26 de junio de 2015 13:10

Colombia, protagonista en la creación de la ONU hace 70 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diario El Tiempo de Colombia
Holman Rodríguez
Logo GDA

Cuando todavía se libraban algunos combates de la Segunda Guerra Mundial, 50 Estados, entre ellos Colombia, se reunieron el 26 de junio de 1945 en San Francisco (Estados Unidos) para suscribir la carta que posteriormente le dio vida a la Organización de Naciones Unidas (ONU), nombre que fue propuesto por Franklin Delano Roosevelt, quien había entregado la presidencia estadounidense meses atrás.

El organismo buscaba ser más ambicioso que la Sociedad de Naciones o Liga de las Naciones, creada por el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919, tras el fin de la Primera Guerra Mundial y que fue concebido con el objetivo de mantener la paz y la seguridad dentro de la justicia.

Los objetivos

Así, lo que pocos meses después del encuentro de San Francisco se constituiría como la ONU, que hoy es, detrás de la FIFA (209), la mayor organización internacional existente con 193 estados miembros, fue concebido como una especie de asociación de gobierno global que facilita la cooperación en asuntos como el Derecho internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y la defensa de los derechos humanos.

Para la conferencia de San Francisco y a instancias del entonces presidente Alfonso López Pumarejo, la delegación colombiana viajó a Estados Unidos encabezada por Alberto Lleras Camargo, quien la presidió; Eduardo Zuleta Ángel, Silvio Villegas, Jesús María Yepes y Alberto González Fernández, quienes tuvieron el privilegio de ser firmantes de dicho documento histórico.

En diálogo con EL TIEMPO, el abogado internacionalista Enrique Gaviria Liévano dijo que el papel de la delegación colombiana en la fundación de la ONU “fue fundamental, más allá de firmar la carta constitutiva, pues, en el caso de Lleras Camargo, él fue el mayor promotor de uno de los conceptos más importantes de la Carta de las Naciones Unidas: Pacta sunt servanda, que es una locución latina, que se traduce como ‘lo pactado obliga’ y expresa que toda convención debe ser fielmente cumplida por las partes de acuerdo con lo pactado y cuando se suscribe de buena fe”.

Gaviria Liévano, quien entre 1976 y 1977 fue presidente de la Comisión Sexta de la Asamblea General, encargada de asuntos jurídicos, dijo que la ONU ha jugado un papel fundamental, “especialmente con organismos especializados como la FAO -que dirige las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre-, la Organización Mundial de la Salud o la Organización Mundial de las Telecomunicaciones”. Sin embargo, también destaca el hecho de que la ONU ha tenido problemas en relación con la seguridad y la paz, así como el derecho a veto, que se abrogaron los cinco miembros permanentes en el Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Francia, Rusia, China y Reino Unido).

Gaviria considera que, con el derecho a veto, en muchos casos se han tomado decisiones por los intereses de las potencias en el conflicto.

Los destacados

En las siete décadas de la historia de la ONU, Gaviria recuerda que varios colombianos ocuparon posiciones destacadas en diferentes comités, comisiones, organismos y tribunales, pero en 1978 el abogado e historiador Indalecio Liévano Aguirre fue nombrado presidente de la Asamblea General, que ocupa un lugar central como principal órgano deliberativo, de formulación de políticas y representativo de la ONU.

Sin embargo, se considera que el economista colombiano José Antonio Ocampo Gaviria, quien en agosto del 2003 fue designado por el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, como secretario general adjunto para Asuntos Económicos y Sociales, ha sido el colombiano con la más alta posición en la historia de las Naciones Unidas. Ocupó este cargo hasta mediados del 2007.

Posteriormente, en el 2012, Ocampo perdió en la votación para convertirse en el presidente del Banco Mundial.

Dos abogados nacionales llegan a órganos de Derechos Humanos

Los abogados colombianos María Clara Galvis y Pastor Elías Murillo fueron nombrados miembros de las comisiones contra la desaparición forzada y contra la discriminación racial, respectivamente. Estos organismos de las Naciones Unidas tienen sede en Ginebra (Suiza) y buscan llamar la atención de los gobiernos para que promuevan los derechos humanos de la población.

Galvis fue magistrada auxiliar del Consejo de Estado. Por más de 20 años ha trabajado en áreas del derecho internacional público, derecho internacional de los derechos humanos y derecho constitucional, y además tiene experiencia en derecho interamericano en entidades y universidades de Colombia y Estados Unidos.

De acuerdo con la embajadora de Colombia en la Organización de Naciones Unidas, María Emma Mejía, “es la primera vez que el país proponía un candidato para el Comité contra la desaparición forzada, organismo en el que trabajan 10 expertos que sesionan tres veces al año” en Suiza. Por su parte, Pastor Elías Murillo es la tercera oportunidad que integra el Comité contra la discriminación racial, organismo que sesiona tres veces al año y que, según la embajadora colombiana, “vigila el cumplimiento de la Convención sobre el tema y hace relatoría de los Estados que se acogen para su examen”.

Relatoría a un país

Según la diplomática colombiana, a Murillo en algún momento le asignarán a su cargo cierto país y hará un trabajo de relatoría que se lo presentará a los Estados a manera de recomendación y, por eso, no tiene una facultad judicial vinculante.

Murillo es chocoano, líder de la población afrodescendiente y además asesora al Viceministerio del Interior en los temas afro.

El jurista colombiano hace pocas semanas terminó de realizar una campaña contra el racismo en el país y además redactó el proyecto de resolución para la declaración de la década de los africano descendientes, que se celebrará hasta el 2024. Según la embajadora Mejía, “al candidatizar a estos juristas colombianos en estos dos comités, Colombia quiere fortalecer su compromiso con la defensa y el respeto de los derechos humanos”.

La llegada de los expertos juristas a estos entes de las Naciones Unidas se suma a la presencia de los juristas colombianos Rodrigo Uprimny, en el Comité de las Naciones Unidas sobre derechos económicos, sociales y culturales, así como las de Humberto Sierra Porto y Enrique Gil Botero, en la Corte Interamericana y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)