29 de junio de 2014 19:38

Cocinas de inducción con 13% de partes locales

fotos: paúl rivas/ el comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 9
Sorprendido 12
Contento 0
Alberto Araujo.  Redactor
(I)

Para las 10:00 de hoy, el Ministerio de Industrias tiene previsto dar a conocer las firmas calificadas para fabricar las cocinas eléctricas de inducción de alta eficiencia. Esto dentro del programa de reemplazo de 3,5 millones de cocinas de gas que arrancará en agosto.

El Régimen ha promovido este proyecto desde el año pasado con el objetivo de reducir el subsidio al gas licuado de petróleo (GLP) o gas doméstico, que bordea los USD 700 millones anuales, y aprovechar la oferta de energía barata que producirán las nuevas centrales hidroeléctricas en el 2016.

La producción de cocinas arrancará con un componente nacional del 13% y se proyectan inversiones que bordean los USD 5 millones por cada empresa para el primer año, de acuerdo con tres firmas participantes en el proyecto.

El concurso para identificar las firmas que ingresarán en el programa como fabricantes arrancó en abril pasado.

Durante dos meses, las 12 compañías que se inscribieron presentaron las especificaciones técnicas de los modelos a ensamblar, indicaron su capacidad financiera y detallaron sus canales de distribución.

Finalmente, la semana pasada hicieron una prueba de sus prototipos junto con los fabricantes nacionales de ollas para estas cocinas, para ver el desempeño de los electrodomésticos y de los recipientes.

Para el funcionamiento de las cocinas eléctricas de inducción se requiere de ollas y sartenes ferromagnéticas (de acero o de hierro) especiales, ya que los artefactos usan un campo electromagnético para cocer los alimentos.

Las empresas calificadas podrán importar las partes y piezas de cocinas que no se producen en el país, sin aranceles, hasta noviembre próximo.

Además, el Gobierno financiará a los usuarios que deseen adquirir estos electrodomésticos y los utensilios, a un plazo de hasta tres años.

Ferromédica -industria dedicada a la manufactura de mobiliario médico de aluminio y acero que busca calificarse dentro del proceso- en un inicio producirá la caja de acero o carcasa y las patas que alojarán y sostendrán a la parte electrónica de la cocina de inducción.

Esta contiene las bobinas o quemadores y una tarjeta electrónica que aún no se producen en el país. También la firma elaborará los soportes de aluminio de la vitrocerámica y los cables del enchufe con componentes locales.

Estos componentes de aluminio y acero serán, además, tratados, pintados y ensamblados a la parte electrónica y a la vitrocerámica o placa de vidrio especial que será importada de Alemania y España.

El gerente de ventas de Ferromédica, Tommy Sánchez, indicó que para este proceso la empresa invertirá alrededor de USD 5 millones, pero que en un futuro planea aumentar el componente nacional de las cocinas de un 13 a un 60% o un 70% con la producción local de tarjetas electrónicas, entre otros componentes que, actualmente, llegan del exterior.

La dimensión de una cocina de inducción de cuatro quemadores o zonas de cocción de Ferromédica será de 52 centímetros de alto por 59 de ancho. Su peso es cercano a los 10 kilogramos (22 libras) y su costo bordeará los USD 300. Pero también se pondrán a la venta cocinas de dos quemadores que se cotizarán en 180.

Sánchez explica que saldrán modelos empotrables para mesones de cocina y otros modelos transportables con patas para ponerlos sobre una mesa o encima de una cocina de gas.

Ecasa, otra de las compañías que participa del proceso, invertirá USD 4 millones este año para el ensamblaje. El gerente de la firma, Mario Esteban Espinosa, indicó que se manufacturará la base de metal de las cocinas, las patas, el cableado interno y externo de la cocinas y, además, el enchufe, la caja de cartón y la espumaflex que protege el artefacto.

Actualmente se tiene un componente nacional del 12 al 13%, pero se espera subir al 80% en dos años.

Espinosa destaca que hasta noviembre podrán importar las partes y piezas sin aranceles. Pero a partir de esa fecha, se determinará un arancel de acuerdo con el componente nacional como un incentivo para que se produzca la mayor parte la cocina en el país.

Andrés Tapia, representante de Motsur -empresa que ensambla celulares, televisores y motos que también busca ensamblar cocinas de inducción- indicó que se invertirá USD 6 millones para el ensamblaje de los artefactos con el fin de producir de 20 000 a 30 000 cocinas mensuales de esta marca.

Se espera en un futuro determinar alianzas con protectores locales para desarrollar producción nacional de vitrocerámica o placas de vidrio, bobinas o quemador, tarjetas electrónicas que distribuyen la potencia en los quemadores, entre otros elementos.

En contexto

A partir del 2016, con la entrada de las nuevas centrales hidroeléctricas, el Gobierno anunció que retirará el subsidio al gas. Es decir, el cilindro pasará de USD 1,60 a cerca de 20. El cambio de cocina de gas a cocina de inducción es opcional para los usuarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (4)