2 de February de 2010 00:00

El CNE recibe críticas de los veedores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Política

Faltan siete días para que concluya la fase de impugnación a los 24 candidatos mejores puntuados del concurso para integrar  el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) y las críticas al proceso aumentan.

La inconformidad no solo proviene  de los candidatos que se sienten perjudicados con sus calificaciones globales.  Esta vez, son los  veedores ciudadanos,  que siguieron todo el  concurso a lo largo de cinco meses, quienes encuentran varias inconsistencias a lo largo del proceso.

Dos  impugnaciones
Hasta ayer,  en el CNE se presentaron dos impugnaciones. Una en contra de los tres ex vocales del Consejo transitorio que integran   la lista de  los mejores puntuados. La otra impugnación es contra Linda Vidal Nazareno. 
Los pedidos  en mención son  analizados por el departamento de Asesoría Jurídica del organismo electoral. Luego de su informe, el Pleno se pronunciará la próxima semana.

Amparo Cevallos es una de ellas. Dice que  la fase que más irregularidades presenta es la de calificación y recalificación. “El 7 de enero se cumplió el plazo para la entrega de calificaciones, pero en ese día no se presentaron los resultados. Se hicieron públicos a la mañana siguiente”.

Cevallos asegura que en  la sesión del 7 de enero,  que duró hasta  la 01:00 del día siguiente, se definió una lista con las calificaciones de los 347 aspirantes.  Pero, se la rectificó  en las  primeras horas de la jornada posterior.

Algo similar ocurrió en las  últimas horas  del proceso de recalificación, hace 10 días. El ajetreo en los pasillos del Consejo Nacional Electoral (CNE) duró   el fin de semana del 23 y 24 de enero,  previo a la entrega de la lista  definitiva. Se cotejaron los informes escritos con las calificaciones del sistema.

Walter Fernández, candidato al Consejo de Participación, asegura que se debería hacer una auditoría a todo el  sistema para ver si hubo o no alteraciones. “Encuentro discrecionalidad y subjetividad en la asignación de los puntos de méritos; confío en que el proceso haya sido transparente”.

Los encargados de calificar las carpetas, en primera instancia, fueron los delegados de los cinco consejeros del CNE. Pero, en  la etapa de recalificación, el análisis final de los expedientes volvió a los  vocales de este organismo.

Según cálculos de Omar Simon, titular del CNE, las carpetas fueron analizadas hasta 10 veces para  tener el listado de los mejores. De esta nómina provendrán  los 14 vocales del nuevo Cpccs (siete titulares y siete suplentes).

En cuanto a  los 124 pedidos de recalificación, el CNE aceptó la pertinencia de 76.  Entre ellos  a Hugo Arias, auspiciado por la organización Jubileo 2000, cercana al canciller Ricardo Patiño.

Arias  obtuvo  67 puntos en el análisis inicial de las carpetas. No  obstante,  ingresó entre los cinco mejores hombres con 85,50 puntos. “No se justifica cómo alguien puede haber aumentado 18,50 puntos”, reclama la veedora  Cevallos, quien entregó sus primeras observaciones a la Asamblea Nacional, hace dos semanas.

Con Cevallos coincide Édison Fierro, otro veedor. Según él, hay que investigar cómo un candidato, como es el caso de Arias, pudo subir tantos puntos. “Es incomprensible que pasen estas cosas si las personas que calificaron en primera instancia lo hicieron nuevamente en la recalificación”. Fierro acota que esta fase es la única de todo el proceso donde no ha habido absoluta transparencia.

José Trujillo, otro veedor, es más cauto. Para él,  los problemas del proceso obedecen a una descoordinación. Al momento de fijar  algunas sesiones del Pleno “nos cambiaron de horario y no podíamos ir”.  Pese a estos detalles, este veedor opina que  el concurso se  desarrolló  según la Constitución.

Christian Cruz, quien está dentro de los 12 postulantes hombres con mejor puntaje,  también se queja de la calificación.  “He evidenciado desaciertos, subjetividades y falencias  que han permitido que, en mi caso,  no me sumen 12,42 puntos en la recalificación de la carpeta de méritos”.

Cruz  tiene documentación para evidenciar su queja. Por ejemplo, insiste en que  la organización  Fundación Juvenil Esperanza Ecuatoriana,  que lo auspició, tiene territorialidad nacional y no “cantonal, parroquial y/o local”, como lo determinó el  CNE.

El ex presidente del Consejo de Participación transitorio, Julián Guamán, expone juicios parecidos. “Me preocupa  la forma en la que se desarrolló el proceso. El Reglamento del concurso determinó  que las preguntas del examen  debían ser objetivas pero hubo varias ambigüedades”.  Guamán presentó, para esta nueva admisión,  la misma carpeta de méritos del concurso anterior donde  obtuvo 95,50 sobre 100. Pero, esta vez  llegó  a 75,50 en total.

Ante todas estas críticas, Simon  dijo a este Diario que prefiere no hablar de casos puntuales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)