13 de septiembre de 2017 20:49

En Chone se adquieren 300 mandarinas en USD 1; lo mismo se paga por 15 unidades en Santo Domingo

Los centros de acopio del cantón Chone lucen repletos de mandarina por la buena cosecha de este año. Fotos: Juan Carlos Pérez/ para EL COMERCIO

Los centros de acopio del cantón Chone lucen repletos de mandarina por la buena cosecha de este año. Fotos: Juan Carlos Pérez/ para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Bolívar Velasco

El costo de la mandarina en los mercados es una historia a parte frente a la que viven los productores y dueños de fincas que se ven obligados a vender a precios muy bajos por la sobreproducción del fruto.

Mientras en los puntos de despacho la gaveta de 300 mandarinas se vende en USD 1 y 2, en los mercados de Santo Domingo de los Tsáchilas las 15 unidades cuestan USD 1. El valor es 20 veces más de lo cuesta en los puntos de origen, como el cantón Chone, provincia de Manabí, en la Costa del Ecuador. Pese a esto los usuarios dicen que el precio es accesible.

En Chone, para los cultivadores la situación es atípica por el exceso del fruto que se empezó a registrar en agosto del 2017, con el inicio de la cosecha. El fuerte invierno que se registró a inicios de este año incide en el aumento de la producción que se extenderá hasta octubre.

El panorama que avizoran los agricultores es que la cosecha se triplicará. La producción anual de Manabí es de 19 529 toneladas que salen de sus 8 729 hectáreas con mandarina. Pero este año se esperan 58 587 toneladas, según cálculos de los mismos cultivadores.

Los mercados de la ciudad de Santo Domingo, en el occidente del Ecuador, son los puntos de desembarque más cercanos para la mandarina manabita. Carla Guano, comerciante del mercado municipal, explica que compra a los distribuidores que llegan de Chone la gaveta de 300 mandarinas en USD 10.

Ella comercia a sus clientes cada unidad en USD 0,07 centavos, con lo cual termina teniendo una ganancia de USD 11 adicionales por la venta de esos 300 frutos. Los distribuidores y comerciantes coinciden en que la ganancia no les queda en su totalidad.

Pues se debe tener en cuenta los gastos operativos que implican la movilización de la carga en camiones, gasolina, alimentación, pago a choferes y traslado del producto a los mercados.

Por ejemplo, para movilizar la carga en un camión desde Chone a Santo Domingo se necesita una inversión de USD 120 por viaje.
El camionero Efrén Verduga, cuenta que en los 150 kilómetros de recorrido entre esas dos ciudades se deben considerar imprevistos, puesto que muchas veces se producen, como accidentes, daños mecánicos o problemas con la carga. “A veces se termina invirtiendo el doble”.

Los clientes dicen que el precio está accesible. Sara Segura comenta que la mejor opción es comprar un ciento porque cada unidad cuesta dos centavos menos. Ella adquirió 100 mandarinas en USD 5 para su planta de alimentos. La sobreproducción alentó las ventas en todos los puntos de abastos de Santo Domingo. Hay triciclos que recorren las calles ofertando hasta 20 mandarinas por USD 1.

El comerciante Luis Benavides indica que esta temporada es poca la demanda de mandarina de la Sierra. La de la Costa es la más apetecida porque llega cada vez más a los mercados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)