16 de julio de 2015 21:11

La ciudadanía cede el paso de las protestas a las organizaciones

La tarde de ayer (jueves 16 de julio) cerca de unos 200 ciudadanos se reunieron a protestar en la av. De los Shyris. Foto: Galo Paguay/El Comercio

La tarde de ayer (jueves 16 de julio) cerca de unos 200 ciudadanos se reunieron a protestar en la av. De los Shyris. Foto: Galo Paguay/El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 53
Triste 2
Indiferente 7
Sorprendido 7
Contento 100
Red. Política y corresponsales

Los plantones en contra del Gobierno empiezan a tomar otro rumbo político. Las movilizaciones que durante un mes se organizaron a través de la convocatoria por redes sociales en contra de los proyectos de las leyes de herencias y de plusvalía han perdido fuerza.

Ayer (16 de julio), el legislador Andrés Páez volvió a llamar a la ciudadanía para protestar, ya no en contra de estas normas legales, sino en contra del Ministerio del Buen Vivir para clausurarlo simbólicamente. Al cierre de esta edición, unas 200 personas respondieron al llamado del asambleísta de Creo.

Las acciones en contra de las políticas gubernamentales parecen tomar otro rumbo. Las organizaciones sociales, sindicales, gremiales y políticas son las que comienzan a liderarlas. Al paro nacional que anunció el Frente Unitario de Trabajadores, se suman la Federación de Estudiantes Secundarios, la Unión Nacional de Educadores. Hoy (viernes 17 de julio de 2015) la Conaie definirá su participación, mientras que su filial, la Ecuarunari, resolvió una movilización desde Zamora desde el 3 de agosto.

“El proceso de movilización no se inicia con estas dos leyes”, sostiene el profesor de la Universidad Andina y experto en temas sindicales, Édison Paredes. “Lo que está en juego es una forma de gobernar que no beneficia a sectores populares sino justamente a aquellos que critican: el capital nacional e internacional”, añade.

Además, Paredes señala que el problema está en la política social, que es “fundamentalmente clientelar porque se resuelve con recursos y los impuestos que paga todo el mundo, incluido los trabajadores”.

Este jueves, dirigentes de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), de la Unión Nacional de Educadores (UNE) y del Frente Popular, anunciaron que se sumarán al paro del 13 de agosto. Para estas tres organizaciones, la movilización social nunca dejó de darse. No obstante, reconocen que hay un despertar de la ciudadanía, que, al decir de la presidenta nacional de la UNE, Rosana Palacios, la gente también espera el anuncio de las movilizaciones.

Mañana, en cambio, los médicos federados se reunirán para planificar cómo será su participación en el paro nacional. Adelantaron que estarán en las movilizaciones en las calles, pero también harán sentir su descontento con el Gobierno, en sus consultorios.

Alberto Narváez, secretario de la Federación Médica Ecuatoriana, explicó que quienes tienen consultas privadas no acudirán a laborar. En el sector público, en cambio, se buscan formas alternativas para protestar, por la normativa que impide suspender servicios esenciales.

Una idea que se baraja es hacer actos cuando concluya la jornada de trabajo habitual. O incluso en cada hospital durante las horas de almuerzo o descanso del personal médico.

El escenario en la cita de hoy de la Conaie en Salasaka (Tungurahua) no será fácil, pues se debate entre aquellos que tienen alguna cercanía con el Gobierno frente a aquellos que están abiertamente opuestos. Al menos 150 delegados de todo el país se reunirán allí.

Franco Viteri, presidente de la filial amazónica de la Conaie sostuvo el derecho de movilización en el país, pero que tampoco está de acuerdo “con los intentos golpistas porque sería darle cabida para que alguien pesque a río revuelto”.

Esmeraldas marcha hoy

Cinco puntos sobresalen en la agenda de la marcha convocada por la prefecta de Esmeraldas, Lucía Sosa, desde las 15:00 en la plazoleta de Aire Libre, en el ingreso de la ciudad.

Los gremios de trabajadores y federación de barrios acudirán para marchar en defensa del territorio de Las Golondrinas y La Sexta de Jerusalén, poblaciones que limitan con Imbabura y Pichincha, cuya situación limítrofe no ha sido definida pese a los diálogos que lo prefectos de esas provincias, mantuvieron y que no pudieron llegar a acuerdos.

Otro de los motivos de la convocatoria es la inseguridad en la ciudad de Esmeraldas, debido a los continuos asaltos, robos y muertes violentas, aunque según el Ministro del Interior, en mayo de este año, dijo que las muertes violentas en Esmeraldas se han reducido en un 25%, con relación a mayo del año 2014.

También se suma a la marcha el reclamo por el mal servicio de agua potable y los retrasos en el proceso de licitación internacional para invertir USD 130 millones en el sistema regional. El alcalde de Esmeraldas, Lenin Lara, dijo que hasta finales de julio se convocará al concurso licitatorio.

Uno de los temas polémicos son los 103 casos de funcionarios con indicios de responsabilidad penal por USD 27,2 millones, como lo denunció la Contraloría. “Deben darse los nombres, porque no somos todos los corruptos”, señaló el dirigente obrero, Guido Cortez.

A la marcha de protesta se han sumado estudiantes universitarios, gremios de maestros y barrios de la ciudad de Esmeraldas. El presidente del Colegio de Abogados, Estuardo Quiñónez, señaló que saldrán con otros profesionales, porque no permitirán que se siga desmembrando el territorio esmeraldeño.

Marchas
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (26)