2 de September de 2014 00:05

Competencias sobre alza de pasajes, sin claridad

Choferes Carondelet

Los representantes de los gremios se reunieron ayer en la Plaza de la Independencia antes de ingresar a Carondelet. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Política (I) 
politica@elcomercio.com

El tema central fueron las tarifas del transporte y el plato fuerte el mejor hornado del país. El presidente Rafael Correa invitó ayer, 1 de septiembre, a los representantes de los transportistas a un almuerzo en Carondelet. La lista de comensales era extensa, alrededor de 130 dirigentes gremiales, ministros, el vicepresidente Jorge Glas, y las 11 finalistas del Mundial de Hornado.

Los dirigentes de los conductores de taxis, camionetas, tráileres, buses urbanos e interprovinciales llegaron alrededor de las 13:00 con su invitación en mano. Y tras certificar su identidad ingresaron al Palacio. La reunión duró unas dos horas. Los transportistas urbanos, liderados por Fabricio Vivanco, insistieron en tratar el incremento de pasajes con los municipios.

Para Carondelet quedó claro el tema de las competencias del tránsito urbano: los cabildos que hayan asumido esa responsabilidad deberán hacerse cargo de las tarifas. La ministra de Transporte, Paola Carvajal, puso énfasis en la capital: “la decisión es absoluta del Municipio de Quito y ojalá no la evada”.

Pero el panorama se presenta complejo para los conductores de los 25 municipios que hasta la semana pasada han asumido las competencias del tránsito porque pierden el subsidio estatal. “El Gobierno nos retira esa compensación, entonces, es lógico que tengamos una afectación económica. Por eso hemos venido a hablar con el Presidente”, dijo Vivanco.

El único acuerdo con el Ejecutivo fue volverse a reunir para analizar los pormenores de cada modalidad de transporte. Por ejemplo, habrá un taller con los choferes interprovinciales la próxima semana. Y Carvajal ofreció ayuda técnica por parte del Ministerio.

Los choferes urbanos insistirán en tratar el tema con los cabildos. Según Vivanco enviaron una propuesta a los alcaldes de Quito y Cuenca. “Ellos tienen que resolvernos el problema de las tarifas”, advirtió. De momento, el Municipio de Quito está evaluando la propuesta, para dar paso al diálogo.

El concejal Eduardo del Pozo, miembro de la Comisión de Movilidad, informó que el organismo sesionará mañana para conocer el tema, por lo que no hay una posición clara todavía. Y aunque, a su forma de ver, las tarifas le competen a la Alcaldía, explicó que el tema no es tan sencillo como parece.

Del Pozo afirmó que revisarán la petición de los transportistas. Pero sostuvo que las negociaciones con el Gobierno central eran de otra categoría porque incluían subsidios y exenciones tributarias. Esos apoyos no pueden ser mantenidos ni ofertados por las alcaldías. Por eso pidió que el Ejecutivo sea claro sobre si va a mantener su aporte a los gremios y tampoco evada el tema.

Los choferes están conscientes que los municipios no tienen la misma capacidad económica del Estado. Sin embargo, Vivanco indicó que sería posible una negociación para definir montos. La propuesta inicial para el costo del pasaje urbano en Quito es de 42 centavos. Con ello se cubriría la ausencia de las facilidades que les otorga el Gobierno.

Los transportistas recorrerán todos los cantones que tienen las competencias del tránsito. La ministra Carvajal no pudo confirmar cuántos son, pero afirmó que todas las semanas el Gobierno continúa traspasando esa responsabilidad a nuevos municipios.

Los comensales abandonaron el Palacio de buen ánimo. Pese a que no hubo acuerdos definitivos, el almuerzo sirvió para que el sector plantee sus inquietudes al Ejecutivo.

En el caso de los transportistas interprovinciales deberán presentar también un estudio técnico, con su propuesta de elevar los pasajes. El compromiso del presidente Rafael Correa fue evaluar la situación. En el tema trabajarán además los ministerios de Transporte y de Industrias.

Para los taxistas el panorama tampoco quedó claro, más aún cuando la federación nacional no tiene un presidente electo.

Según Fernando Vélez, representante de los taxistas ejecutivos, su propuesta es que ambos servicios, el formal y el ejecutivo, igualen tarifas. Solicitarán un alza de la carrera mínima a USD 1,50 y que el taxímetro arranque en 60 centavos.

Todos los dirigentes -incluido Alberto Arias, presidente de la federación nacional y miembro de la Asamblea Nacional por el oficialismo-, dijeron que esperarán a los resultados de las siguientes reuniones.

En contexto

Ley Orgánica de Tránsito y el Cootad se refieren por igual a las competencias de tránsito y se contradicen. La primera las adjudica a la Agencia Nacional de Regulación y Control; el segundo tiene un artículo específico que las otorga a los distritos metropolitanos

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)