29 de septiembre de 2017   06:58

Cuatro preguntas claves sobre la tregua entre Gobierno de Colombia y ELN

Los negociadores de paz del Gobierno colombiano y el ELN se reúnen en Quito en el marco del tercer ciclo de negociaciones. Foto: EFE

Los negociadores de paz del Gobierno colombiano y el ELN realizan sus reuniones en Quito, durante los ciclos de conversaciones de paz. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

El alto al fuego bilateral que comenzará el domingo, 1 de octubre del 2017, entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) es un paso adelante en la búsqueda de una paz completa en el país sudamericano después del acuerdo logrado el año pasado con las FARC.

Sin embargo, la tregua alcanzada con ese grupo, cuya comandancia parece tener menos capacidad de mando sobre sus bases, a diferencia de lo que ocurría con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), genera varios interrogantes sobre qué incluye, cómo será su aplicación y cuáles serán sus beneficios. A continuación, un repaso de algunas preguntas que surgen sobre la tregua bilateral:

¿En qué consiste y qué incluye?

La tregua bilateral tendrá vigencia hasta el próximo 12 de enero y podrá prorrogarse bajo el acuerdo de las partes. Además, contará con la verificación de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Iglesia Católica y representantes del Gobierno y la guerrilla.

El ELN se comprometió a suspender los secuestros, los atentados contra la infraestructura del país (eléctrica, petrolera, etc) y el reclutamiento de menores, además de la aplicación del plan piloto de desminado humanitario. Por su parte, el Gobierno fortalecerá la eficiencia de los sistemas de protección de los líderes sociales y defensores de derechos humanos, mejorará las condiciones humanitarias de los miembros del ELN presos y la aplicación inmediata de las normas relacionadas con la despenalización de la protesta social.

¿Por qué se acordó?

En el marco de las negociaciones que se celebran desde febrero pasado en Ecuador, el Gobierno y el ELN reconocieron la necesidad de "reducir la intensidad del conflicto armado"para avanzar hacia una paz completa luego del desarme de las FARC y la creación de su propio partido político legal.

Las partes que han celebrado tres ciclos de diálogos, buscaban a principios de septiembre lograr un avance significativo en vísperas de la llegada del papa Francisco a Colombia, quien en cuatro días de visita insistió en que el país debe dar "el primer paso" hacia el perdón y la reconciliación. Además, para el presidente Juan Manuel Santos el proceso de paz con el ELN es un objetivo que no dudará en sacar adelante antes de dejar el Gobierno en agosto de 2018.

¿Cuáles podrían ser los principales efectos de la tregua?

Aunque el cese el fuego no incluye ningún tipo de despeje militar ni policial, se presume que la intensidad del conflicto se reducirá significativamente sobre todo en el oriente del país, en donde en lo que va corrido del año se han registrado más de 50 ataques con explosivos en contra de la estructura petrolera.

La sociedad civil será la más beneficiada con la tregua si ambas partes cumplen con lo acordado y en la medida que esto suceda, la confianza entre las partes en la mesa de diálogos se fortalecerá para seguir avanzando. Además, las Fuerzas Armadas y la Policía, que no renunciarán a su deber constitucional de defensa, podrán concentrar su atención en la eliminación de bandas criminales como el narcotraficante Clan del Golfo, que ya manifestó su interés de someterse a la Justicia.

¿En qué se diferencia esta tregua con las cumplidas por las FARC durante el proceso de paz?

Aunque las treguas que cumplió las FARC durante casi cuatro años de negociaciones con el Gobierno en Cuba constaban básicamente de lo mismo, ésta primera acordada con el ELN se da en un tiempo mucho más corto y tiene un componente muy diferente: es bilateral.

El primer alto el fuego unilateral decretado por las FARC se anunció en diciembre de 2013, un año después de haber iniciado el diálogo en La Habana, y tuvo un tiempo definido de 30 días. En 2014, también para las festividades de fin de año, esa exguerrilla anunció su primera tregua indefinida, cuyos resultados dieron a su vez paso al cese el fuego bilateral decretado con el Gobierno en junio del año pasado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)