12 de enero de 2016 00:10

El CNE entra en cuenta regresiva para el 2017

El presidente del CNE Juan Pablo Pozo manifestó que hará públicos, durante esta semana, más detalles sobre las elecciones del 2017. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El presidente del CNE Juan Pablo Pozo manifestó que hará públicos, durante esta semana, más detalles sobre las elecciones del 2017. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 1
Ana María Carvajal
Redactora
amcarvajal@elcomercio.com (I)

El calendario para los comicios presidenciales y legislativos del 2017 aún no está definido. El Consejo Nacional Electoral lo hará público en febrero. Sin embargo, el ente electoral tiene en cola varias actividades importantes en la mira para definir el proceso.

En febrero debe aprobarse el Plan Operativo Electoral; en septiembre debe publicarse el Registro Electoral y entre octubre y noviembre próximos se debe realizar la inscripción de candidaturas para binomios presidenciales, asambleístas nacionales y parlamentarios andinos.

Uno de los pendientes más cercanos es definir el mecanismo de trabajo con las organizaciones políticas, para que se cristalice la veeduría electoral que plantearon en diciembre.

Una reunión está prevista para este mes y, según Medardo Oleas, delegado de 14 organizaciones de oposición que conforman el llamado Pacto Ético, aún no han sido notificadas de la fecha.

No obstante, adelantó que el pedido de que se les facilite una oficina en el edificio del CNE, en la av. 6 de Diciembre y Bosmediano, en Quito, sigue en pie. La semana pasada, el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, ratificó que las delegaciones políticas tendrán su centro de acción en las instalaciones del ex Comisariato del Servicio Social de las Fuerzas Armadas (Cossfa), en las avs. Carlos V y De la Prensa.

Para Oleas, la veeduría debe tener un espacio de trabajo en el mismo lugar en donde están los responsables operativos y técnicos del proceso. Oleas, además de Enrique Mafla, son delegados de Sociedad Patriótica, Creo, Izquierda Democrática, Pachakutik, SUMA, Partido Social Cristiano, entre otras organizaciones políticas.

Pozo señaló la semana pasada que en el ex Cossfa se instalará un centro de mando, control e información electoral, en donde, además de las organizaciones políticas, trabajará personal de las áreas de fiscalización, promoción, control de gasto electoral, participación y organizaciones políticas del CNE.

Otra veeduría se propuso desde organizaciones pro Gobierno: Partido Socialista Ecuatoriano, Unión Ecuatoriana y Alianza País.

Patricio Zambrano, presidente del Partido Socialista, considera que el CNE busca consolidar el proceso electoral, pero además demostrar “que no tiene pretensiones de crear falsas expectativas a grupos específicos y menos de tratar de cambiar resultados de la voluntad del pueblo”.

Por eso considera pertinente que el organismo se centre en fortalecer, en primera instancia, su sistema informático. Así lo blindará de operaciones de hackers. Además, ve como prioritario que el organismo entregue información permanentemente a la ciudadanía y a los medios de comunicación sobre sus actividades.

Según Zambrano, así el CNE garantizará un trabajo orientado a dirigir elecciones transparentes y demostrará que se ocupa por igual de todos los sectores políticos.

El Partido Socialista y las demás organizaciones que se agruparon con este también esperan la convocatoria del CNE para coordinar el trabajo conjunto que realizarán.

Sin embargo, Oleas considera que hay otras prioridades en las que el CNE debe centrarse y son aquellas en “las cuales está fallando”. Según su criterio, el organismo debe verificar en dónde están los errores del padrón electoral. Lo debe hacer cruzando información con el Registro Civil y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), para esclarecer las dudas que han presentado los partidos políticos sobre supuestos desfases en el registro.

Además, señala que el Consejo debe concentrarse en la integración de las juntas provinciales electorales, para que estas cuenten con gente que tenga los conocimientos, la capacidad y la experiencia suficiente para ejercer el cargo. Además, plantea la importancia de que haya definiciones sobre si en estas elecciones van o no a funcionar las juntas intermedias de escrutinio.

Una preocupación general de las organizaciones políticas afines y no afines al Régimen es la conformación de las juntas receptoras del voto. Para Oleas, los nombramientos deben ser entregados con anticipación, para que los miembros sean capacitados a tiempo. Así se puede garantizar que las actas estarán bien redactadas y se evitarán problemas en el momento del conteo.

La convocatoria a elecciones debe hacerse en octubre y la primera vuelta electoral debe fijarse en un domingo de febrero del 2017. Pozo informó que esta semana se harán públicos más detalles sobre la organización del proceso.

En contexto
El calendario electoral debe conocerse máximo en febrero. El CNE anunció que se está trabajando en el documento, así como en el plan operativo electoral, para difundirlo dentro del plazo establecido según manda el Código de la Democracia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)