27 de marzo de 2017 15:45

El CNE toma medidas de seguridad para la segunda vuelta electoral

Pozo dijo que el voto es secreto por lo que no está permitido tomar fotografías de las papeletas.

Juan Pablo Pozo, titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), dijo que el voto es secreto por lo que no está permitido tomar fotografías de las papeletas. Foto: Paúl Rivas/EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 252
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 837
Adriana Noboa
Redactora (I)

Juan Pablo Pozo, titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), y César Navas, ministro Coordinador de Seguridad, informaron ayer las medidas de seguridad que se tomarán para la segunda vuelta electoral del domingo 2 de abril de 2017.

Una de ellas es contar con fiscales de flagrancia en los recintos electorales en las 24 provincias. El presidente del CNE adelantó que para coordinar esta acción tendrán una reunión con la Fiscalía mañana para definir detalles. Este anuncio lo había hecho la semana pasada en Guayaquil.

Ayer hubo una manifestación en el Puerto Principal, frente a las oficinas de la Fiscalía, en contra de esa medida, organizada por el Frente Nacional Antifraude.

Según Jorge Sosa, presidente del Frente, ellos quieren evitar que la presencia de los fiscales no se convierta en un arma de intimidación para los sufragantes este domingo.

“La flagrancia debe servir para delitos electorales, no para perseguir a la gente que protesta”, dijo el dirigente y aclaró: “vamos a estar vigilantes de que la Fiscalía cumpla su de controlar delitos electorales, más no la protesta social”.

De igual forma, Navas y Pozo fueron claros en advertir sobre las consecuencias de los delitos que se pueden cometer el día del balotaje. Más aún cuando ambos aspirantes convocaron a sus simpatizantes a cuidar los resultados en las calles y fuera del CNE, en el norte de la capital.

Los funcionarios recordaron que son delitos penales obstaculizar el proceso electoral, la sustracción de papeletas y el impedimento del escrutinio. Las penas para estas violaciones a la ley varían entre seis meses y siete años de prisión.

Estas aclaraciones se dieron ayer después de la instalación de la Mesa de Seguridad para las elecciones, en el ECU911.

Pozo recordó, además, que el voto en el Ecuador es universal, secreto, obligatorio y escrutado públicamente y que es responsabilidad de cada ciudadano difundirlo a o no.
E insistió que en esta segunda vuelta habrá fiscales en los recintos, para tratar los delitos de flagrancia.

Mientras que Navas advirtió que no permitirá que suceda lo que pasó tras las elecciones del pasado 19 de febrero, donde dijo se afectó la seguridad de algunos ciudadanos y bienes privados, al igual que se agredió a funcionarios electorales.

Las autoridades anunciaron que se reforzará la seguridad en la Matriz del Consejo, en las juntas provinciales electorales, los centros de procesamiento de resultados y en los recintos de transmisión y publicación de actas.

Habrá un cordón policial exterior y los militares custodiarán el interior de todas las instalaciones.

Ambos funcionarios aclararon que los ciudadanos podrán manifestarse, siempre que lo hagan en paz y no alteren el orden público o interrumpan el proceso electoral. Ya que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional incrementarán los operativos el día de las elecciones y hasta que se entreguen los resultados oficiales.

La autoridad electoral se reunirá en estos días con los representantes de Alianza País y de la alianza Creo-SUMA para explicarles los procedimientos de seguridad que se dará
el 2 de abril.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (41)
No (27)