12 de julio de 2017 00:00

Comerciantes de licor piden más plazo para colocar sello tributario

xavier caivinagua  para el comercio Una percha con licores en la cooperativa de consumo de la Universidad de Cuenca.

Una percha con licores en la cooperativa de consumo de la Universidad de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Carolina Enríquez
 Giovanni Astudillo 

Entre los comerciantes de licores nacionales hay preocupación de­bido a que todavía cuentan con botellas sin la etiqueta del Sistema de Marcación y Rastreo (Simar).

Desde el martes 11 de julio del 2017, las bebidas alcohólicas nacionales, incluyendo cervezas industriales y artesanales, más los cigarrillos que se muestran en las perchas deben contar con el sello de seguridad solicitado por el Servicio de Rentas Internas (SRI).

Cada etiqueta posee un código QR con información sobre el origen, fabricante, fecha de registro, etc., de los productos. La entidad de control y recaudación obtiene los datos mediante dispositivos de lectura especiales.

Con esto, el SRI tendrá información exacta sobre la producción, mejorará sus recaudaciones y evitará el ingreso de producto de contrabando. Mientras que la ciudadanía conocerá de primera mano si un licor es adulterado o si entró ilegalmente al país.

Esto se puede realizar a través de la aplicación SRI Simar, disponible para los sistemas operativos de telefonía celular Android e iOS. La información la dio a conocer ayer el coordinador del proyecto Simar, Santiago Trujillo.

Hace seis meses, el SRI notificó a los productores de licores y cigarrillos que debían iniciar la colocación de las etiquetas. En ese lapso, los negocios todavía podían comercializar productos sin sello.

Desde el martes, sin embargo, ya no se pueden vender licores y cajetillas en esas condiciones. Pero en diferentes negocios todavía se tiene ‘stock’ que no cumple con este requisito de la autoridad tributaria.

En la distribuidora Edca Company, por ejemplo, solo la mitad de los licores nacionales que comercializa tienen la etiqueta. El 60% de sus productos son fabricados localmente y el resto es importado.

Eddy Castillo, presidente de la Federación Nacional de Distribuidores de Licores y Expendedores de Bebidas Alcohólicas, señaló que el mismo problema afrontan subdistribuidores, pequeños comerciantes, bares, discotecas, restaurantes y hoteles.

El empresario indicó que estos negocios tienen productos de todas las marcas de licores. Son bebidas alcohólicas respaldadas con facturas de compra, “entonces es ilegal que se pretenda incautar o decomisar el producto”.

El SRI retirará e incautará, durante los controles, las botellas no marcadas. Por ello, los comerciantes dicen que lo único que pueden hacer ahora es embodegar el producto sin la marcación.
En otros establecimientos, en cambio, se devolvieron los licores a los productores, para que añadan el sello.

Corporación La Favorita indicó que el 30 de junio retiró todas las botellas sin la etiqueta Simar. La empresa está devolviendo a los proveedores “un volumen significativo de botellas, lo cual implica un gasto logístico fuerte tanto para nosotros como para nuestros socios comerciales”.

Castillo dijo que el lunes solicitó al SRI que extienda el plazo hasta el 31 de diciembre, para que los comerciantes puedan vender los licores sin el timbre.

Guillermo Belmonte, subdirector del SRI, señaló que el sector tuvo seis meses para devolver las botellas al productor para que este etiquetara los envases.

Ahora tienen la posibilidad de hacerlo y poner el licor en la percha una vez que tenga el timbre. Los comerciantes pidieron que se inspeccionaran las fábricas para controlar el cumplimiento de la medida. El SRI ya se encarga.

Según el presidente de la Asociación de Industriales Licoreros del Ecuador, Gustavo Landívar, las nueve empresas que la conforman, que representan el 65% del mercado nacional, ya cumplieron con el proceso de colocación.

En las plantas de esta asociación funcionan las máquinas para colocar los timbres. Al principio, dijo Landívar, se señaló que los empresarios debían cancelar USD 0,03 por botella, pero luego el SRI dijo que asumirá el costo.

En contexto

Desde que se implementó el proyecto Simar, el SRI ha detectado un incremento en la recaudación del ICE que se grava a estos productos. Al año se prevé marcar 1 200 millones de productos, entre cerveza, licores en general y cigarrillos locales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)