22 de mayo de 2016 00:00

‘El ciclo del socialismo del siglo XXI se va cerrando’

"Los líderes populistas nunca se hacen la pregunta ¿Y qué pasa cuando se acabe el poder? porque creen que nunca se va a terminar”. Andrés González Guayasamín, catedrático universitario. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

"Los líderes populistas nunca se hacen la pregunta ¿Y qué pasa cuando se acabe el poder? porque creen que nunca se va a terminar”. Andrés González Guayasamín, catedrático universitario. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 43
Dennis Rodríguez

Andrés González Guayasamín, catedrático universitario de 40 años de edad, tiene un PhD en Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Ludwig-Maximilians-Universität de Múnich, Alemania. Enseña Relaciones Internacionales en la Universidad San Francisco de Quito. Él asegura que el chavismo tiene fecha de expiración.

El 2009, la remoción de Manuel Zelaya de la Presidencia de Honduras generó un fuerte rechazo en la región. ¿Por qué ahora la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil no activa algo similar?

Son dos casos diferentes. Siempre es difícil comparar los países porque cada uno tiene sus mecanismos, su constitución. Además, cada país posee una realidad distinta y una cultura política también distinta. En el caso de Zelaya, la interpretación que hicimos en la academia es que fue sacado a la fuerza por los militares. Sea la versión que sea, fue un asunto más forzado. El caso de la presidenta Rousseff es un proceso que está amparado en las leyes brasileñas y no tuvo la participación de los militares. Y, además, se le está siguiendo un juicio político. No es prudente decir que fue removida del cargo. Técnicamente está suspendida por 180 días, para que prepare su defensa y luego se votará. Ese será el desenlace del caso. Obviamente, hubo horas de debate en el Parlamento, en el Senado. En el caso de Rousseff, creo que la gran polémica está alrededor de las acusaciones de corrupción en contra de ella y de su gobierno.


¿Qué lectura da a la por ahora tibia postura de los países que se denominan ‘progresistas’ frente al caso de Rousseff?

Primero que nada: los países tienen que respetar lo que sucede en otros Estados. Emitir una opinión está bien. Mi lectura es que, dado que hay un proceso en Brasil, terceros países no tienen mucho que decir. No creo que haya un líder del mundo que pueda decir que hay algo ilegal.


¿Esa postura se debe al desgaste del bloque de los países ‘progresistas’?

Afirmar que no dicen nada porque se dan cuenta de que su modelo está desgastado es una interpretación. En realidad, es un movimiento general de un ciclo que se va cerrando: el ciclo de la izquierda del socialismo del siglo XXI.
¿Hubo un golpe en Brasil?
No. Un golpe se caracteriza por salirse del marco constitucional y legal, a la fuerza. El clásico golpe es dado por los militares.
¿La región asiste a un cambio? ¿Hacia dónde?
Está cambiando. En algunos casos, hacia una derecha. En otros, hacia una izquierda más moderada. Lo que sí vemos, en general, es –digámoslo así- la cuasi apatía electoral hacia el socialismo del siglo XXI. Aquí (en Ecuador) también puede ser que se dé un cambio o no. Vemos mucha gente que está lista para el cambio, pero también hay muchos que no.


Y en Venezuela, ¿cuál será el desenlace del modelo chavista que ha arruinado a un país rico?

Eso dependerá de la gente de Venezuela. Intentan hacer el referendo (revocatorio) y Maduro usa el poder que tiene para evitarlo a toda costa. Los venezolanos tratan de cambiar el rumbo de su país, pero hemos visto que no existe una cohesión fuerte. Y no hay el deseo de la cúpula del poder para dejar que el pueblo decida. El chavismo y todos estos líderes populistas se han dado un ‘toque’ de salvador del país, el que -por fin- hará bien las cosas. Se trata de un fenómeno similar al de Fidel Castro, que convenció a sus ciudadanos de que era el único que podía solucionar los problemas de Cuba. En realidad, ellos nunca se hacen esta pregunta: ¿Y qué pasa cuando se acabe el poder? porque creen que nunca se va a terminar. La terrible situación en Venezuela indica que el modelo tiene fecha de expiración...


¿El cruce verbal del presidente Maduro con el Secretario General de la OEA es un indicativo más del deterioro de la democracia en Venezuela?

La reacción de Maduro es clásica entre todos los líderes populistas, que decían cosas en contra de la ONU, del Fondo Monetario Internacional. Ha sido esquemática la ‘demonización’ del FMI.


¿Y qué pasará con organismos como la Celac, la Unasur, que fueron creados en estos años por iniciativa de los países bolivarianos?

Eso dependerá de la voluntad política de los países. Pero el problema en la región y en el continente ha sido que se han dado demasiados intentos de integración. Tenemos la OEA, la Celac, la Unasur, Mercosur, la Alba, la Alianza del Pacífico, etc. Ahora que algunos gobiernos están cambiando en América Latina, dependerá si quieren ponerle énfasis a Unasur, que está en sus inicios, a la Alianza del Pacífico...


A propósito de Unasur, ¿cree que se debe retirar la estatua del expresidente argentino Néstor Kirchner, cuya familia es acusada de corrupción?

Es una decisión de los países. En la política internacional, todo tiene que ver con símbolos. Entonces, la estatua significa el inicio de Unasur porque Kirchner fue su primer secretario general. Unasur tiene una plataforma prometedora, pero ¿cómo lograr una integración latinoamericana sin México y Centroamérica?


¿Cree que el problema más grave en la región es la falta de un proyecto político. El único que se trató de vender ha sido el socialismo del siglo XXI?

La falla principal es la falta de coordinación de los intereses de los países. No tenemos un frente común. Un ejemplo son los TLC con EE.UU. Hay Estados que los tienen y otros que no. No existe una posición regional.



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (4)