consumo.

Los venezolanos han duplicado el número de veces por semana que sale a hacer compras, detalló Luis Vicente León, presidente de Datanálisis. Un estudio reciente de tendencias del consumidor, realizado por la firma este año, indicó que en promedio los consumidores salen dos veces por semana y visitan hasta cuatro comercios para poder adquirir los productos de la cesta básica.

Ante los estímulos que producen el desabastecimiento grave, la escasez y la pérdida futura de poder adquisitivo los consumidores captan rápido el deterioro y empiezan el recorrido y la pericia por la compra de los productos. Es un comportamiento racional ante la crisis, explicó León.

La encuesta también muestra que los consumidores deben invertir entre dos y cinco horas en cola a la semana para poder llevar los productos a sus hogares. León aseguró que pese a las dificultades para hacer el mercado, los usuarios se han esforzado por optimizar el tiempo que pasan esperando en los comercios. Ahora conocen más los sitios donde pueden comprar, los visitan más veces, revisan precios y buscan hacer colas en lugares donde saben que hay más productos. Eso indica porque hay más gente en Mercal y Pdval, que en los privados, agregó.

La encuesta señala además que este año los consumidores han tenido que usar 48% de su presupuesto para adquirir alimentos. Ya era alto el porcentaje que se tenía que destinar por ese concepto, pero este año subió 3 puntos, dijo León. Añadió que si a ese gasto se suma el monto que los consumidores invierten en salud y cuidado personal, la cifra representa 64,4% del presupuesto.

Controles en aumento

En un nuevo intento del Ejecutivo en su lucha contra la guerra económica y los llamados bachaqueros, el ministro de Alimentación, Carlos Osorio, aseguró que la semana pasada se comenzarían a interconectar las máquinas captahuellas instaladas en las redes de distribución del Estado para que el sistema indique si un consumidor intenta comprar un mismo producto en diferentes comercios.

Los especialistas son incrédulos sobre la efectividad de los nuevos mecanismos. Los controles que se están estableciendo no pueden evitar el problema de escasez. Para lo que sirven es para dificultarle la vida a los ciudadanos, se les dice cuándo es que pueden comprar y qué es lo que pueden comprar, expresó Levy.

Roberto León Parilli, presi dente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, coincidió con Levy. Afirmó que las captahuellas servirán para administrar las colas, pero no para aumentar la oferta de productos en los anaqueles.

Que el gobierno gaste tiempo, esfuerzo y dinero en instalar estas plataformas lo que nos señala es que se está yendo en la dirección incorrecta, no se busca solucionar el problema de fondo. Lo que hay que mejorar es el abastecimiento.

Los especialistas reconocen que los bachaqueros contribuyen con que sea más difícil conseguir los productos básicos. Sin embargo, añaden que son solo una parte del problema.

A los venezolanos se nos ha relajado cada vez más el derecho de elegir, los controles que han impuesto no han mejorado la situación y nada nos garantiza que los nuevos vayan a ser distintos, refirió León Parilli.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)