14 de marzo de 2015 13:13

Nuevas sospechas de chikungunya se analizan en laboratorios

Brigadas del SNEM fumigan los barrios para eliminar los mosquitos transmisores del dengue y  chikungunya​. Foto: EL COMERCIO

Brigadas del SNEM fumigan los barrios para eliminar los mosquitos transmisores del dengue y chikungunya​. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Bolívar Velasco

La fiebre chikungunya no deja de preocupar en el Ecuador. Hasta el 11 de marzo del 2015, el Ministerio de Salud reportó 296 casos de esta enfermedad a escala nacional. De esos registros, 263 son casos autóctonos confirmados en Esmeraldas, Manabí, Guayas y Los Ríos. Otros 33 son importados y corresponden a pacientes de Pichincha, Guayas, Los Ríos y Santo Domingo de los Tsáchilas.

En esta última provincia se confirmó el más reciente caso de chikungunya, el 10 de marzo del 2015. Según el Ministerio de Salud (MSP), desde entonces se han a acercado a los subcentros de salud personas con síntomas similares a esta enfermedad. Debido a eso se enviaron a los laboratorios las muestras de sangre para que sean analizadas y, posteriormente, confirmadas o descartadas.

Las autoridades señalaron que hay al menos cinco muestras que están en verificación. En el momento se toman medidas preventivas para evitar nuevos contagios. Por ejemplo, en el sector de la persona detectada con chikungunya se realizan constantes fumigaciones y eliminación de criaderos. Los brigadistas del Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores Artrópodos aplicaron un cerco epidemiológico para cortar la posible transmisión a otras personas.

La medida se ejecutó en 400 metros a la redonda de la vivienda de la paciente. El reporte de los evaluadores arrojó que en el lugar se encontraron muchos mosquitos culex, anopheles y, en menor medida, aedes aegipte, responsables de la picadura que transmite el dengue y la chikungunya. Juan José Hernández, coordinador del SNEN en Santo Domingo, indicó que durante el día es muy escaso encontrar el mosquito aedes aegipte, debido a que tiene la particularidad de esconderse en esas horas por las condiciones climáticas.

Su presencia es más evidente en las noches cuando “sale a chupar la sangre humana”, señala Hernández. El caso importado reportado en la provincia Tsáchila habría sido adquirido por una mujer que estuvo en Esmeraldas, en la costa norte del Ecuador, durante el 8 y el 9 de marzo del 2015. En esta provincia se ha reportado la mayor cantidad de registros, pues hay 111 autóctonos, según el MSP.

Esta entidad emite recomendaciones para que las personas que sospechan tener el mal no compliquen su cuadro clínico. Por ejemplo, se pide no automedicarse durante el tiempo que dura la enfermedad. Entre los síntomas más comúnes están los dolores articulares graves, que a veces se prolongan por varios días en el cuerpo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)