6 de febrero del 2015 00:00

Las comunidades indígenas Awa demandan vías de acceso

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ricardo Cabezas. Redactor
ricardo.cabezas@elcomercio.com
(F-Contenido Intercultural)

La falta de carreteras afecta a los pobladores awa que viven en Carchi, Imbabura y Esmeraldas. Doce de las 22 comunidades no cuentan con vías carrozables, por lo que los pobladores deben hacer largas caminatas por trochas, para ingresar o salir de sus sectores.

El martes último, a Marcelo Nastacuaz, nativo de San Marcos, en el noroccidente del Carchi, junto a su esposa y dos hijos, les tomó seis horas recorrer a pie desde ese sitio hasta el poblado de Angostura. Hasta este lugar llega la carretera.

Algo parecido sucede con los descendientes awa que habitan en comunas El Pailón, La Guaña, Guaré, Gualpi Bajo, Tarabita, Gualpi Alto, La Tronquería, Isphi, Gualpi Medio, Ojalá, Zavaler y Río Tigre, que son vecinas a Angostura.

En Río Tigre, Eli Pascal señala que hay varias rutas para salir hacia Tulcán o Esmeraldas, desde esos poblados indígenas. Sin embargo, comenta que hay tramos como el Angostura-La Tarabita, por donde se caminan hasta dos días.

Julia Taicus, esposa de Nastacuaz, carga durante el trayecto en su espalda a su hijo de un año y medio. La mujer cruza con habilidad tres puentes colgantes de madera y cables de acero, que están instalados sobre los correntosos ríos El Pailón, Blanco y La Guaña.

En Angostura, la familia Nastacuaz sube a un bus de servicio público para ir a la parroquia de Chical y comprar arroz, fideos, aceite, sal, atún...

Cada 15 días, los cuatro integrantes de esa familia deben repetir este periplo, cuyo camino está rodeado de peñascos y bañado por los tres afluentes.

José Pai, vocal de la Junta Parroquial de Chical, asegura que el Gobierno les ofreció abrir el camino hasta El Pailón, pero aún no se concreta.

Omar Chamorro, director del Ministerio de Transporte y Obras Públicas en Carchi, indica que los trabajos se retrasaron, porque la vía alterna Chical-El Carmen, que conecta a Carchi con Imbabura, fue declarada en emergencia, en octubre último. “Eso obligó a trasladar la mayor parte de la maquinaria a esa vía”.

Sin embargo, Pai indicó que alistan un video y un documento para demostrar este incumplimiento ante las autoridades del Gobierno central.

El próximo domingo, en San Marcos se reunirán los dirigentes de las 22 localidades awa, para tomar resoluciones.

En la última asamblea de los Pueblos Awa, efectuada en Gualpi Medio, el mes pasado, se resolvió impulsar la vialidad.

Alfonso Pai, presidente de la Federación Awa, advierte que harán gestiones para exigir la apertura de vías en este territorio, que tiene 101 000 hectáreas.

Nilo Ortiz, presidente de la Junta Parroquial de Chical, explica que apenas cuentan con 57 kilómetros de vías carrozables, mientras hay 168 kilómetros de caminos de herradura, picas, chaquiñanes y senderos. “Para ir de Angostura a Isphi, o viceversa, se debe recorrer 49 kilómetros. Esto demanda de 20 horas de caminata.”.

Otro de los requerimientos de la etnia es la construcción de una arteria que integre a la parroquia de Tobar Donoso, en el límite con Esmeraldas.

Los pobladores de esa zona solo pueden ingresar a través de helicópteros o lanchas. Este último es un servicio que se ofrece desde Esmeraldas o Ricaurte (Colombia).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)