21 de February de 2015 11:31

Tic Toc, el juguete más innovador

Paulina Ortiz se hizo acreedora del premio Citi Microemprendedor del año por su juguete Tic Toc. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Paulina Ortiz se hizo acreedora del premio Citi Microemprendedor del año por su juguete Tic Toc. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Pamela García

La premiación del Concurso Juguete Innovador 2015 se realizó el pasaso 19 de febrero, en el Hotel Hilton Colón de Quito. Al evento asistieron autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación.

En este certamen participaron cerca de 300 microempresarios, de los cuales fueron seleccionados 35 finalistas. Durante el concurso estos tuvieron la oportunidad de recibir capacitación en temas de mercadeo, identificación del mercado y propiedad intelectual. “Tuvimos la oportunidad de integrar la empresa privada con la academia y las necesidades de la sociedad”, señala Camilo Pinzón, presidente de AEI.

Cerca de USD 30 000 se entregaron en premios para cinco categorías: pre escolar educativo, escolar educativo, juguetes para no videntes, juguete innovador del año, juguete para capacidades especiales y el reconocimiento Citi Microemprendedor del Año.

El juguete ganador de la noche fue Tic Toc en la categoría Citi Microemprendedor del Año y juguete innovador del año. Este emprendimiento de Paulina Ortiz permite a niños con dislexia aprender a leer la hora de manera interactiva, utilizando técnicas como el método Davis, que permite desarrollar habilidades para percibir el entorno y facilitar el proceso creativo.

“Espero poder lanzar próximamente mi juguete al mercado con un precio de USD 25. Para mí, el diseño y la educación van de la mano”, dijo Ortiz.

En la categoría de capacidades diferentes fueron dos los ganadores: Tablero mágico para aprendizaje inicial del lenguaje de señas y SYM traje sensorial. Carlos Zambrano, creador de SYM, señala que su experiencia en el cuidado de niños con discapacidad le permitió buscar alternativas para mejorar su interacción con el entorno. Este proyecto consiste en un traje que ayuda a estimular la motricidad y el sentido del tacto.

En el grupo de pre escolar educativo el ganador fue Palabra Viva que ayuda a los niños aprender a leer. Juan Pablo Granda, uno de los creadores de este emprendimiento señala que su juguete une varias disciplinas como la pedagogía y la electrónica. Esto le permitió desarrollar un juguete que permite reproducir sonidos de acuerdo a las palabras que coloca en el tablero y así los niños pueden asociar el sonido con la palabra.

El juguete para no videntes ganador fue Zoboom. Este consiste en un juego de bolos para niños con discapacidad visual que les permite identificar su lugar en el espacio. Uno de los objetivos principales de este juguete fue la inclusión ya que permite que otros niños puedan integrarse y participar en el juego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)