14 de diciembre de 2015 10:02

El tema comercial marca el gabinete binacional

Textiservi exporta a Colombia. Sus ventas se han reducido un 50% entre 2014 y 2015. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Textiservi exporta a Colombia. Sus ventas se han reducido un 50% entre 2014 y 2015. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carolina Enríquez

Cuatro temas en la relación comercial entre Ecuador y Colombia preocupan a los empresarios nacionales. Su aspiración es que los presidentes de los dos países los traten en el IV Gabinete Binacional Colombia-Ecuador que se cumplirá mañana en Cali.

Aunque no se han detallado los temas a tratar en la ciudad colombiana, los gabinetes anteriores abordaron seis ejes: seguridad y defensa; infraestructura y conectividad; asuntos ambientales; temas sociales y culturales; asuntos fronterizos y temas comerciales.

Este último aspecto es clave para el Ecuador, por las complicaciones económicas que ha enfrentado en este año. La mayor preocupación es la depreciación del peso colombiano.

Las exportaciones nacionales a Colombia se han afectado. Según el Banco Central del Ecuador, entre enero octubre cayeron un 30% frente al mismo período del 2014.

Los productos nacionales se volvieron más caros en Colombia -con un dólar fuerte- y perdieron competitividad.

Los exportadores han sentido el peso de esta situación. Carlos Ribadeneira, exportador de hilados a Colombia, dijo que sus ventas bajaron 50% entre este y el año pasado. “Lo que fabricamos en Ecuador se ha vuelto difícil vender fuera del país. En el año 2016, como están las cosas, posiblemente deje de exportar a Colombia”.

Ribadeneira también cuenta con una distribuidora de textiles en Colombia que solo vende al contado y que tiene cuentas por cobrar. El problema, comenta, es que al recibir pesos y transformarlos a dólares se pierde valor.

La depreciación también ha impactado a Henry Yandún, gerente de Kubiec. Él explicó que los pedidos de productos de acero que exporta bajaron a la tercera parte. “El año pasado enviábamos unos USD 500 000 mensuales. Ahora vendemos USD 150 000. Colombia representa el 50% del mercado de nuestras exportaciones”.

Según Yandún, los productos de acero colombianos también usan materia prima importada y no son tan baratos como cualquier artículo que se haga enteramente en ese país. Así que en cuanto a precios la variación de los ítems colombianos con los nacionales no es tan alta.

Frente a este escenario de depreciación del peso, Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), considera que en la cita de mañana se debe analizar “un mecanismo de ajuste automático en el que las partes estén de acuerdo (...). Una devaluación del 60%, como la que hizo Colombia, genera problema a las exportaciones”.

También considera urgente que mañana se defina que Colombia acepte la adhesión del país al acuerdo multipartes con la Unión Europea (UE).

Tanto ese país como Perú deben dar su aval para la firma del protocolo de adhesión. Con ese pasó, será posible aprobar el convenio por parte de los parlamentos de la UE y Ecuador. Así, el instrumento entrará en vigencia en enero del 2017.

El pasado viernes el presidente Rafael Correa indicó que el mayor problema para concretar el acuerdo han sido Colombia y Perú. “Se han opuesto a la ratificación (…) hablaremos (en el Gabinete Binacional) con mucha franqueza de esto, ¿Qué está pasando? Dicen que el problema son las salvaguardias. Ellos nos devalúan”.

Una demora en el proceso podría llevar a que el convenio con la UE no entre en vigencia en enero del 2017, que Ecuador se quede sin las preferencias arancelarias con Europa y que los productos nacionales tengan que pagar aranceles. En un año sin beneficios, el impacto sería de USD 450 millones, según cálculos de Fedexpor.

Colombia no se ha pronunciado públicamente sobre este tema, hasta el momento.

Sí lo han hecho las autoridades de Ipiales sobre la avalancha de ecuatorianos que llegan a los departamentos del sur de ese país para comprar, aprovechando el peso devaluado. Han destacado los beneficios económicos de la situación.

El impacto, sin embargo, ha sido para los empresarios ecuatorianos. Olga Reascos, vocera de los comerciantes ­mayoristas y minoristas de Carchi, indicó que pese a las salvaguardias aplicadas, los ecuatorianos siguen comprando en cantidades en Ipiales.

Además, los carchenses siguen afectados por el contrabando, de ahí que piden que en el Gabinete se trate este tema. También solicitan que se analice la posibilidad de que los colombianos cuenten con un documento para que ingresen con facilidad sus compras en el país. “Colombia no tiene el certificado aduanero simplificado. Es necesario que se homologue. Así, la mercadería nacional que aún es atractiva para los colombianos pasaría sin problemas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)