15 de junio de 2017 00:00

Por un año se cerrará el paso a desnivel de La Pradera, en Quito

Este sector será intervenido. El paso deprimido será inhabilitado porque se construirá la estación de La Pradera. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Este sector será intervenido. El paso deprimido será inhabilitado porque se construirá la estación de La Pradera. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Daniel Romero
y Andrés García 
Redactores (I)

Los trabajos para la construcción de las estaciones del Metro de Quito ocasionan actualmente cierres viales en siete sectores del norte, centro y sur de la capital. El más reciente cierre se realiza hoy, 15 de junio de 2017, en el sector de La Pradera.

Según la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito, los lugares intervenidos están en La Pradera, en el norte de la ciudad. Ahí se realizará el cierre de un tramo de la avenida Eloy Alfaro a partir de las 22:00 de hoy, entre las calles Alemania y Berlín. Estos trabajos durarán un año.


La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) dispuso desvíos y cambios de sentido en vías aledañas a ese lugar, como parte del operativo de movilidad. Se restringirá la circulación por el paso deprimido que conecta la av. 10 de Agosto con la av. Eloy Alfaro.
Este paso desemboca en el área de intervención del Metro.

César Arias , experto en movilidad, señala que los cierres y las incomodidades que generan son el precio que estaba previsto pagar por la construcción del Metro de Quito. “Siempre hablan de vías alternas. Sin embargo, lo que no se dice es la carga que se genera en esas vías. En todo caso, tampoco hay otras opciones más allá de las planteadas en cada cierre”, señaló Arias.

Andrés Vargas vive en la calle Las Casas y hace tiempo ya no utiliza el intercambiador de la Eloy Alfaro, a pesar que su lugar de trabajo está en La Floresta. Cuenta que en esa zona es imposible pasar entre las 07:00 y 09:30. “Si ahora dicen que van a cerrar ese paso deprimido, es seguro que los tiempos se alargarán. Es un martirio salir desde Las Casas hacia el norte. No es una buena noticia para mí”, aseguró.

Para el experto en movilidad, Édgar Noboa, todo cierre vial debe ir acompañado de un estudio y de alternativas provistas por las autoridades.

“Son las autoridades las que, mediante estudios, saben la carga vehicular en determinadas vías y cuáles son las mejores opciones para transitar. Por las características de Quito, los usuarios no tienen muchas más opciones para salir del tráfico que no sean las planteadas por los organismos competentes”.

Para Noboa, lo que hace falta es mayor difusión de las medidas y más control para gestionar los cierres viales en la ciudad.
Seis restricciones más

Además del cierre de La Pradera, por los trabajos del Metro, hay otros seis cierres viales en la ciudad. El primero está en la 24 de Mayo. Desde el lunes 12 de junio se cerró por completo el viaducto entre la calle Chimborazo y el estacionamiento La Ronda. Allí, Metro de Quito estima que los trabajos de intervención tomarán 18 meses.

El segundo punto es en San Francisco. Las calles cerradas son la Sucre, entre Sebastián de Benalcázar y Cuenca. El cierre se prolongará hasta agosto.

En La Alameda, un tramo de la Gran Colombia permanecerá cerrado hasta enero de 2018, aunque un carril está habilitado para el paso de buses.

Otro más está en La Magdalena, en la calle Galte, entre Rodrigo de Chávez y Chasqui. La reubicación de un colector estará en agosto próximo.

En El Calzado se redujeron los carriles de la avenida Cardenal de la Torre y León Cueva, mientras que el último cierre es en la Morán Valverde. La avenida Rumichaca estará afectada hasta fines de julio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)