29 de agosto de 2017 00:00

El consorcio Cerec Holding anuncia plan de expansión

La planta de Ambev se encuentra ubicada en la vía a Daule. En la nómina se cuentan 174 trabajadores, según datos que maneja Cerec Holding. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La planta de Ambev se encuentra ubicada en la vía a Daule. En la nómina se cuentan 174 trabajadores, según datos que maneja Cerec Holding. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 3
Redacción Negocios

El consorcio Cerec Holding, el nuevo dueño de la planta Ambev Ecuador, es una compañía que se constituyó el 2 mayo del 2017, según los registros de la Superintendencia de Compañías.

El flamante consorcio, domiciliada en Quito, tiene un capital suscrito de USD 10 000 y su objeto social es la “compra, venta y tenencia de acciones, así como la participación en otras compañías dentro del Ecuador o en el exterior”.

El consorcio surgió con el objetivo específico de participar en el proceso de licitación para comprar Ambev Ecuador, luego de que la Superintendencia de Control de Poder del Mercado dispusiera en el 2016 la desinversión de la planta, que estaba en manos de la multinacional Ab InBev.

José Baum, presidente de Cerec Holding, explicó que el consorcio está conformado por empresas ecuatorianas de sectores como industria, comercio, bienes raíces, farmacéutico, entre otros.
“Nos enteramos del proceso de venta de Ambev a inicios de año”.

Baum añadió que una vez que la Superintendencia y Ambev hicieron público el proceso, los socios del grupo se animaron a participar. El t­rabajo de los inversionistas lleva cerca de siete meses.

“Vimos una oportunidad. Fue un proceso largo y difícil, compitiendo con empresas del exterior”. El holding, según Baum, fue seleccionado mediante un intenso proceso que tuvo el aval de la auditora internacional Mazars, de origen francés.

Los inversionistas tienen un plan de expansión. El objetivo es mantener y ampliar nuevas líneas dentro del mercado cervecero. Eso incluye la llegada de nuevas marcas, dijoBaum, aunque no precisó nombres.

Las cifras destinadas a la compra de la planta de Ambev se mantienen en reserva.

Sobre la nómina en la empresa, Baum aseguró que no solo se va a mantener sino que se ampliará el equipo con el fin de crecer. Hoy en día, según la información recibida por el holding, se cuentan 174 trabaja­dores en la planta y en otras áreas, a escala nacional.

David Pozo, asesor económico de la Superintendencia de Control del Poder de Mercado, explicó que en el análisis técnico realizado por la Intendencia de Concentraciones, se evaluaron seis factores para aprobar la compra: capacidad financiera; experiencia en mercados cerveceros; plan estratégico para el desarrollo de nuevas marcas; experiencia de negocios; experiencia en canales de distribución y plan estratégico del futuro negocio.

Cada factor tenía un peso en la evaluación final. Pozo aclaró que de haber falencia en alguna de las variables, esta podía verse compensada por otra.

Cerec Holding obtuvo la puntuación más alta entre todos los oferentes, a pesar de que no contaba con experiencia en el negocio cervecero.

Adicionalmente, añadió Pozo, el consorcio presentó un plan estratégico que incluía la contratación de asesores nacionales e internacionales en el negocio de cervecería. “Las firmas que integran el consorcio son de capital nacional y, en promedio, cuentan con una trayectoria de 35 años”, indicó Pozo. Sus ventas combinadas en el 2016 sumaron cerca de USD 400 millones.

La venta de la planta de Ambev tiene como antecedente la fusión de las multinacionales Ambev y SabMiller (Cervecería Nacional) que se concretó en julio del 2016.

Para ello, la Superintendencia de Control del Poder de Mercado puso previamente 11 condiciones, con el fin de precautelar la libre competencia, el régimen de precios y evitar un monopolio en el mercado de la cervecería en Ecuador.

Algunas de estas condiciones fueron: la desinversión total de la planta de producción, canales de distribución de la compañía Ambev y otros activos; la venta de marcas Zenda, Biela y Maltín por parte de Ambev y de Dorada por parte de Cervecería Nacional.

Además, se dispuso un límite de inversión publicitaria en las marcas Pílsener, Club, Budweiser, Bud66 y Pony Malta y “la licencia de comercialización de la marca Brahma, hasta por 20 años”, explicó en un comunicado oficial la empresa Ambev.

Según la compañía, la negociación para la venta de la planta de Ambev se inició en febrero de este año, “fue un proceso público y participaron varios inversionistas, cuyo monto -por motivos empresariales y de la negociación- se mantiene en reserva”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)