27 de abril de 2015 11:39

El drama de 23 familias colombianas, tras el terremoto en Nepal

El ingeniero Miguel Ángel Camelo fue uno de los primeros colombianos que se confirmaron vivos tras el desastre en Nepal. Foto: Facebook

El ingeniero Miguel Ángel Camelo fue uno de los primeros colombianos que se confirmaron vivos tras el desastre en Nepal. Foto: Facebook

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Diario El Tiempo de Colombia
Logo GDA

Tras la noticia del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que devastó gran parte del territorio de Nepal, se comenzó a saber de la presencia de colombianos en el país asiático.

Los familiares, en su búsqueda angustiosa de noticias, comenzaron a contactar a la Cancillería colombiana que, de inmediato, armó todo un plan a través del consulado en Nueva Delhi (India), y del consulado honorario en Katmandú, la capital nepalí.

Este lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que solo falta un connacional por ubicar. Los demás colombianos reportaron encontrarse en perfectas condiciones de salud.

Los que aparecieron

Miguel Ángel Camelo Rosas, de 26 años, fue el primero de los que se conoció que estaba en el pequeño país asiático en el momento del grave movimiento telúrico que supera los 3.200 muertos.

Su familia ya recibió noticias de él y ahora esperan su regreso a Colombia.

Janneth Rosas, madre del ingeniero y montañista, señaló a EL TIEMPO que casi 24 horas después de conocerse sobre la tragedia supo de él. “Sabemos que está junto a otros ingenieros en una carpa, cerca del sitio donde hacía deporte”, señaló.

La mujer agregó que él se comunicó con su novia, que vive en EE. UU., en la madrugada de este domingo desde los alrededores de Katmandú, y le dijo que le ayudara con la copia de sus papeles, ya que en el momento del terremoto no los portaba porque se encontraba haciendo deporte. Camelo Rosas llegó a Nepal hace nueve días y este domingo empezaba a trabajar en la construcción de un acueducto para una comunidad de ese país.
Otros colombianos de los que ya se sabe que están bien son Paula Rodríguez, Lina Grisales, Pablo García, Miguel Ángel Prada Silva y Miguel de Jesús Mejía Bedoya.

La cadena radial RCN informó que Rodríguez se encuentra en la sede de la embajada estadounidense en Katmandú; Grisales y García están en Pokhara (la segunda ciudad más importante del país) y Prada Silva se encuentra a salvo en Bajo Pisang, una zona rural en el norte nepalí.

“Estábamos en un cultivo y pasó un ciclista colombiano (Camelo Rosas). También nos ayuda mucho María Paula, de la Unicef, ella hace poco se pasó a vivir en Katmandú”, contó este lunes Pablo García en ‘La W Radio’.

“Dejé los pasaportes en el hotel, pensando que iban a estar bien. Cuando regresamos había solo dos personas cuidándolo. Pudimos recuperar los papeles, que era lo más importante”, agregó.

Miguel de Jesús Mejía Bedoya, profesor de Arte Dramático en la Universidad Autónoma del Caribe de Barranquilla, le contó a su esposa, Gabriela Vélez, que no sintió pánico al momento del sismo, gracias al curso de meditación vipassana al que estaba asistiendo en una zona rural de Katmandú.

La esposa del profesor explicó a RCN Radio que él actualmente está en Pokhara, donde hay calma. También le contó que apenas se enteró de los estragos en Katmandú y le pareció increíble el desastre.

“Vine a enterarme del impacto del sismo el sábado en la noche, porque el curso en el que estaba consistía en diez días de retiro, sin influencias del mundo exterior”, dijo el mismo Mejía Bedoya a la emisora.

Mejía también habló con ‘La W’ y dijo que se encuentra a salvo. Contó que viajó a Nepal el pasado 3 de marzo.

Una pasantía que es requisito para culminar una maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo y un curso de budismo es lo que se encuentra haciendo Bedoya en Nepal.

Colombiana no se va de Nepal por ayudar en tragedia
María Paula Reinbold es una antropóloga colombiana que trabaja con la Unicef en Nepal y que, tras la tragedia causada por el devastador terremoto, decidió quedarse en el país para ayudar a los miles de damnificados.

“Yo vine a este país por una misión específica, creo que ahora con esto tiene mucha más relevancia en mi trabajo. Yo trabajo para Unicef con temas relacionados con niños y niñas muy chiquititos y creo que es determinante que yo siga y apoye, no solamente a lo que vine a hacer en principio, sino ayudar en la emergencia”, indicó en declaraciones a radio Caracol.

Reinbold es egresada de la Universidad Nacional y trabajó con el ICBF.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)