19 de enero de 2017 00:00

Constructor del tranvía de Cuenca recibió ultimátum

Xavier Caivinagua para el comercio Las obras en tramos del tranvía como la calle Sangurima, ubicada en el Centro Históricos de Cuenca, no avanzan. Hay congestionamiento vehicular.

Las obras en tramos del tranvía como la calle Sangurima, ubicada en el Centro Históricos de Cuenca, no avanzan. Hay congestionamiento vehicular. Foto: Xavier Caivinagua oara EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 18
Lineida Castillo

La relación entre el Municipio cuencano y el Consorcio Cuatro Ríos de Cuenca, encargado de las obras civiles del tranvía, se complicó más.

El alcalde Marcelo Cabrera dio el miércoles 18 de enero del 2017 un plazo de 10 días laborables para que el constructor justifique y remedie los retrasos en las obras, de lo contrario terminará el contrato de forma unilateral.

Para esta decisión, Cabrera se apoyó en el artículo 95 de la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública, los informes técnicos y económicos de Artelia (firma encargada de la gerencia y fiscalización del proyecto) y “en la protección de los intereses de los cuencanos”.

Pero al Municipio no se le presenta un panorama fácil. Si se termina el contrato no dispone de todos los recursos para continuar. Le hace falta los USD 35 millones para las obras complementarias. Además, deberá preparar la defensa internacional ante un Tribunal de Mediación y Arbitraje de Chile, como lo fija el contrato.

Según Cabrera, el Gobierno le adeuda USD 21 millones al momento por este proyecto. Está en trámite un crédito por USD 45 millones para financiar lo que falta del tranvía.

El informe de Artelia determinó que “hay graves y reiterados incumplimientos del Consorcio (integrado por tres empresas españolas y ecuatorianas) como el abandono de los frentes de trabajo, deficiencias técnicas y falta personal”, expuso Cabrera.
Según él, el 13 de enero este Consorcio solo mantuvo 13 obreros realizando trabajos puntuales en los 21 kilómetros de construcción de la ruta del tranvía.

En un recorrido realizado por este Diario se constató que a lo largo del trazado había contados obreros en el sector de la Feria Libre El Arenal. Las zonas de las avenidas De las Américas y España están prácticamente abandonadas.

En las calles Gran Colombia y La Mar laboran los obreros de una empresa que contrató el Municipio en octubre del 2016, para terminar los trabajos en el Centro Histórico. Esa decisión se tomó tras la declaratoria de la ‘emergencia grave’ por los retrasos en el proyecto.

La emergencia, que fue extendida, finalizará el 14 de febrero. Cabrera explicó que la medida buscaba acelerar los trabajos y evitar más perjuicios a los locales comerciales y sector turístico por las demoras en el proyecto.

La constructora arrastra problemas con el Municipio desde hace más de dos años. En julio del 2013, la Municipalidad le adjudicó las obras civiles por USD 72,1 millones y debía entregar los trabajos el 2015.

Pero entre 2014 y 2016 se aprobaron tres ampliaciones de plazos y el último venció el 29 de diciembre del 2016 para las obras civiles. Se preveía que el sistema del tranvía funcione desde mayo del 2017.

A inicios de diciembre, el Consorcio pidió otra ampliación por 480 días más, que fue negada por las autoridades municipales, por recomendación de los informes técnicos-económicos de Artelia, dijo el concejal Iván Granda.

A través de un comunicado, los representantes del Consorcio Cuatro Ríos expresaron el 18 de enero“que desean concluir de manera exitosa el proyecto, que la obra continúa y que siguen trabajando. No hemos abandonado el proyecto y seguimos en la ejecución de lo dispuesto en el contrato original”.

En el documento se admite los retrasos, pero argumentan que obedecen a la falta de tramitación de las órdenes de trabajo y las deudas que mantiene el Municipio. Según ellos, la última planilla fue cancelada en septiembre del 2016. “Tampoco somos responsables de la falta de planos, expropiación de terrenos y cambios en el diseño original”, señaló en el comunicado.

Pero, según Troski Narváez, administrador del contrato del Consorcio por parte del Municipio, hasta el momento han cancelado USD 42,8 millones y un anticipo por USD 21,6 millones. “Las planillas de octubre y noviembre, por alrededor de USD 1,1 millones, se rechazaron porque no llegaron con la información respectiva y los correctivos de obras”.

Narváez agregó que desde el lunes 9 de enero la constructora retira las placas metálicas de pasos peatonales, vallas de protección, tuberías y otros elementos de las obras civiles.

“Si en 10 días laborables, como lo fija la Ley de Contratación Pública, no hay una respuesta, declararé terminado el contrato, se cobrarán las garantías y el Municipio dispondrá que se retomen los obras”, aseguró Cabrera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (4)