10 de noviembre de 2016 13:56

6 claves para entender por qué Donald Trump ganó las elecciones en EE.UU.

Donald Trump ganó las elecciones el 9 de noviembre del 2016 por posicionar un discurso en el que resaltaron temas como antimigrantes, contrario a Castro y las críticas a Hillary Clinton. Foto: AFP

Donald Trump ganó las elecciones del 8 de noviembre del 2016 por posicionar un discurso en el que resaltaron temas como la antimigración, el rechazo al acercamiento con el castrismo y las críticas a Hillary Clinton. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 55
Triste 9
Indiferente 5
Sorprendido 36
Contento 116
Dennis Rodríguez

El inesperado triunfo del magnate republicano Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos de este martes 8 de noviembre de 2016 ha causado conmoción en gran parte del mundo. Y también un fuerte impacto en las bolsas mundiales, así como en el peso mexicano que se ha depreciado.

La victoria del multimillonario se explica en especial por seis razones:

1. La ira de los blancos pobres jugó a favor de Trump

El candidato republicano y ahora Presidente electo de EE.UU. se enfocó en su discurso en los blancos pobres, en especial de las zonas rurales, que han perdido incluso hasta sus posibilidades de empleo por la llegada de inmigrantes, que ocupan esas plazas de trabajo por sueldos más bajos.

El discurso antiinmigración de Trump caló hondo en ese segmento de blancos pauperizados, en particular en las áreas rurales de los 'estados indecisos', como Florida, Carolina del Norte, Wisconsin, Ohio y Pensilvania. "Las políticas de los demócratas han llevado al empobrecimiento de la clase media", explica el expolítico y politólogo Jorge Verstrynge, en The Huffington Post.

2. Las excesivas concesiones al castrismo

La derrota de Hillary Clinton en el estado clave de Florida, que los demócratas debían ganar para seguir con vida en la carrera por la Casa Blanca, se atribuye a un factor en particular. La comunidad cubana anticatrista de este estado sureño votó en contra de los demócratas por las que considera excesivas concesiones al régimen castrista de Cuba, a cambio de prácticamente nada.

Peor aún: en las últimas semanas, la administración de Barack Obama flexibilizó aún más las restricciones para las exportaciones cubanas de algunos productos. Y no solo eso: por primera vez en décadas, EE.UU. se abstuvo en la votación que se realiza en la ONU en torno a la necesidad de que Washington levante el embargo a la isla comunista.

En su campaña, Trump ofreció dar marcha atrás en el acercamiento con La Habana y esa postura satisfizo a la comunidad cubana anticastrista, en especial a los de más edad, que le dieron su voto.

3. El divorcio entre la sociedad y los políticos

Al igual que ya ha sucedido en otros países, la elección del martes 8 de noviembre demuestra el creciente divorcio entre la clase política y los votantes de Estados Unidos.

Estos optaron por un candidato, como Trump, que hábilmente se presentó como un 'no político', un detractor del 'establishment' y que supo interpretar en su radical discurso las necesidades de segmentos importantes de los ciudadanos. Estos, como reflejan los resultados, reclaman acciones en temas concretos como la migración, la seguridad, la educación...

4. La campaña de descrédito de su rival

De manera pertinente, en coincidencia con la reapertura de la investigación por parte del FBI de los emails de Hillary Clinton, la campaña del republicano cargó duro en contra de esta.

En particular, el exconductor del 'reality show' 'El aprendiz' centró su campaña en presentar a la ex Primera Dama, sobre quien se refería a menudo como la "deshonesta Hillary", como un personaje inepto e indigno de confianza para tomar las riendas de la Casa Blanca y del Gobierno de la primera potencia del planeta. Un discurso que la ex Secretaria de Estado nunca pudo desactivar.

5. La incompetencia de sus rivales

La victoria final del esposo de Melania Trump se debe a otro elemento clave: la evidente impericia de sus rivales, tanto en las primarias republicanas como en la carrera final por la Casa Blanca. Ninguno tuvo la capacidad de reaccionar para mostrar propuestas diferentes a las del magnate. Solo se limitaron a reprobar y deplorar sus acciones.

Al contrario, por fuera de sus propuestas impensables e insultos a los mexicanos y musulmanes, se presenta como un "individuo cordial y amistoso, que puede apabullar un poco, y que si lo desea, podría llevarse bien con todo el mundo", según ha reseñado Steven Clemons, de la revista The Atlantic, y ha corroborado para EL COMERCIO Ivonne Baki, exembajadora de Ecuador en Washington y quien conoce personalmente al personaje que será el nuevo inquilino de la Casa Blanca desde el 20 de enero de 2017.

6. La enorme exposición mediática del republicano

De manera involuntaria o no, gran parte de los medios de prensa estadounidenses fue una suerte de 'aliado' del candidato republicano, pues ayudaron a poner el foco de la atención pública sobre él, incluso cuando lanzó propuestas que en su momento resultaron controversiales e insultantes. Hay estudios, como uno realizado por la escuela Kennedy del Centro Shorenstein en Medios, Política y Política Pública de la Universidad de Harvard que muestra que Trump dispuso de más espacio en diarios y la TV, que sus oponentes de las primarias, y de la propia Clinton.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (96)
No (11)