19 de January de 2015 20:25

Una comuna shuar se ancla en la gastronomía

Collares shuar

Lorena Chamba (izq.) compró los collares y aretes de plumas a Isabel Acacho (der.) Foto: Lilia Arias / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 4
Contento 5
Lilia Arias
(F-Contenido Intercultural)

Chai Winiajai, que significa bienvenidos, es la frase que colocaron los shuar en sus viviendas ubicadas en la comunidad shuar de Martín Ujukam, en Zamora Chinchipe. Los turistas nacionales disfrutan de la gastronomía indígena, principalmente de los ayampacos, un plato similar al tamal.

Los visitantes comparten con cada familia la preparación de los platos típicos. Se estima que más de la mitad de los habitantes de esta comunidad desciende de los shuar y, en la actualidad, quiere mantener las tradiciones gastronómicas y artesanales de su pueblo.

Isabel Acacho es shuar y vive en la comunidad desde que fue creada hace 40 años. Ella es maestra bilingüe y cumple sus funciones en una comunidad del cantón Yacuambi, perteneciente a Zamora Chinchipe.

Para Acacho, de 65 años, el interés de sus descendientes le alegra, por eso transmite a sus nueras y nietas los secretos del arte gastronómico shuar.

Además, les enseña a tejer artesanías con plumas, semillas de montaña, madera y fibras naturales. Estos objetos son vendidos en las viviendas a los turistas que los visitan, principalmente los fines de semana.

La comunidad Martín Ujukam está ubicada a cinco minutos de Zamora, la capital provincial. Es la población shuar más cercana a los centros poblados de los colonos.

Allí viven 88 familias que dieron apertura para que los colonos conozcan de sus tradiciones ancestrales. La mayoría es descendiente del guerrero shuar Martín Ujukam, quien lideró las luchas para que su pueblo no sea desplazado de su territorio.

La idea de promocionarse turísticamente surgió hace dos años, con el apoyo del Gobierno Provincial de Zamora Chinchipe y la organización alemana. Lograron capacitar a parte de la población para ofrecer turismo comunitario.

Desde febrero del año pasado se registran visitas masivas, sobre todo en Carnaval, porque la comunidad está junto al río Jambue, que es uno de los atractivos de la provincia.

La convivencia en esta comunidad es agradable. Entre semana la cancha deportiva y las calles lucen vacías, hay poca gente transitando porque la mayoría trabaja en la ciudad de Zamora.

Sin embargo, los fines de semana la situación cambia.
Hay actividades deportivas y, en algunas ocasiones, danzas shuar. En cada casa se prenden las cocinas con carbón para preparar los ayampacos, que los ofrecen de pollo, tilapia, corroncho (pez de agua dulce)…

Inés Iza llegó desde Chimborazo y vive desde hace 14 años en Martín Ujukam. Ella es mestiza y está casada con Rodrigo Acacho, quien es uno de los descendientes shuar.

Según Iza, cuando recién llegó las cosas fueron complicadas, pero con la ayuda de su esposo y su suegra se adaptó a las costumbres y se siente parte de esta comunidad.

Ella prepara varios platos típicos cuyo ingrediente principal es la tilapia, que es sazonada con especies naturales, propias de la Amazonía. “A mi casa llegan para consumir la tilapia asada y el ayampaco... A veces la gente me llama para reservar”, cuenta Iza.

Cuando un turista desea probar un caldo de corroncho, ella inmediatamente va donde su vecina para pedir ese plato y ofrecerle a su cliente. La especialista en esa sopa es Cecilia Acacho, quien consigue ese pez en el río Jambue.

Según Segundo Andrango, presidente de la comunidad, ha sido un reto que los habitantes del caserío compartan su cultura con otras personas y rescaten sus tradiciones, que en algunos casos se ha perdido por la colonización.

Andrango no es shuar, pero quiere que los descendientes de este pueblo originario se sientan orgullosos de mantener su pasado. Su otro objetivo es promocionarse y beneficiarse económicamente con la visita de turistas.

Andrango es respetuoso de las costumbres, por eso la vestimenta shuar solo es usada por los indígenas en fiestas especiales y los colonos danzan con el permiso de los aborígenes.

Ahora, la comunidad trabaja en la promoción para que en el feriado de Carnaval lleguen masivamente visitantes. Para ello, las familias alistan una agenda de festividades. Entre las actividades más destacadas están los juegos ancestrales como bailar el trompo de semillas, tira jebe (payca)…

Asimismo, organizan fogatas con presentaciones musicales e invitan a artistas nacionales para que se presenten en la orilla del río Jambue, donde previamente realizan trabajos de adecentamiento.

En contexto

Las fiestas de aniversario de Martín de Ujukam se celebran en marzo. El objetivo de esta comunidad, descendiente de los shuar, es hacer del turismo comunitario una oportunidad de ingresos económicos para las familias de escasos recursos económicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (4)