29 de agosto de 2014 00:05

Cinco víctimas mortales se han registrado en esta zona

La unidad 72 de la Cooperativa Ecuador Ejecutivo se accidentó al perder pista en el sector de la curva de Santa Rosa cerca de Tambillo. Foto: Diego Pallero / El Comercio

La unidad 72 de la Cooperativa Ecuador Ejecutivo se accidentó al perder pista en el sector de la curva de Santa Rosa cerca de Tambillo. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 11
Indiferente 7
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Quito | quito@elcomercio.com

El sector de la curva de Santa Rosa, en Tambillo, vuelve a ser el escenario de un accidente de tránsito. Ayer, a las 06:45, el conductor de un bus de la Cooperativa Ecuador Ejecutivo perdió pista y se volcó. Tres de los 23 pasajeros que iban hacia Riobamba fallecieron.


Entre las víctimas había dos mujeres, quienes hasta el cierre de esta edición no fueron identificadas; y Ángel O., un militar que se presume se dirigía al fuerte militar Atahualpa.

Del resto de usuarios, 19 presentaron heridas y fueron trasladados hacia las casas de salud del cantón Mejía y Quito.

Pedro Quishpe, uno de los heridos quien salió por sus propios medios del automotor, comentó que viajaba en uno de los asientos de la parte frontal izquierda del bus número 72. Él recordó que la unidad había salido de la Terminal Terrestre de Quitumbe con pocos pasajeros y que en el camino recogió a más personas.

Luego del impactó del bus no perdió la conciencia. En el intentó por dejar la unidad se percató de la presencia de un militar atrapado entre los asientos. “El militar estaba muerto, yo lo reconocí porque tenía el uniforme puesto”.

La carrocería del bus quedó destruida. La unidad cayó con las llantas hacia arriba: el techo, parte frontal, parabrisas y ventanas quedaron destrozadas. El conductor y el ayudante huyeron del lugar.

Este accidente de tránsito considerado de magnitud es el segundo que se regista en la zona. En marzo pasado, un bus de la Cooperativa Carlos Brito, también perdió pista y se volcó. Ahí fallecieron dos personas y resultaron heridas 21. En ambos eventos se presume que el exceso de velocidad causó estos problemas.

José Pazmiño, administrador de la Central de Atención Ciudadana del cantón Mejía, informó que la curva que hay en la zona es peligrosa: es cerrada.

En promedio, por mes se atienden cerca de 20 accidentes entre choques y atropellos. Pero los más grandes han sido los que se han producido con los buses. En total, ambos eventos han dejado cinco víctimas mortales y 40 heridos.

Pazmiño mencionó que en este espacio, los conductores deben circular entre 40 y 60 kilómetros por hora, a pesar de que se trata de una carretera.

Además, agregó que la empresa a cargo de la concesión de la vía debe implementar medidas para brindar seguridad a los usuarios de la vía.

El control de la Panamericana Sur, desde el sector de Cutuglagua, está a cargó de la Policía Nacional, por ser una de las troncales (carreteras) del país.

En Quito, desde el pasado 10 de agosto, los agentes civiles de tránsito realizan también operativos en las terminales terrestres de Quitumbe y Carcelén.

Los uniformados se encargan de hacer una inspección de las unidades para comprobar el estado mecánico. Se revisa los parabrisas, el labrado de los neumáticos, las luces, etc.

Los conductores asimismo están expuestos a un control. Para obtener la frecuencia (permiso de circulación) deben realizarse una prueba de alcocheck, tener puntos en la licencia de conducir. Además de la matrícula y el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT).

Julio Puga, director de Operaciones de Agencia Metropolitana de Tránsito, mencionó que el rol de los agentes es verificar que estos procedimientos se cumplan. Caso contrario, los transportistas no pueden prestar el servicio. Esta tarea se la realiza durante las 24 horas.

Con respecto al nuevo bus accidentado en Tambillo, mencionó que esto no es producto del mal estado mecánico del automotor, sino de la impericia del conductor que iba a exceso de velocidad.

En Mejía se cuenta con radares para hacer estos controles. El Código Orgánico Integral Penal establece hasta tres días de prisión, USD 340 de multa y 10 puntos menos a la licencia de conducir para quienes inobservan los índices de velocidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)