29 de diciembre de 2015 00:00

El Régimen comercializó 4 500 cocinas chinas

Desde ayer se comercializan las cocinas de inducción chinas en el almacén de Orve Hogar de la NN.UU. y Amazonas. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Desde ayer se comercializan las cocinas de inducción chinas en el almacén de Orve Hogar de la NN.UU. y Amazonas. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 65
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 17
Alberto Araujo

En poco más de un mes y medio, el Gobierno ha logrado comercializar en todo el país alrededor de 4 500 cocinas de inducción importadas de China, a través de las empresas eléctricas de las principales ciudades.

La distribución de estos artefactos importados con un crédito del gigante asiático se ampliará ya que desde ayer comenzaron a venderse a través de dos cadenas de electrodomésticos de Quito.

El gerente del Programa de Cocinas de Inducción, Pablo Zambrano, presentó ayer los dos modelos de cocinas de inducción en los almacenes Orve Hogar y Japón ubicados en las avenidas NN.UU. y Amazonas, en el norte de Quito.

El primer modelo es una encimera de la marca Midea de cuatro focos (quemadores) a un costo de USD 200, mientras que el segundo modelo, con horno, cuesta USD 300. Los artefactos incluyen un juego de tres ollas con tapas y una sartén.

Ambos modelos también fueron presentados a principios de noviembre pasado en las oficinas de la Empresa Eléctrica Quito (EEQ) y desde esa fecha han sido exclusivamente comercializados por las empresas públicas de distribución de electricidad del país.

Pero a partir de esta semana, las cadenas Orve Hogar, Japón, Concresa y almacenes Tía comercializarán los artefactos luego de firmar con el Régimen convenios para la venta.

Zambrano indicó que en las próximas semanas se busca firmar otros convenios para extender la comercialización de cocina chinas a otras cadenas.

El funcionario señaló que al momento las cadenas comerciales hacen los pedidos de los artefactos que permanecen en las bodegas manejadas por Correos del Ecuador.

Actualmente se mantiene un stock de unas 130 000 unidades importadas de China.

Las condiciones de financiamiento para los artefactos seguirán siendo las mismas hasta este jueves 31 de diciembre, dijo Zambrano. A partir del 1 de enero del 2016, el plazo máximo de pago diferido ya no será de seis años sino solo de tres.

Según datos de la gerencia de Cocinas de Inducción, hasta el 30 de noviembre pasado ya se habían vendido 250 000 cocinas de inducción nacionales e importadas desde que se inició el programa de reemplazo de cocinas de gas por cocinas eléctricas a mediados del 2014.

El 91% de las cocinas son nacionales y el 9% importadas.
La gerenta de Marketing de Orve Hogar, Ana Gabriela Palomeque, indicó que la entrega del producto en los locales del resto del país se dará esta semana y que el costo de entrega del artefacto en el domicilio del cliente es de USD 7.

En los almacenes de línea blanca de Guayaquil, las cocinas chinas aún no se comercializaban hasta ayer.

En los locales ubicados en la avenida 9 de Octubre, calle que concentra el mayor número de negocios de este tipo en el centro de la urbe, solo se ofertaban estufas de fabricación nacional, particularmente modelos de la firma Indurama.

En el local de Almacenes Japón, de la calles 9 de Octubre y Rumichaca, el Jefe de Ventas mencionó que esperaban que las cocinas lleguen desde esta semana, aunque no precisó la fecha de la comercialización en los tres locales de esta firma ubicados en este sector. Los modelos tampoco estaban disponibles en Orve Hogar ni Concresa. En el local principal de esta firma, los vendedores no sabían desde cuándo comenzaría la venta.
En el local principal de Almacenes Tía, ubicado en el centro de la urbe, tampoco estaban en exhibición estas estufas.

En el Puerto Principal los modelos de cocinas chinas encimeras y con horno se venden desde el pasado martes en la oficina principal de la Empresa Eléctrica de Guayaquil, ubicada en el norte. Guayas concentra el 33% de las ventas de cocinas de inducción.

El Gobierno aún mantiene una deuda de USD 34 millones con siete fabricantes nacionales de cocinas de inducción y unas 10 cadenas comerciales por los modelos que se han vendido a crédito.

Al respecto, Zambrano señaló que en estos días se firmará un convenio de dación de pago para entregar títulos del Banco Central por los valores de su deuda, para que con ellos puedan pagar impuestos al SRI.

En contexto

El Gobierno impulsa desde mediados del año pasado el programa de sustitución de 3,5 millones de cocinas de gas por cocinas eléctricas de inducción para disminuir el subsidio al combustible y aprovechar la oferta de energía de las nuevas centrales hidroeléctricas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (9)